27.11.07

Las cóleras y el éxtasis musical (racismo y virtuosismo)


He estado afinando mis oídos en esta pausa en el puerto. Sigo escribiendo a la manera de un guión para un film x.

Ustedes leen sucesivamente noticias sobre el racismo. Hay encuestas sobre éste, en las cuales la gente contesta (y claro, todos somos la gente, incluídos nosotros, el Presidente del Perú, Thom Yorke, el panadero, tu mamá) que sí, consideran que hay un gran porcentaje de racismo, y cuando llega la pregunta sobre uno, si se considera racista, se contesta que no. Es decir, los racistas existen, sólo que no somos nosotros. Están en todas partes y no, no somos nosotros los racistas.

A mí me inquietó leer hace un tiempo este post con un video bastante ilustrativo sobre lo que he expresado: en el blog de Yani.
A la par el escándalo generado por la actitud de la congresista Marta Hildebrandt que tuvo entre varias respuestas, ésta que particularmente me interesa.

Recuerdo virulentos ataques( en los blogs), por ejemplo a las movidas circunscritas en las calles de killka, céntricas del corazón de Lima. Porque en estas calles no están, (se supone que no están) los universitarios, la gente bienpensante y demás paradigmas andantes de la joven intelectualidad). Y normal, nadie asume que en estas actitudes hay un despotismo, porque tienen sus atenuantes, operando en poses de apertura mental.

No se habla de los fans del reggeton, que trasero a trasero se fascinan con sus sintomáticas canciones (¿canciones?) que oyen a todo volúmen en esquinas de barrios sin que les interese alterar el ambiente con el choque decibeles/vida.

En fin, seamos libres, seámoslo siempre.

Y no. Algo apesta y no es precisamente, el delincuente que huye luego de robar un bolso con el salario de un jubilado cuasi centenario.





*



Me decía Doña Fide que a G le gustaría vivir en la época de los beatles, cuando habían ideales y la juventud era soñadora. Así que pensé en en cómo en esos tiempos, se sabe que al principio, los padres les decían a sus hijos que la movida de estos pelucones era peligrosa. Luego cederían por la seducción musical. Y llegarían los Rolling Stones, los chicos malos, los fabulosos chicos malos de esos tiempos, hoy redivivos e indoblegables.

Y cuarenta años antes, el jazz era visto con desprecio. El racismo estaba implícito en esa subestimación de lo que pasando el tiempo, sería una selecta expresión musical. Irónico.

Hoy se desafina sin verguenza y hasta se premia en grandes eventos internacionales a músicos (¿músicos?) por canciones (¿canciones?)con rattings masivos y es el despelote. Todo está desencajado y musicalmente hay también bastante estrechez. Sólo que paradójicamente la estrechez triunfa. Aparentemente. Y ya sabemos que las apariencias engañan.






*



Imagino a G, enamorado de Hey Jude.



Me gustan las élites que se amplian hasta transformarse en bloques compactos de inmensas energías: llámense movidas disidentes que propugnan grandes aventuras musicales, mentales, físicas. Un pensador puede desatar una movida a través de encuentros, charlas, movidas, debates, etc.


¿Qué tal ustedes? ¿tienen algún ideal? ¿tienen paradigmas?





Agradeciendo sus vistas constantes a este puerto, que por ello continúa vital, les dedico esta canción. Y que la música nos dé vida: carpe diem. Por siempre.









Imagen tomada de Google.

20 comentarios:

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Salieron inicialmente los links sin el color anaranjado y ahora sí se ven subrayados.

El post con los enlaces funciona.

Salutes.

Xamiru dijo...

Joder. Es que resulta tan hermoso leer estas epifanías, estos dobleces de los dobleces de los dobleces que un Gran Otro parece tener, y que luego nosotros, los pequeños otros, tenemos a ratos, que sin exagerar, me sigue dejando estupefacto.

¿Qué tal si G se enamorase de hey Jude?

Pues sin remedio, tendría que sentir:

Take a sad song, and make it better.

Y "en el minuto que la dejase caer sobre su piel, entonces empezaría, a hacerla mejor..."

Claro, llegaría hasta los chicos malos, y entendería que "You can't always get what you want". Pero eso, joder, eso es lo que enseña la vida. Lo uno y lo otro.

No es malo ni bueno, mejor ni peor. Es lo que hay.

Y habemos todavía, algunos. Y afortunadamente tú, para leerte.

Un gran abrazo desconocido. De parte de otro "unknown soldier".

