6.10.06

Cuando los ángeles eran crueles

Cuando tu madre te desolaba, tú afinabas el salvajismo que te salía en cada acto loco

entrando a los puertos solitarios en las madrugadas lluviosas con tu mochila rasgada, intentabas olvidar a tu madre, ángela cruel en los días de fiesta, demonio amable en el otoño

cuando te retorcía el cráneo, la herida de una visión infernal
el puterío en el quinto piso, con tu madre gritando entre el humo y el deseo

tú corrías a los parques, subías al tobogán rojo, llorabas en silencio, volabas
en el columpio, sujetándote al tiempo como un expulsado de los paraisos

los ángeles eran crueles, lo sabías y preferías ser demonio
pequeño desamparado, buscando subterráneos con músicos de jazz
o un huayno que amaste en una noche de verano cuando te enamoraste de una niña pura en la intemperie de una casona vieja

esa niña se fue como se iba cada sueño
tú querías ser cruel como la ángela mayor
y no llorar por nada ni nadie, como un héroe de La Odisea, o ser el guerrero que mata a la ballena, el gato montés, el pirata de los siete mares

eras el demonio elegido de las muchachas enamoradas
cobijando niños perdidos, satanes extraviados

en algún momento sagrado te descubriste
tú habías muerto antes de haber salido del vientre de tu madre

ángela loca, ángela cruel
¿por qué tu madre no era demonio como tú?

en cada subterráneo la sombra de tu madre te castigaba, no estabas a salvo ni en medio de las gentes que caminaban a prisa, oh, demonio chiquito

sólo te quedaba la lluvia y la ciudad, tu madreperla, el jazz con Charlie Parker persiguiendo a las diablesas que tú amabas
demonio chiquito que un día conocí en el fin del mundo
al pie de un árbol vetusto soñando con el dragón y la batalla de los ángeles crueles, sin angélico guardián que te protega

ningún Dios te visitaba y el café de las mañanas con el pan caliente era una ofrenda a tu epifanía

porque los ángeles son crueles, me dijiste
y estuve de acuerdo, lumbrera de ese tiempo, ahora roto

farewell, niño de las calles iluminadas
recuérdame siempre.

12 comentarios:

Fuego Negro dijo...

...usted sabe...los angeles son crueles,pero por ignorancia,ellos,pobrecitos no saben nada de la vida

salud y mas que suerte

Rain dijo...

A veces sí saben y siguen siendo crueles. Cuando era pequeña, creía en ellos.
El rezo de un niño invocando a un ángel es uno de los actos más candorosos, lo recuerdo.

Demonio/ángel, esta vez los puse en un post...
Salutes, Fuego negro.

Umma1 dijo...

Los ángeles también son crueles, como los demonios, en ocasiones buenos.
Nada es tan bueno ni tan malo como parece, aunque hay madres herederas de quines desatan todas las tormentas.
Un post en apariencia muy metafórico... Si supieras cuantos ángeles y demonios huyendo de sus mitos, conozco y trato.
Y que parte tan enorme de cada uno de nosotros hay en esa huída...

David Hoyos dijo...

dieciseismil veces he tenido esa sensación. angeles hermosos divinos y malvados. crueles. los he amado por eso estoy medio destrozado

Rain dijo...

Hola Unma1, imagino tus encuentros con essos ángeles y demonios. Tu comentario es una confirmación, en este caso, en tu experiencia personal...
tan humano (qué feo es lo humano, qué hermoso es lo humano)

como que un ángel tenga la mente de un demonio y viceversa, o como que el demonio se vuelva ángel. o como que se transformen y no sé...

las simbiosis y las mimetizaciones...

o nada


hasta pronto.





***






¿te curará algún demonio?
Esas diecisiete mil veces son demasiadas, y sin embargo, uno está allí, desarmado, siempre desarmado cuando se da la vuelta...
habrá que ponerse una malla a la que no atraviese nada
(una malla de sentimientos indestructibles ¿sería posible?)
o niet,
sin malla ni nada,
sólo lejos.

Ah, tu Amada Nada cerró un ciclo, ahora se llama

Entrega

esa palabra me habla de ti ...

me alegro que te hayas detenido aquí, un rato.

Zezé dijo...

yo conozco un angelito...

Fran dijo...

Has roto la geografia de la palabra. Has tocado el abismo terrible y hermoso del trecianismo. Felicidades.

cronopio44 dijo...

Algo así puede dar vueltas en el aire cuando escuchamos las viejas grabaciones de Parker... Yo pasé meses y meses poniendo y volviendo a poner la misma cinta grabada de la radio, buscando en la música la imagen que explicara de otra manera lo que Cortázar explica en El perseguidor... Tu texto es una versión posible: el ángel cruel a la búsqueda de sótanos de donde escapa el jazz... Bendito, demoníaco jazz de aquellos tiempos de cintas de cassette...

melytta dijo...

Los extremos se tocan... ángeles crueles y diablos buenos. Yo tengo, que no poseo, un diablo de la guarda. Él me enseña que por detrás de cada dolor existe la esperanza y a creer en mi misma cada vez que aparecen sus dudas. Nunca he estado del lado de los ganadores, ni de los ángeles que por el hecho de serlo hay que adornarlos de los mejores atributos, prefiero la honradez del malo de la película o del que no te deja confíar demasiado porque sabes que nunca te fallará. Pero me repito los extremos se acercan y la bondad pura es el más cruel de los sentimientos.
Siempre haciéndome pensar, Rain y eso me engancha a ti.
Un beso o más... Sky.

Licantropunk dijo...

¿Es un aullido de nostalgia o el ahogo de un mal recuerdo?
Mucha melancolía, en fin.
Saludos

Sir Faxx von Raven dijo...

lo único malo
es que nosotros
no somos ángeles
pero si sabemos ser crueles
y en eso
nos parecemos.

un abrazo srta lluvia.

Rain dijo...

Salutes, estoy en plena sesión de cine. Vuelvo...
gracias a ustedes Zezé, Fran, Cronopio44, Sky, Licantropunk y Faxx.

.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
("entre tinieblas" de Almódovar, ahora la monja y la refugiada aspiran coca...)