23.9.06

Amador & heavy

Esta tarde pensé en ti, en los poemas extraños que le escribes a una muchacha lejana, doblada como un pañuelo mojado en tu imaginek de días lluviosos

la musa que crean los hombres con escenas de campo, autos, ventanas iluminadas, paseos vertiginosos, cópulas cayendo como perlas en el piso de una habitación a media luz

pensé en ti que escribes sobre las noticias del mundo, los discursos de presidentes atrevidos, en Conferencias mundiales, películas noir y gore, el cielo sucio de tu ciudad,
pensé en ti, mientras atizaba mi maquínica amorous

te vi subiendo escaleras con un cartapacio donde guardas tus palabras
soñando con tu chica y sus sandalias amarillas de veranos locos

entrabas a tu habitación en la noche, como un mercenario enamorado que
busca sus balas y algo tierno entre las cervezas y el deseo

oh, matar, matar al gran asesino y lavarte con el agua de tu chica/nocturna princess

tú, extraño heavy, sacándote el sueño a la fuerza, desiderata llegando
amador en el pogo y la quietud

pensé en ti caminando bajo la lluvia como errante que busca su salvación
en las madrugadas
ah, medianoche circular & devastación

una libelula volando cerca de tus ojos y el tic tac sonando leve
las persianas medio abiertas y el olor a humo de cigarrillo en el alba
ves un tigre rompiendo la ventana
ves a la muchacha de tu deseo, montada sobre un caballo
tú eres el tigre, tú eres el caballo



traaaac, pensé en ti, tan neciamente, derramando partículas de cuerpos que del cuerpo mío se desprendían
y vi cómo aparecías en una serigrafía verde con el viejo mercedes benz de las películas de James Dean

tú amador & heavy, con aura de emigrante agitado
¿acaso soñarás alguna vez conmigo? si natura el amor es una gran imagen
cual fresco de un Miguel Angel del siglo XXI

y yo te sueño desgarrado y cristalino
escribiendo, siempre escribiendo al borde de tus canciones y tu flama

oh, amador & heavy, porque amo tu oblicua belleza
pensé en ti, tanto, que me siento distinta, como si fuera una mutante plena de melancolía

mañana, una voluta de humo me hará sonreir, ahora ni esa canción de Ludwing Van me sana


por los aires del otoño y las pequeñas revelaciones del tiempo
quiero que sigas aquí, invadiendo mi mente, destruyendo mis ensoñaciones/ruidos, el misterio, querido, el inefable misterio

y tú en el centro, llevándose mi crepúsculo y el clap clap de mi vientre tibio.
Ilustración tomada de Neosurrealismart.com.

5 comentarios:

i dijo...

camino en zig zag, leo bien, entiendo.
hay tipos con una brillantez, por la que se llevan a las musas de otros, figuradamente. es una brillantez que desaparece, no queda ni mierda.
a mi musa se la lleva, quien está escribiendo para la suya.
la cagada de siempre.
harías bien en voltear la página.

Rain dijo...

I, a raíz de tu comentario, he escrito
el síndrome del corazón loco.


Te dedico ese texto.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
..
.
Sobre las musas: los que las piensan, las han creado.

:)

¿quisiera yo, ser musa?

creo que sí, sólo que eso no dura.
:)

mejor ni lo sueño. Es gracioso al fin y al cabo.

ya ... ya.

***



Hay que dormir...ssssshhh.

:)

enfantterrible dijo...

A veces, a veces me robas el alma con lo que escribes... No podría sentirme más identificado.

Un beso.

Rain dijo...

Enfant terrible, todas las subjetividades de que uno es capaz de poner en lo que escribe, plaaaf, salen, la ficción y lo que estáa aquí en las mismas narices...

:) eso.

Salutes y grax.

Fran dijo...

Sutil y profunda, Rain, como lluvia de otoño.

PD:(Vinotto se sentira identificado con el muso debido a su megalomania descontrolada)