7.6.06

De cómo las canciones dicen lo que somos

Creo que esta mujer palito
(me siento un palo que engorda comiendo 'orejitas' en la madrugada porque se acabaron las manzanas)
que es quien escribe ahora,
(un rodeo para no caer en el yoísmo)
es una fusión de escepticismo, un punto de miel y bastante cítrico como un buen pay de limón
(es un ejemplo que encuentro justo aunque podría ser gastronómicamente fuera de lugar)
y se ha forjado esencialmente a punta de lecturas, caminatas, desencuentros, películas y canciones.
Lo que quiero es encontrar puntos comunes con gente que escribe. Porque como dice mi queridísimo Nicho
(sin duda él y yo tenemos afinidades y vemos el mundo desde ventanas paralelas)
estamos solos, vinimos al mundo, solos y nos iremos solos.
En este mundo de los blogs, cada posteador/posteadora tiene su propia música. Hay quienes se inclinan por las baladas, como las de vidas desgarradas
(bueno, hay que darles el mérito, mas qué uniformidad tanto desgarro. Si acaso uno se queda en esos niveles, me pregunto, cómo ha de ser una existencia en tono dramático, siempre con los ojos
apuntando horizontes terribles, y qué lagrimas, qué pesar.... ay, qué novelón)
Si la superficialidad se apodera de uno, o uno se apodera de ella, será fácil escribir sobre embelesos de estética fácil. Te gustan los hombres guapos, te gustan las mujeres hermosas y clac, qué lindo. Oh, la contemplación de las puestas de sol y las palabras dulces.
A estas alturas ya me dio un leve mareo (es por la dulzura y sus trampas)
Y sería simple, ser un cínico más.
Todo pintado de rojo y el fuego como un chorro virtual de locura.
O la locura vestida de imágenes alucinadas.
Plaf.
Las canciones, y los días.
O las noches y las canciones. Y la noche que no es hermosa porque sí.
A veces la noche es densa y asusta.
A veces las canciones toman la noche por asalto y los días se posesionan de una canción sobretodo. Y si la canción es poderosamente intensa, uno resiste lo peor.
Ah, sino dime tú, que te sientas cada noche frente a tu piano y lees partituras, compones temas que nadie conoce, y enciendes el espacio con tu mirada, ¿qué vamos a hacer cuando no querramos hablar con nadie?
Mira cómo me transformo en pájaro.
Mira, que los tejados están solitarios y si hubiera un solo gato, lo absurdo sería no convertirse en uno, así que pon las canciones que amas y deja de mirar el vacío.
Las canciones son como secretos develados, las canciones que nos gustan. ¿Lo crees?

16 comentarios:

Nicho dijo...

Bello texto, Vir.
Perdona mi ignorancia, pero a qué llamas "orejitas" (salvo lo obvio, claro).
Un saludo desde la ventana paralela.

Rain dijo...

Nicho, :)
ah, 'orejitas' son crocantes bocadillos en forma de orejitas que pueden ser grandes y entonces ya no son bocadillos sino bocados. No sé cómo se llamarán en tu ciudad. Si acaso se lucirán en las panaderías o no.

Imagina, eso sí que son ricas y de veras, porque ya me comí varias y sólo dejé una para mi niño. Más tarde compraré más y se las resarciré...

:)abracito.

Eleafar Cananita dijo...

hablando de orejitas, la voz esa en parentesis, susurra.

musica de gatos y de pajaros.

se comen las orejitas.

Rain dijo...

y sí, y piden más, sólo que stop...
:)

Eleafar Cananita dijo...

oye me ha gustado eso de las orejitas... lo que has escrito tiene cierta textura. mira, he hecho una lista de ciertas palabras que aparecen por alli en diferentes contextos pero se hayan esparcidas casi a las mismas distancias una de las otras... lo curioso es que van in crescendo: orejita, manzana, miel, intensa, musica, horizonte, mareo, dulzura, locura, chorro, noche, asalto, intenso, mirada, pajaros, gatos, secreto.!!!!

wow.

jajajjajajaa

yo tambien quiero comer orejitas!

:P

Rain dijo...

salidas del horno...

y a mí, se me acabaron las orejitas.

Cananeo allá por tu territorio, te veo, con unas fuentes de 'orejitas'...

cuidado, que si te encantan, vas a querer comer muchas...


y bueno, hablando de orejitas, yo quiero ahora pay de limón.

corpz dijo...

a estas horas las canciones tienen ese toke misterioso ke a pesar de envolvernos mediante susurros (a veces tan ruidosos.. pero sin ser con esto molestos), hacen ke nuestras almas salgan de su klaustro a dejarse llevar por la música y desvanecerse en medio de la helada pero exquisita bruma de madrugada..
o al menos a mi asi me parece...

Di dijo...

Tengo mi particular sobre este post tuyo Vir, pero me quedo con el final, son como secretos, mas no develados, a no ser que sean develados ante nosotros mismos.

Di

Fuego Negro dijo...

las canciones como los poemas son apenas llaves....la belleza a veces,nace del espanto y casi siempre es una clave,con el tiempo se distingue quien "oye" y quien "escucha"


salud

Lobito dijo...

Somos todo "orejitas" para ti Vir.

Natinat dijo...

Un día bastaría, unos momentos; un simple gesto visioanrio casi imperceptible bastaría, para ver el milagro y la gloria de los multiples e infinitos hilos que hacen añicos la soledad.

Y viendolo bien tus palabras me develan lo suficiente para ver en perspectiva todos tus enlaces.

Gracias Vir. Besos

Natinat

digler dijo...

pienso que las canciones son un eco de lo que llevamos dentro de nosotros, al final es como escucharnos a nosotros mismos

chocoadicta dijo...

Lo creo. A veces una canción dependiendo de mi estado de ánimo me dice cosas inimaginables... No sé en realidad si es que "me dice" o es que rebusco yo en ellas... :)

IGGIX dijo...

en mi ultimo viaje al norte, hice una retrospectiva musical alucinante; me lleve toda la musica de mi epoca (Woodstock) y quienes me acompañaron en ese surf trip, eran muchachos desde de los 19 a los 28...en mancora, en el point, escuchando blag dog, angie, samba pa ti, soul sacrifice,hey joe,bohemian rhapsody; devorando la escena con mis neuronas a toda mecha...si, la musica es esencial, hasta en el silencio de nuestras almas
saludos

La dendrita timbalera dijo...

somos u pie de limn, a veces duro, a veces acido o dulce, siempre viscoso, Masa, crema y merengue los tres estados del ser

charruita dijo...

Canciones y comida...buena mezcla para la madrugada. Tenía tiempo de no pasar por aquí, estos dos últimos post me sacudieron algunas fibras que no deseaba se movieran...ni modo!...aguante Charrúa!