27.8.07

Algunas notas de vida ( blog mediante)

En la pasada edición de la Feria Internacional del Libro, realizada en el Jockey Plaza, megacentro comercial en Lima, había una notable variedad de publicaciones. Aunque la sección de Historietas, Mangas y sucedáneos se concentraba sólo en dos stands. Principalmente en uno, donde adquirí un ejemplar de Sin City. En esos días la vida se abigarraba en sucesos que me tuvieron lejos de la Feria. Sólo fui una vez y ya no pude volver para conocer a Claudia en la presentación de su libro Séptima madrugada. Tampoco me fue posible buscar el libro Despedazamiento Punk al que en el tercer día de la Feria, no encontré, ni asistir a alguno de los conversatorios y presentaciones teatrales e infinidad de actividades culturales. Apunto ello porque estuve pensando en lo que sucede cuando te quedas sin hacer algo que querías realizar. Cuando esas acciones no concretadas (de las que no te lamentas porque sabes que fueron imponderables los que las evitaron) son pedazos de vida de tu vida no vivida. Sí, como en una especie de bloque fílmico de lo que pudo suceder, ves hacia atrás y cavilas. Así que esa voluntad de no mirar el pasado no resulta vivificante sí o sí. Como ocurre con los historiadores, uno ve su propia historia y medita intentando no fabular para hacer todo amable del lado propio. Es como una arqueología de lo que no pasó, y que al no pasar, sucedió de otra forma, cambiando todo, matizando o alterando todo. Como esa tarde en la que el Terremoto marcó nuestras vidas: unos vimos a la muerte con su inmensa sombra sobre nosotros y en esos momentos los sentidos de la vida se tornaron diferentes. En unos minutos la vida valía demasiado y la tragedia modificaba percepciones y anhelos. Piénsenlo. De pronto era urgente sobrevivir si acaso todo se derrumbaba y luego volver a vivir. Aquello no era un melodrama ni una tragicomedia. Era un desastre, un devastamiento.

Mirarse a los ojos en medio del pavor fue una vivencia que recordaré, que no quiero olvidar ni creo podría olvidar aunque lo quisiera.
Estar vivo mientras otros no lo están no es una victoria. No hubo batalla. ¿Qué es lo que te alienta a vivir cuando hace poco pudiste morir?

El blog también es un territorio para remover los cimentos de una vida, desde la cotidianidad con sus volátiles deseos y sus más firmes señales de fuerza. Estás aquí, estamos aquí, y la vitalidad es más que un espejismo o un divertimento. Así, sin grandes complicaciones, estar vivos se convierte en un reto. A contracorriente.

12 comentarios:

Ludovico dijo...

>> Sin grandes complicaciones, estar vivos se convierte en un reto. A contracorriente.

Es la mejor frase de hace mucho tiempo

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Es lo que pienso (y asumo: bueno, que no suene grandilocuente) y lo exprresé escribiéndolo...


Ludovico, gracias por la compañía. Un abraxo.

Margot dijo...

Asi es, un reto a valorar...

Me alegro de que andes bien! te recordé cuando andaba de vacaciones pero Reaño me tranquilizó en cuanto a los efectos en Lima.

Un abraxo!!

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Sí, ewl epicentro fue en Ica. Sólo que yo y mi niñio estábamos en un Torneo Internacional de Ajedrez en Callao. Y cuando un árbitro dijo que Defensa Civil anunciaba indicios de maremoto, puedes imaginar cómo fue el efecto. Aunque el maremoto no vino, aquella alarma significó ver esa gran sombra...

Abraxo.

Joni Charles Machete dijo...

Un terremoto, o cualquier tragedia, cualquiera que sea su causa, es una experiencia humanizante, que nos hace quizas sentir lo que muchos han sentido y sentiran en una situacion como esta. El ser humano es concentrico y egoista, y no siente si no ve, y no siente si no vive. Y muchos de nosotros hemos leido de terremotos en muchas partes del mundo, y lo decimos como quien comenta una noticia deportiva. Yo podria haber hecho lo mismo, comentar la noticia como una curiosidad, pero el hecho de tener grandes amigos peruanos, y de profesar un extraño afecto por el hermano pais, me da un golpe de humildad, de modestia y de solidaridad.

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Un gran salute desde aquí, Joni Charles Machete.

FRAC dijo...

El poeta dijo, "Que la vida iba en serio uno lo empieza a comprender más tarde"
Cuando tienes conciencia de que estás viva, tal como lo describes en tu post, es que algo extraño está pasando.
Y entonces la situación no admite bromas.

Yani dijo...

Hola Vir, Te cuento algo. Siempre que he visto un libro de Paulo Coelho en las manos de alguien he sentido una especie de lástima por el tiempo masgaltado en tan mediocre literatura. Lo terrible fue cuando mi madre, eterna romántica embelezada por los títulos del brazilero decidió visitarme y trajo consigo nada menos que toda su colección en la maleta. Qué momento! ...pero no fue tan dificil aceptar el regalo. Después de un par de años de no verla no podía permitirme tamaño desplante y acepté quedarme con los libritos. Hasta que un día hojeando las páginas de Verónica decide morir me hice la misma pregunta: ¿Qué es lo que te alienta a vivir cuando hace poco pudiste morir? Coelho consiguió tocar mi chip de la sensibilidad y definitivamente algo bien raro sentí ese día.

Supongo que atravesar por un desastre similar mas allá de moverte el tapete te lleva a relativizar tu vida entera. En fin cada cual siente algo distinto, no?
Saludos!

Juan Arellano dijo...

Siquiera fuiste una vez a la feria, yo ni una. Saludos y cuidate en tus vueltas por la ciudad.

Profundistas dijo...

Si es así, querida rain, si es así que en cada expresión nace una voz escuchada, venid, pues, a saludar esta nueva Naturaleza.

Rain (Virginia M.T.) dijo...

Profundistas: ¿Franco? Albricias.
Como dicen, cuando has estado bloguenado un buen tiempo, difícilmente te desprenderás de esa condición: vuelves a postear, te renuevas...
Abraxo.

(Ya no entraban comentarios en tu blog de la Coctelera).

Vero dijo...

Ahora me acuerdo de algo que puse hace poco en el blog, "cada paso es irreversible, también el que no di", a eso me refería, a que no hacer algo también cambia todo.
Lo último me suena benjaminiano.