21.2.06

Después del paso de la aplanadora dark


Le dedico una larga, larga mirada a Emily que gira y entrecierra sus preciosos ojos mientras el viento que forma el movimiento de su blanco vestido, se desvanece y yo estoy aquí algo aturdida sin nada más que una hoja de periódico rota.
***
" Nada que perder. No importa si te desilusiono,
eh." Pensó ella, y es que por un manojo de elogios, no se derretiría, ahora que era como un pedazo de hielo dulce.
Nada. No interesa nada: ni enamorarse ni bailar en honor a Don Marcial, un perdido militar, menos vil que los de ahora, es cierto, mas al fin y al cabo, un xenófobo más en este mundo incongruente.
Incoherencia en el mar, qué importa: siempre hay alguien que te quiere en el tumulto con epígrafes y algo de muerte. Trac, nubes negras, y Emily baila en el fondo de una sala extrañísima y una vez más me digo que todos los juegos donde los sentimientos se descubren y redescubren son los mejores. Sí, Jack, tienes razón.
Ilustración: ' Emily, la novia en ' The corpse bride'.

7 comentarios:

Eleafar Cananita dijo...

quien es don Marcial?

Rain dijo...

Cannaeo, es verdad, este post quedó algo críptico con don Marcial, por allí suspendido.

Así que hay que escribir sobre él...

:)

El Enigma dijo...

Creo que mas que criptico, quedo abierto; claro como autora puedes divertirte con nuestras acepciones, pero si gustas aclarar, nos llevaras de la mano por el sentido de tu post.

Saludos Vir&

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

melytta dijo...

Por supuesto que siempre hay alguien que te quiere, por ser como eres, por ser tú.
No tienes que hacer nada. Sólo ser. entonces es fácil, tanto que sigues queriendo ser así eternamente...
El juego entre los juegos, detrás del pañuelo me escondo yo. ;-)

Bravo, Vir.
Perdona mi silencio, pero ya verás como siempre cumplo lo que digo.

Rain dijo...

Entonces muevo el pañuelo Sky.

:) gracias por el 'bravo'.

Abracito, eh.

césar castillo dijo...

Me gustan tus textos breves. Tienen ese halo de aforismo.

Carmen dijo...

la novia cadáver tenía su misterio, su precioso rostro, algo macabro, sus piernas, una de palo y otra de carne, pero aunque su cuerpo estuviera muerto su corazón aún latía, sentía con tanta intensidad como el de los demás. Bravo por ella!