17.6.06

Sinceridad

Eso me conquista, sólo que para ser sincero hay que ser delicado. Es lo que prefiero. La brutalidad es vulgar. No es kitsch, siquiera. En la vida cotidiana, la brutalidad es feísima.

Y bien, la subjetividad es un componente clave para percibir la sinceridad. Hay gente hosca que ataca a otros -como sucede con los anónimos en los blogs, por ejemplo
- con una fiereza digna de esas polémicas ácidas de los rabiosos ilustrados. Agggrs y oooh.


Sin embargo, hay sinceridad, básicamente sinceridad.

Si disfrazas tus palabras con un tinte intelectual y en realidad lo que pasa es que tienes algo personal con el que atacas, algo fundamentalmente personal, la alteración acomete lo expresado y la sinceridad se va al alcantarillado.

Es difícil. Si uno confronta a alguien, lo personal no puede ser borrado. Justamente lo personal es lo matizado, lo interesante, sólo que hay que saber procesarlo, creo.

Por eso estuve haciendo memoria de lo que he escrito desde que me inicié en el mundo de los blogs, de lo que recibí como comentarios, de mi propio proceso, la coladera, el choque, la armonía, el desencanto, cierto cansancio, el redoble de energías... y se clarificó el panorama, o al menos mi panorama. Eso tiene que ver con el panorama global, porque soy parte de la blogósfera, y tengo una voz vertida en cada post, una voz, otra voz, y otra que confluyen y hacen una sola, luego se diversifican, mas no se traicionan. Creo que eso es lo importante: no traicionarse. Ay, carajo, eso es.


Ahora entiendo lo de las antipatías, las que persisten y se fortalecen con el paso del tiempo, a tu pesar y después se aceptan con naturalidad y una ya no se hace rollos por sus flujos y altibajos.

Los links son una manera de comprobar nuestras afinidades. Aunque en un acto radical podríamos borrar varios, y ello podría ser injusto, mas sería por decisión pensada, y plaf, se va lo que ya sólo es acumulamiento. Y no sería brutalidad ni desagradecimiento. Sería un acto sincero de ser.

Sólo que a veces prima la cortesía. Y eso no es negativo. Sucede, que suele ser positivo el acto cortés impregnado de sinceridad.


¿Cuántos blogs una lee poco o casi ya no lee, cuando son muchos los enlazados? A menos que uno disponga del día, no se podrá leer todo lo que uno quisiera leer.

Creo que la sinceridad basada en una ética, es la que me interesa. La ética viene implícita y es como la brújula que uno lleva como si fuera el órgano vital de uno. Como si fuera los ojos por ejemplo, los ojos con la inteligencia fusionados y el sentimiento aparece como un perfume imprescindible que uno tiene adherido o que lleva dentro, y que sale por los poros, aunque no hayas entrado aún a la ducha.

A mí no me gusta la gente que usa su astucia para vestirse de palabras que llevan un tufo inconfundible de engaño, que yo con cierta soberbia, declaro identificar.

Intuiciones.

Hay gente que escribe de maravilla, o casi de maravilla. Mas a mí eso no me basta. Creo que esos escritores podrán publicar best-sellers y serán los exitosos de este tiempo, inclusive manifestándose como si fueran descarnadamente sinceros. Ah, en fin no hacen daño, sólo engañan de la manera a la que se adhiere el iluso, el que no sabe mucho de dolor o sí sabe, está habituado a las recetas fáciles, a lo que no es complejo, a todo lo que es demasiado simple.


Así que pensando todo este cúmulo de ideas concatenadas y en explosión y recomposición sanadora, me digo que es gracioso, mas sí, es como si existiera una élite subterránea en los blogs. Involuntariamente, existe.

Es gracioso, porque algunos, apenas unos pocos se conocen los rostros. Sólo conocen sus rostros metafóricos. No son precisamente ghettos, sino comunidades subterráneas que se expanden y tiene un interesantísimo radio de acción.

Yo siento que formo parte de esa élite subterránea y sigo pensando que es gracioso.


Sólo que también sé que es algo que va más allá de lo gracioso.


Afectos


Existen. Sólo que he he llegado a una conclusión:

Los afectos sólidos son los de quienes previamente se conocen (tienen una amistad fortalecida) y los que se han conectado para conocerse y traspasan el umbral del anonimato para verse directamente. Esa es mi conclusión, no sé qué opinarán ustedes. Ah, y claro, algunos al estar lejos uno del otro, se comunican por mails, de vez en cuando, o por el msn, aunque eso no es necesariamente constante.


La mayoría de veces es posible desarrollar afectos a tráves de intensas lecturas y comentarios esencialmente francos.

Y como lo he dicho, allí la subjetividad es clave. Cuanto más sea la de alguien que tiene una vasta mirada, me atrevo a decir, será más acertada. Niet, sin adivinaciones. Intuición y conocimiento. La bola de cristal es un adorno, nada más. Se ve al otro, a través de sus actos .
Por eso es la subjetividad la que si no está enturbiada, dará señales claras, o algo brumosa inicialmente. Todo es develable.


Adivina qué quiero ahora querido, si tengo frío y siento que acometí catárticamente lo que creo.
Adivina, tú que eres amable de verdad, de verdad.



Hey Kika, sé que tu vida virtual es casi un punto. Es que tu sinceridad te ha llevado a la otra ribera. Tu sinceridad que me hizo quererte desde el primer post tuyo que leí.

