22.8.06

Hombre en la ventana y hojas de otoño

Aquella silueta que ves, es la de un hombre que ha perdido todo lo que amaba. Conserva sus posesiones, su piscina, sus casas, su cuenta bancaria. Es un hombre afortunado, dicen los que le ven pasar. Es un hombre conocido, y tiene el porte de un actor de cine, con un aire al eterno River Phoenix.
Ese hombre, se matará esta noche, ya lo decidió.








******



Suelo caminar en las tardes y en los otoños, me siento renacer. La niebla va apareciendo en las tardes y su nitidez se acrecienta como si la belleza fuera lo que nos da, su bruma, los pensamientos desordenados, algún recuerdo demasiado hermoso.

Dejo la bicicleta en casa, prefiero caminar cerca del mar. Siempre, el mar y su inmensidad comiéndose la mía. Así es mejor, toma mi horizonte, viejo piélago, líbrame de la melancolía en los días de extrema soledad.

En mi discman suena, Plug in baby: me siento dentro de esa canción, ahora que es invierno y las hojas que veía caer, ya no están. Quiero verte
corazón errante, extraerle a mi mente, sus escenas vanas, toda esa impudicia que mata lo que soy.
Ah, ¿qué orate me llevaría a su mente, en una osada conversión?. Para habitar lejos de mí por un tiempo, en esa mente extraña, mientras los monstruos del tiempo se ocultan, divertidos y feroces en la hora de la verdad.

Me preguntarás ¿de qué verdad hablas, rain? Imposible explicarte, tal vez si escuchas la canción de la que hablo, lo entiendas. Es lo único que sé.

Afuera, los sonidos de la ciudad han tomado el escenario urbano, los niños vagabundos sueñan con crímenes por cometer, las mujeres que envejecen lloran a solas, los ladrones se aburren, los políticos maquinan tropelías, algunos no, algunos sufren, las vedettes ríen, las vedettes lloran como los payasos de los cuentos y las pelas dramáticas. Afuera todo revienta, afuera todo arde, y no sé qué hacer, de pronto no sé qué hacer.



Ilustración tomada de Google.
Foto: Dahlia.

Plug in baby, por Muse.



4 comentarios:

Tzarel dijo...

La bonanza es tan preciada. Una vida de confort, y es imposible que éste reemplaze lo que es la vida en sí, una estela breve con su finitud acosándola.
El hombre de tu post ya estaba muerto.
Rain, esta canción lo dice todo. Escuchándola otras veces, capto más. Muse dice mucho en esta canción. La guitarra, al final, brilla a color. Si brillara a color lo que eres, no me extrañaría. Son fisuras brillantes, mezcladas con realidades. Esa es la vida. Tú, con la tuya, testimoniando con un post y una canción.
¿Cómo son mis fisuras? las exploro, voy a saber.
(¿Te conté que ya terminé el libro de Auster?)

rain dijo...

Acabo de ver una película. El cine puede ser como un disparo, la deja a una, paralizada.

Temporalmente, después estalla el torrente...

Me diste una idea.
Quiero leer otra vez aquel libro.

Lobito dijo...

Oh Fantomas!

Ya había olvidado las historietas tan bien cuidadas pero con olor a biblioteca antigua, tal como recuerdo el olor de mi padre. Su mejor legado: cajas de cajas de historietas y libros de bolsillo de ciencia ficción.

Sin saberlo me dejó la mejor preparación para la vida, para esta vida.

Hay días en que sólo adapto algunas de las ideas que leí en alguna de esas cajas y mis clientes se preguntan "¿cómo se te ocurren esas cosas?" yo callo y sonrío pensando en esas revistas y libritos que fueron vendidos por mi madre, un terrible día de diciembre, después de saber que, "por andar dibujando en clase", repetía el año por segunda vez.

Ese día de las cajas vacías terminó mi infancia, mi única preparación para la vida.

Comencé a crecer.

Rain dijo...

Y llega la vida misma, que es vértigo muchas veces. Tienes razón, se crece. Tus historietas: qué bárbaro...

Seguimos creciendo.