Yani dijo...

te he leido con cuidado vir y si algo apesta, y al parecer no esta muy lejos de cada uno de nosotros que no queremos reconocer que somos iguales por el simple hecho de ser humanos, sin mejores ni peores, sin virtuosos ni apestados, como lo ha dicho cananeo ultimamente en mi blog, somos el mismo arroz con pato y dejemonos de cosas.

pero de eso solamente no se trata tu post, sino de paradigmas y suenos que claro que existen, y que siento mios dia a dia cuando trabajo en ellos a la hora de escribir mi disertacion.

aunque a veces piense que para que tanto esfuerzo, hoy en cambio me dejas escuchando 'hey jude' y me siento contenta porque creer y seguir sonnado no cuesta nada. tal vez es cuestion de visitar de vez en cuando a aquellos que aun recuerdan los suenos beatlianos, o quizas solo se trata de hacer sonar una cancion que cambie un poquito el panorama de miseria humana que a veces no esta tan lejos de uno mismo.

Ludovico dijo...

En serio me doy cuenta que la m{ñusica es una herramienta para que el mundo cambie. Sabemos que mucho de lo que se escucha son productos que en vez de pasar del músico al disco, pasa por el filtro del mercadotecnico y del publicista, pero entre tanta cosa, hay que mentener la libertad de elegir.

Para que no asomen albumes de Charly Parker como saldos de un dolar (una historia real), por que el facilismo hace olvidar...

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Estas intervenciones de youtube que de pronto apartan el video elegido...
¿por qué esas irrupciones?


*

Y bien, ya puse otro código de Hey Jude.

*


Xamiru, lo que hay es muchas veces, ¿cómo decirlo? aplastante por lo superlativamente feo. Una fealdad abrumadora.

Eso hay. Y la fealdad exitosa da, ¿cómo decirlo?, sensación a que todo está siendo convertido en horrísono...

Bueno, y de hecho que hay una contraparte que es como un piquete de contención. Así que no todo puede volverse FEO.

La miseria es fea. Musicalmente resulta desolador que la fealdad se expanda...


A usted le recuerdo más que como a un desconocido y me alegra que asome por aquí. Chao Xamiru.



*



Yani, por mi parte suelo encontrar en tu bitácora, una dedicación a buscar entendimientos, abrir puertas, dialogar. Tu post enlazado
en este acompañado de Hey jude, como decía, lo complementa: gracias por ello.

Con el tema del racismo, sucede que se percibe todo el tiempo. Está tan interiorizado en muchas personas. Cuando se escucha por ejemplo:
"....y el tipo se blanqueó, así que se tiró a una mujer linda..." Expresiones de ese tipo, te dan una idea de lo que es para la gente ser blanco.

O ver con buena presencia a alguien porque es blanco. Es de lo más jodido.

Eso es ya algo desarrollado,procesado, interiorizado. Cuando uno es niño, desconoce estos intringulis del racismo. Luego los asimila porque se le ha transmitido esas maneras de ver al otro.

Yani, sigo leyendo tu blog. Hasta pronto. Un gran salute.





*


Ludovico, lo has apuntado, plaaaf, certeramente: el facilismo y su influjo. Algo tan retorcido que musicalmente produce uniformidad, sonidos rutinarios, linealidad, carencia de imaginación. La habilidad les pertenece al manager, a la disquera, y todo eso expresa sí un fenómeno popular en su vertiente menos rica, por decirlo gentilmente.

Nos vemos vía blogs Ludo. Chao.

Margot dijo...

El racismo siempre es un mal encubierto, nadie lo siente pero casi todos los padecen... paradojas nuestras!
Podría hablarte largo y tendido de mi país y como va aflorando siliente y con toda su carga negativa e hipócrita. Lo distinto nos asusta, nos pone en guardia y supone una amenaza desde los primeros asentamientos del hombre. Difícil luchar contra prejuicios y encima atávicos! ufff.

Sí, lo feo nos persigue y en la música no podía ser menos... "malos tiempos para la lírica", cantaba en los ochenta un grupo por aquí.

Un besote, Vir!!!

A do outro lado da xanela dijo...

Hola!

Soy una novata en el mundo de los blogs, y saltando de uno a otro, buscando inspiración, he llegado hasta aquí, y nada más leer la primera línea comprendí que debía detener mi viaje y pasar unos minutos entre tus líneas.

Me ha encantado todo lo que he leído, sinceramente: buen blog.

Saludos!!

arrebatos dijo...

No sé cómo se vive allá en Lima, pero aquí en Europa lo que pienso que lleva al racismo efectivo no es el miedo/odio racial en sí mismo, sino la aporofobia, el miedo que acaba convertido en odio al pobre. Y obviamente, dada la penosa situación de muchos inmigrantes, se transforma en racismo. Porque es lo fácil: busca las diferencias. ¿Por qué es diferente, por qué le tienes miedo? Lo fácil es decir porque es extranjero, cuando en el fondo es "mira qué pordiosero, qué miserable", "cuidado con este, mira qué mala pinta tiene", etc. Hay racismo con los chinos, con los vietnamitas, pero no con los japoneses... ¿por qué? Porque son iguales a nosotros. Van aseados, bien vestidos, son amables, cultos y gastan dinero.
En fin, que la cuestión es muy compleja a la par que muy fácil de confundir y aprovechar por quienes puedan sacar su beneficio (electoral, por ejemplo).