Como a ti Lukas, a quien veo sonriendo como en esa foto, con la fuente tras tuyo y los rayos del sol cayendo a tu lado parado allí entre frondosos árboles.
Si hablara de la sinceridad políica, tendría que ser utópica o acordarme de Carlos Marx, por ejemplo.
Pienso en cómo algunos que cierta vez me dejaron comentarios cálidos, ya no vienen. Estoy entre sus links, mas no vienen, como yo, que en algunos casos hago lo mismo. Y no sé si será un descarte, al fin soy alguien que transcribe lo que mira y seguramente lo que miro no le importa a muchos. Eso es como un breve lamento, mas no por la cantidad de comentarios, sino porque en este vaivén, la reciprocidad se difumina, por el tiempo, la bruma, el tiempo, siempre el tiempo.
Hey, tú lo sabes y tú, y tú.
Ahora iré a echarme colirio a mis ojos que están cansados. Luego veré a Doria, que hoy tomará por primera vez un juguito de granadilla y comerá su papilla.
El acto estético del día por excelencia: Doria, grácil, ajena al mundo, a este mundo. Sólo ensueño, Doria, Doria, voy a verte.
Chao.

Foto de Cazurro.

13 comentarios:

KuruPicho dijo...

Los rostros que no conocemos y habitan detràs de los blogs. Los malos comentarios. Las cortesìas y las supresiones de links amigas o no.Rescato estos puntos señalados por vos, yo tambièn los he vivido, y ahora convivo ya con ellos. Aprendi a soportar o a capear o a saber moverme en una inercia muchas veces frustrante.Hasta hallar un puerto aun no entrevisto en las brumas pixeladas del aqui-todas partes que es batallar en los blogs. saludos

Rain dijo...

Hay momentosa de gran alegría en los blogs, además, claro.

Creo que esos momentos compensan lo que se llevó las energías.

Po otra parte, las energías reaparecen. Hay como una especie de renovación.


Hasta pronto Kurupicho.

Carlox dijo...

¡hola vir!
creo que tienes un gran talento transcribiendo lo que miras, y justamente pensaba en eso, que cuando leo tus posts siento que veo con tus ojos y yo para comentar imágenes no tengo criterio, sólo me quedo apreciando la belleza que expresan.

pues hoy quería saludarte y agradecerte por los comentarios.

¡hasta pronto!

Rain dijo...

Hola, mil disculpas, se me fue el comentario anónimo por error: podrías volver a comentar?

Si no lo haces, mil disculpas otra vez.

Anónimo dijo...

A ver. ¿Creíste que era el xenófobo ese que viene a dejar su basura de vez en cuando?

:)

Sintetizaré y ten cuidado para la próxima.

No he querido atacarte.

Eres una solitaria.


Te llegan muchas veces comentarios estúpidos.


Pero si cerraras la ventana de comentarios, yo no estaría ahora escribiendo aquí.


En otro post seré más extenso. Ya.

Anónimo dijo...

Por cierto, hasta ahora los comentarios están interesantes. Así el posts se enriquece.

Saludos.

Rain dijo...

Juzgas mucho anónimo. Que cada quien se exprese como quiera, como le de la gana :)

Aquí entrenos, pienso en algo....

pienso

pienso demasiado y otra vez recuerdo el consejo de César.


:)

Nicho dijo...

Este mundo de los blogs es igual que el recreo del colegio o que la oficina o el bar o la plaza del pueblo. Las relaciones que se establecen siguen pautas similares. Hay afinidades duraderas, amistades explosivas y efímeras, olvidos involuntarios/voluntarios, recelos, enemistades, etc. Vir, tú, en este y otros post, lo has explicado muy bien.
Y gente que se lo toma como una afición o como algo snob, y otros que le ven posibilidades más serias, más permanentes.
Saludos.

arrebatos dijo...

Me he sentido identificado aquí, sí. Voy, vengo, me pierdo, regreso, me olvido, incluso a veces me harto.
Imagino que hay periodos en los que no sólo no sé qué escribir, sino que ni siquiera sé qué comentar. Pero sigo ahí, algo seco de ideas, pero ahí.

Di dijo...

sinceramente,no existe ser humano absolutamente sincero. Es lo mas sincera que puedo ser en este momento.

Di

Kaco dijo...

El tema de los comentarios es todo un tema, valga la redundundancia. Es la vía prefigurada del intercambio y creo que nadie que escriba un blog es ajeno a sus vaivenes (y no me refiero yo tampoco al número de comentarios sino a lo que los comentarios están vehiculizando). Pero puede uno leer ahí los acercamientos y alejamientos? Por cierto que sí, me respondo, pero muy parcialmente. Hay silencios que no abandonan la lectura, hay trances en los que no se tiene nada para decir, aunque se asome invisible y sin dejar rastro pero sin dejar de estar, hay períodos donde la vida que sucede en el cuerpo se impone a la modalidad de la palabra y los bit y eso no necesariamente significa que se está alejando de la persona de algun blogger sino que se está más cerca de otras cuestiones que se imponen por tantas variables circunstancias. No sé, a mí este mundo me fascina, pero por momentos también me absorve, me obsesiona y a veces necesito desconectarme unos días. Nunca te pasó a vos Vir&? Por el ritmo de tus post sospecho que no y me alegro por vos si es así. Los casos son múltiples claro, tan variopintos como cada individuo. Y el silencio es lo más dificil de codificar, eso sí, sin duda.

Saluditos

Rain dijo...

Di, ah, es que lo que importa es ser sincero en lo esencial, es lo que creo.

Descreo de los absolutos, Di.

Salutes.



***




Kaco, esa decodificación sería extraña. ¿Tú la has hecho?

:)

Kaco dijo...

Sí, todo el tiempo, pero nunca es un hecho, es siempre tentativa, como querer clavar flechas en el aire.