16.6.06

Porque sólo queda tu cara

He visto tantos rostros amados en la franja de los sueños
o la caza de mi propia desolación en su hora inexacta
el pálpito en el pensamiento ancho
o la inquietud de unos ojos clavados en mí
purita pena tras la alegría de ver tu cara
caminando por las calles céntricas de la ciudad en la noche serena por la ilusión derretida
en tu spleen de monstruo solito que espía escenas del loco amor
acometido en cada bendición de la maldita belleza
o ese pedazo de tiempo destellado
que abrazas y me contiene cuando nadie, nadie puede hacernos daño
y es que sólo queda tu cara en la secuencia desamorada haciendo sonidos extraños
los últimos sonidos mientras soy la misma que ayer nomás cantaba ocultamente por ti
en la hondura de unos pechos anudados por el beso finito que no se olvida
ah dime sino es la única manera de ser hermosos
si el mundo es horrible y las corazas al fin no sirven cuando llega la parca
tan sinuosa y burlona con su dulce garra
y todo es ahora, etéreo y fugaz, ¿acaso lo sabes?
porque sólo queda tu cara tu cara tu cara.

3 comentarios:

nacho dijo...

Las caras cambian, pero queda el recuerdo de la cara. Los recuerdos cambian, pero queda la palabra que los nombró. Las palabras cambian, ¿qué queda?. Queda el mañana...y el sueño de que hubo un ayer.

Anónimo dijo...

Al final solitaria, así estás.

Rain dijo...

Nacho, a veces no hay mañana.

Lo ue pasa es que como ves, no soy optimista, mas sí quiero serlo.

La cuestión es que hay hechos que nos hacen sonreír y en eso hay ese optimismo de alguna manera.




***



Solitarios...