Un saludo y placer leerte de nuevo por aquí.

Juan Arellano dijo...

La música se usa tmb como instrumento de marginación, lo has notado? junto con toda una serie de cosas, si no las compartes no eres totalmente aprobado en ciertos círculos, claro q hablar de marginación es exagerado, pero no en todos los casos.

Sin embargo esos comentarios del tipo "q haces escuchando eso?" dicen mucho. Muy aparte q ciertas cosas se pongan d moda por épocas, nunca ha dado demasiado caché escuchar chicha o huayno, no? Y creo q cualquiera tiene derecho a q le guste ese tipo d música y no se sienta avergonzado por eso.

En fin, un gusto leerte de nuevo. No te pierdas tanto.

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Salutes Xanela, noté que estás explorando la blogósfera :)

Así que por aquí dejaste tu huella. Salutes y grax.



*


Arrebatos,o sea que tener buena pinta será por usar ropa elegante y parecer culto. Imagínate, un narco puede ser bien mirado.
Vladimiro Montesinos antes de su detención, habría impresionado postivamente a los madrileños, con sus finas corbatas y sus modales. Ah y con su dinero, que en realidad era el dinero de los contribuyentes peruanos.

Consideremos ese cúmulo de prejuicios, el temor/agresividad que fusionados generan maltratos y condenas dando por sentado que los inmigrantes son gente procaz.

Duro e injusto.

Salute,y no encontramos vía
blogs.




*




¡Qué viva el huayno!. Huaynos gloriosos.

Sobre el mentado caché, asumo que éste es apreciado de diferentes maneras. Por ejemplo para mí, tener caché es tener un sello personal, uses o no uses ropa de marca. Si te gusta el huayno y eres vulgar, no sé cómo podrías tener caché.

¿Te has fijado que es raro encontrar a alguien que ame la ópera y sea vulgar?

Ahora, sobre la vulgaridad,creo que también hay distintas percepciones. Sin embargo de hecho hay miradas, discernimientos...

Por otra parte es cuestión de valoraciones. Probablemente alguien que pasa por fino, puede ser un individuo cobarde. La cuestión se va desbrozando constituyendo lo que es uno,
como totalidad.

Los racistas generalmente no admiten que son tales,sino están en confianza entre sus semejantes. Allí si que se sienten libres de deplorar y calificar en función del desprecio racista.

Y bueno, ahora me voy a escuchar un huayno. Después de tu comentario, me ha provocado escuchar a Jaime Guardia.

Salute Juan.

nacho dijo...

Contra el racismo, menos consumo (aunque sea de The Beatles) y más sueños.

Eleafar Cananita dijo...

es verdaderamente interesante ademas de lo dicho por ti vir&, lo que ha añadido Arrebatos, eso del miedo al pobre, porque el pobre es diferente porque suele ser inmigrante. eso lo he notado tambien en USA, especialmente con inmigrantes mexicanos a los que tienen cerca. o al menos el esteotipo de lo que consideran mexicano. que en paises mestizos como eol nuestro, definir una raza asi por geopolitica es ficticio. para empezar que "raza" es una construccion conceptual de correa ancha. pero volviendo a lo del temor al pobre, aca mismo, hay tambien ademas un residuo racial contra el negro, que aunque liberado y reconocido humano por ley, sigue siendo una variedad de hombre "del que uno se tiene que cuidar", como pasa con el indio en latinomerica, o lo que parezca indio. pero si uno viaja a Atlanta por ejemplo, donde hay mucha gente descendiente de esclavos, entre ellos se marginan por la escuela superior a la que asistieron.

y es que eso de graduarnos de gente en el escalafon humano solo indica lo jodido que piensa el ser humano de si mismo.

y uno mismo auqnue escriba esto tambien ha tenido que despojarse de taras. porque para mi la opera fue mi niñez, la musica andina fue un descubrimento cultural, la salsa me enseñaron que era un ritmo de gente grosera. y tuve que descubrir que esas eran puras estupideces. auqnue nunca p[arendi a bailarla, y teniendo ahora tanta musica cubana por ejemplo, noto que lo unico grosero era pensar por oir esto u lo otro uno era mas o menos gente.

y el solo escribir sobre esto, me arruga el paladar que no te imaginas.

y como le dije a yani, detesto cuando me humanizo de esta forma.

beso, que me voy a dar un baño con espnja. :)

schatz67 dijo...

Hola Vir,

Me alegra verte de nuevo.Leerte más bien.

El racismo es jodido en el Perú,muy jodido en realidad.Creo -sin falsas modestias-que he visto algo del mundo y nunca he visto tanto encono entre etnias y clases como los que se observan a diario en el Perú.

