17.6.06

Cuando no vas al cumpleaños de tu mejor amigo

Es la irrupción de algo que no se sabe cómo definir.
Tal vez un miedo oculto. Ya no quieres ver mucha gente ni reírte con otros, sólo quisieras conversar con tu amigo. Salir, alejarse de las risas superpuestas y de la crispación del ánimo.
Escapar de las imágenes mundanales. Cortar en pedacitos la soledad y comérsela sazonada con mucha crema de ironías.
Es decir, dejar de existir para las palabras que se pierden y se pierden.
Perder, ganar, eso no existe en la historia y su desconcierto.
Tú también te fuiste... Y he pensado que finalmente no importa cómo me veré. Nadie tal vez me mire, y otra vez rebotará la luz de los iris. Rebotarála nube y el suelo.
Todo, todo, otra vez. Rebote mental, rebote físico.
Cinema lleno de gente, cafés, queso paria, sopa caliente. Confort y horror.
Todo se diluye como en un mar de ficciones, cuando no vas al cumpleaños de tu mejor amigo.

5 comentarios:

Tzarel dijo...

Recordé a Zappa, con sus experimentos musicales desordenados. Un orden desprendido de su desorden.

Así entiendo lo que escribes.

Rain dijo...

Bueno, es una manera de decirlo que me hace sentir reconocida: gracias.

Swerch dijo...

peor que no ir al cumpleaños de tu mejor amigo

es que dejes ir a tu mejor amigo, o que tu mejor amigo te deje...

el/la mejor amigo/a no siempre es para siempre.

Licantropunk dijo...

La red es un universo imaginario, lleno de nombres desquiciados y sin sentido que de vez en cuando se asoman a tus pensamientos y los rozan con la tenue mano de un fantasma. Y si es tu día de suerte, te dejarán un breve recuerdo de su paso. Como ahora. La mano que escribe la palabra meditada siempre cuenta la verdad.

Rain dijo...

Licantropunk, imagina que te miro directamente y mi mirada es de cierto asombro. Cada vez que has comentado has dejado algo precioso.

Como esa vez en el Rincón del Cinematógrafo...

Gran salute.