16.9.06

Moka y amigos

Me emociono como una nena, cuando encuentro posts con un aire tan fresco y me gusta que hayan sido escritos por mujeres. Sí, y es que no se trata de discriminar a los hombres, sino que es una cuestión de sintonía. Posiblemente eso no sea correspondido siempre, y eso me apena, lo confieso.
Hay posteadoras, de las que quisiera tener una ñisca de sus simpatías, una ñisca, nada más. Que los méritos son suyos, claro y cada uno es como es.

Hoy he tenido una gran alegría, porque encontré a una amiga, al azar, releyendo posts míos. Y bien, por esa alegría quisiera saborear una exquisitez moKa. Como no podrá ser de inmediato, estoy con la boca que se me hace agua.

Usted sabe de ello, Miss Jones.

Y me pregunto si Helefante ha probado una buena moka (Helefante es una de las posteadoras de las que quisiera tener una ñisca de su frescura, ay)

Como decía, me provoca sentarme en la mesa de mi Café preferido, aunque debiera explorar otros cafés, ya que estoy recordando a María Mayo y su recomendación sobre un Café en el céntrico Miraflores. Sigo (perdonénme ustedes que me vaya por las ramas, es que eso me gusta: irme por las ramas)

Nada como disfrutar un maravilloso moka mientras que se conversa con los amigos. Algo profundamente dionisíaco. En una mesa ubicada en una esquina, y si es frente al mar, ese es el momento divino por excelencia.

Moka, como pretexto para conversar. Moka para enamorarse

(sí, es que yo soy una enamorada al fin y al cabo y ahora lo estoy, así platónicamente, mas ya se me pasará, siempre pasa. Es como un divertimento sobrenatural, ja)


Me es imposible ver a los amigos como amantes. Los veo como hermanos. Queridísimos hermanos.

Y yo soy seria, una mamá seria. Bueno, me río más de la cuenta, a veces, mas soy seria. No, no lo soy. Soy medio seria.

¿O un cuarto de seria?
¿o una mitad de cuarto de seria?

Entre la seriedad de los deberes y la de los pensamientos, tengo que ser seria. Como cuando se está en la línea de fuego.
Como en la hora de las verdades. Al fin, prefiero a Groucho Marx, burlón con su superbigote, ayudándome a salir del laberinto.

Moka, quiero moka. Si Miss Jones, que es una especialista en el moka me dijera cuál es la receta más deliciosa, la seriedad desaparecería, y me pondría tan festiva..., lo sé.

Es que en medio de tanta seriedad no quiero ser seria. Seriedad de las rutinas, seriedad de los desencantos, seriedad de las seriedades.

Seriedad de los gobernantes, seriedad de los gestos altisonantes, todo lo que uno necesita para enfermarse. Niet, reniego de la seriedad.

Amigos, Jorge, Luis, Wilmer, Mingo, Paola, Juanita... mis queridos, andamos dispersos por el país, antes que casi todos se vayan a distantes lugares, reúnamonos y tomemos moka. Que la reunión, comienze en la tarde, para comer unos pastelillos y helado, también helado, con el amparo de los amables dioses, mis queridos.

Ah, Tino, sonriente Tino, únete a nosotros, tomemos Moka y conversemos tanto, tanto, por todos los días, por todas las noches que hemos estado lejos unos de los otros.

Sin seriedad, solo con Moka.



Illustración tomada de Google, mientras se me hacía agua la boca.

5 comentarios:

sonela dijo...

¡Mmmmm! Delicioso..Permíteme que sea una de las primeras que meta la cucharilla para deleitarme mientras releo tu dulce post.
Y otra cosa...¿tú seria?, yo pienso que no. Realista, sin frenos y cuando hace falta , con gran sentido de la hilaridad.
Un beso y gracias por el moka :)

Ludovico dijo...

Esta lloviendo... y el cafe sirve para devolverte a la realidad que es mucho más complicada de lo que podría pensarse...Es aprender de los juegos de la vida, y comprenderlos en medio del humito de un cafe y un cigarrillo.

Buen fin de semana, Rain

Rain dijo...

Sonela, grax. Espero que se haya entendido que quisiera tener una ñisca de la simpatías que motivan en sus lectores, posteadoras como H y MM, por citar sólo 2.
:) a veces soy enerevesada, eh.

Cualidad de la claridad que tienes tú, mi querida Hada.

Abraxo.






****



Ludovico: ¿llueve en tu ciudad?
claro que un cigarrillo cae perfecto cuando llueve, con moka.

Ludovico, no sé si querría moka, ahora que escribí otro post. Tal vez un mate, por el ánimo.

Bueno, sigo.

Chao.

i dijo...

Yo sí que no tomé ahora moka, sino cerveza helada, pero este lunes me voy a tomar moka, ni hablar. Recordaré a Rain, en cada sorbo. Iré sin amigos, egoísta yo, con mi moka a punto, ¿Qué te parece?

Zuriñe Vázquez dijo...

Uhh, se me derrite la boca, me voy corriento a por un Moka! que estupendo post. Me ha encantado, ha sacado a la luz esa locurilla que encierras. Y la imaginación de que haces gala. Y el Moka, siempre pretesto, delicioso pretesto, para los encuentros, aunque sea con uno mismo.