Lo peor del racismo es que es larvado.Todos los preconceptos e ideas reduccionistas se aprenden en casa.Lo cholo como término peyorativo, el clasificar a la gente de acuerdo a su apariencia y el taparse la nariz para mirar nuestra realidad mientras abrimos las piernas cuando se trata del extranjero;la gran mayoría de hogares peruanos tiene el virus maligno bien arropado y saludable en su interior.

Confieso que no me gustan las expresiones musicales combi:ni las cumbias,ni las parranditas ni la chicha lastimera.Eso es tan comercial y vulgar como un reggaeton barato,una balada huachafa de Montaner o un grupo prefabricado de Televisa.Si me inclino respetuosamente ante un huayno ayacuchano,una danza puneña ,una marinera norteña o un panalivio chinchano.

Y si creo que la música es un maravilloso vehículo para transmitir esencias,mensajes,ideas y porque no,aglutinar emociones individuales que pueden llegar a convertirse en sensacionales paradigmas colectivos.Repito que no me gusta la cumbia pero no deja de sorprenderme que ya sea en las casuarinas o en el cerro camote,no hay ninguna fiesta en donde se deje de tocar el inefable"Arbolito".Es eso malo? Musicalmente quizás,pero por lo menos ese tipo de expresiones nos cohesionan de alguna manera habida cuenta que ni siquiera el himno nacional nos integra de manera alguna.

Creo en el eclecticismo musical como una forma eficaz de combatir en los chicos taras como el racismo o los prejuicios.Y pongo como testimonio la lista de titulos que mi hijo de 9 años tiene en su colección(a ambos nos encanta la música):U2,el Zambo Cavero,Manu Chao,Café Inkaterra,Soda Stereo,Supervielle,Hector Lavoé,Miguel Ríos,Jarabe de Palo,Chambao,Jorge Drexler,The Beatles y siguen firmas.De ese melting pot no sale un niño racista,lo firmo y lo doy por descontado.

Un abrazo

Schatz

Litolobo dijo...

Uyuyuy... antes del comentario quiero expresar (qué ceremonioso!) la emoción de leerte y de rencontrar por aquí (en los últimos comentarios) a viejos conocidos... y a algunos por conocer.

Queridísima Virginia, exactamente la misma duda la tuve yo en algún momento: hubo un tiempo en el que Shakespeare era un dramaturgo popular, para la plebe. Producía para el vulgo. Ahora, hoy representar a Shakespeare es elite??

Hoy veía un documental sobre el machismo y el sida y tocaron algo del tema reaggeton (mis disculpas si no se escribe así), y de cómo en diversas partes del mundo el fenómeno se inició en la marginalidad (marginados por las clases dominantes) y cómo, poco a poco estas mismas clases marginadoras lo han adoptado, "embellecido" y apropiado... en tiempo record (será que ahora las cosas pasan más rápido). En todas las discotecas "clase A", en los matrimonios "de societé", se pasa reaggetón, cosa impensable hace un tiempo.

Igual no me cuadra la voz desafinada, no me gusta la disonancia esa que tiene... pero seré yo, serás tú, seremos nosotros los que estamos mal, como esos viejitos que no entendían a esos peluconcitos que cantaban a "grito pelado" y por el que las muchachitas se volvían locas.

Un beso grande. Siempre es un disfrute leerte.

Azrael dijo...

Antes pensaba que hubiera sido un buen hippie... ahora ya no lo sé.


(la imagen es de Final Fantasy :O)

Nicho dijo...

Ayer, precisamente, estuve viendo este vídeo y otros de los Beatles, los de la azotera en Londres, y confirmo mi vieja opinión: fueron un milagro.
Saludos, Rain.

arrebatos dijo...

Es duro e injusto, sí, pero es así. De hecho, somos así. Cuando uno va a una entrevista de trabajo, es bastante probable que vista traje y corbata, igual que un vendedor. Por eso, porque va a venderse y la primera impresión (sabiduría popular) es la que cuenta. De nada sirve ser buena persona o inteligente y culto, si el primer vistazo es negativo.

Esto ocurre en todas las esferas de la vida: los respetables banqueros son quienes más roban, así como los abogados eluden más leyes. Poderoso caballero es Don Dinero, que decía Quevedo.

hortelano dijo...

Just take a sad song, and make it better...

¿Plis?

Jeje.

Abrazos cuantiosos.

Yani dijo...

Hola Vir!

Pasaba a desearte a ti y tu familia mis mejores deseos por estas fechas, de alguna especiales para los mas pequeños que descubren con ansias algun regalo y la calidez del hogar que los protege estos dias y siempre.

Hasta pronto!

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Gracias Yani, a ti, a tooodoos. :)

¡Abraxos y buenaventura!