15.10.06

La visita dominical

La gracia radica en descalzarse lentamente y abrir la ventana, totalmente. Afuera está el duende, y no voy a gritar. Eh, tú que te crees, veamos, ya sé, estoy hablando de un duende y se supone que los duendes no existen y aunque sea domingo, hay que dormir un poco, que mi niño ha puesto la alarma del celu y va a sonar a las siete. Va a dedicarse a lo suyo, después de un delicioso desayuno. Y yo me chuparé los dedos, porque a veces hay que hacerlo, ya que la mermelada y la crema de leche estarán ricas, ricas, como suelen estar cuando es domingo y la música que saldrá de la radio será la que se oye dominicalmente, amable, luminosa, mientras una bosteza y mi niño unta las galletas, parte el queso y ñam ñam, sonríe.

El duende...¿qué duende?
ah, si ya se fue, por el conjuro inusitado al escribir aquí

- usted está alucinando

- niet, le digo que ya se fue

- ¿de veras?

- rotundamente, de veras

- ah, ¿puedo comer una tostada?

- una y dos, que sino ya sé que se las come todas


- claro, claro

- bueno, ¿se va volando?

- y eso que las alas están llenas de polvo y de aquí me voy a las Islas Canarias

- ¡ oohh!, la verdad es que para ser un fantasma con alas, se ve muy bien

- gracias y qué bien que se de cuenta que no soy ángel y que tenga la delicadeza de no preguntarme, cómo me llamo

- obvio, a un fantasma no se le pregunta cómo se llama ni si va seguir penando por aquí. Además usted ha desmentido que los fantasmas giman. Se le ve saludable y come con gusto las tostadas.

- siento despedirme sin nada más que dejar una pluma pequeña de mí

- vaya tranquilo, me encanta la pluma y prefiero que usted venga, en vez del duende.

- adiós y que en la orilla del mar encuentre estrellas y caracoles, ya verá

- ¡gracias, gracias, vuelva cuando quiera!


El fantasma se fue, se le cayó una zapatilla, y de lejos gritó que no importaba. Así que me quedé con verde pluma y zapatilla roja.

Ni digan que fue la alucinación de una noctámbula: eh, ni digan.

12 comentarios:

chocoadicta dijo...

No, no no se me ocurriría decir que fue la alucinación de una noctámbula, más bien el resultado de quien sabe dejar volar la imaginación a las horas en que la realidad duerme... ;).
Me encantan las historias de fantasmas :))
Saludo

Hamletmaschine dijo...

Juro que este relato fue verdad: Hace unos años, cuando vivía solo, una madrugada escuché una fuerte gotera en la cocina, pense entonces en las horas que me esperaban impermeabilizando el techo al día siguiente. Yo tenía la cara cubierta con la sábana.

Entonces... escuché el golpe de una caída seca, y el caminar de unas patas, era un gato.... sólo que yo no tenía ninguno, y peor aún, todo estaba cerrado, no podía entrar nada.

Pero aún asi, escuché como entraba a mi cuarto, sentí como subió a la cama, caminó encima de mí (sentí claramente la presión de sus patas), y se acosto a mi lado.

Ya completamente preocupado, me destapé de inmediato, y no sólo no había gato, tampoco había gotera. Si fue un sueño, fue uno de los sueños más realistas que haya tenido.

Algunos días después, una tarde soñé una niña greñuda asomándose por la ventana...

Ludovico dijo...

A veces simplemente siento la presencia de la vida en un tu cama. Y te sentes muy pequeño, or que la Vida (así con mayúsculas) es superior a todo. Un abrazote!

cronopio44 dijo...

Gatos, palabras escogidas, ¿sinceridad?, el pasado como un péndulo, brumas y sutilezas, contradicciones y privacidades, la complejidad, la autoridad, la juventud y el miedo a la soledad, la tontería, la fantasía y la pantera rosa, una tarde lluviosa y un fantasma-duende-ángel...Regresar a tu blog tras una ausencia de cuatro días es encontrarse con el mundo haciéndose, con tu voz haciéndose, con la vida en marcha y el vértigo al alcance de los ojos... Un beso con los ojos, ellos mismos, enormemente abiertos... ¡y expectantes!

Rain dijo...

ángeles, lo que pasa es que me provocó escribir algo que me serenara la madrugada en la que se me cruzaron unos pensamientos...y en fin, salió este texto.
Demasiado amable tal vez.


Me alegra que estés psteando más seguido.

:) Abraxo.




***




:) Que te caiga el gato dle techo, sobresalta. Aunque quisiera que un gato me caiga, eso sí suavemente, aquí, en dirección cercana a la compu...

:)

la niña greñuda es otra historia. plaaaf.

:) salute Hamletmaschine.




***






Ludovico, sí, desde la cama se puede conspirar y hacer planes terribles :)

salute.




***




Cronopio(44) eh, usted leyó los posts, uno a uno :)

grax por la atención

perdone mis deslices escriturales
el impulso

el blog como borrador y luego se pasa en limpio... :) o me olvido y entretanto escribo otra vez y después me acuerdo de los deslices y corrigo algo.
En fin, usted comprende.


gran salute.

charruita dijo...

adoro las visitas de los duendes y de los fantasmas...sobre todo en octubre cuando se asoma el 31

saludos!

Tzarel dijo...

Los fantasmas me persiguen, tengo que contarte cómo han armado su hogar en "la sala de los artefactos ultrastranges",
:)
Sé amable, qué te importa lo demás.
Voy a poner mi trampa de cazafantasmas. Es que éstos se han creído que Gaspar existe y que vive en mi casa.

Rain dijo...

Hola Charruita, ¿de los duendes también, adoras las visitas?
¿y no te miran espeluznantemente?

tienes feeling con los duendes...

salutes, Victoria :)




***





Tzarel. no sé cómo se podrá hacer una trampa eficaz para capturar fantamas. Además, fíjate, en mi experiencia, son benévolos. Por lo visto, los duendes ni asoman por tu sala. Tal vez tus artefactos los ahuyentan. Así que probaré con poner alguno en mi casa.
:)

El Enigma dijo...

... ok, no fuer alucinacion, fue tan cierto como un sueño jejejeje.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

David Hoyos dijo...

hoy dia no tengo ganas de leer pero si de saludar.


HOLAAAA

me gistan esas fotazos que pones arriba.

gracias por las vistas, sigue no mas

Rain dijo...

Eeeeh, un sueño, niet :)
¡salute, Enigma!



***


Bueno, la foto la cambié por una viñeta... cóm aprecias...

A sun "Entrega", iré. Me concentro para eso..., gracias.

chao David.

césar castillo dijo...

Le das un tono inusitado a la fábula, como si hubiese despertado, como el ave fénix, desde sus cenizas. me ha gustado lo que estás haciendo!