27.4.06

Niet, no hay esperanza.

Ese hálito de creencia intensa donde los altares son sublimes y prender una vela es algo necesario para encontrar paz, no es para los que pusimos en el terreno de los imposibles a la esperanza.

(Oh, querida y bella Hope, hablar de ti es aparte...)


Y sin embargo el acto de prender una vela con la mirada emocionada siempre me pareció bello.



Helado no habrá ni cielo estrellado, o la insistente canción de paz y aleluya, el mundo será un lecho de rosas si 'alguien' me ama y toda la monserga del buen amor, la familia ideal y las sonrisas en un mundo desinfectado donde comer en un restaurante de comida rápida podría ser la gloria

(niet, nada. Y tú Lukas, sabes que es verdad y yo no sé cómo es el restaurante 'Siete pecados capitales'. Un día entraré a sus salones. eh)


Yo sólo creo en la sonrisa de Al, en el 'gu' de Doria, en el abrazo a Jorge, en la risa de los niños que juegan y juegan traviesos. Creo en el Ajedrez, y en los deportes practicados con pasión.

Creo en la música. Eh, disfruto tanto con 'El columpio asesino' como con una extrañísima sesión de John Cage o de Ligetti, y me quedo en estado de sideral antirazón.

Elegante. A veces hay gente elegante a la que amo, sólo por soledad.

Amo este momento en el que evoco los escritos del gran Gilles y sé que su esencialidad la he aprehendido y que eso es lo que creo y lo que me hace libre, y nunca algún lamento de niña grande. Aunque a veces sé que me he de lamentar a solas, y luego, plaf, renegaré y borraré el lamento como se borra un grafitti equivocadamente dibujado porque la perspectiva se fue por las verticales alucinaciones, desechos de una psiquis perpleja ante lo aparentemente injusto, o ante lo realmente canallesco.

Y por eso me doy cuenta que no podría ser cristiana. Desamo y no me arrepiento de desamar.

Ah, individualidad de días y noches sucesivos en la desazón y el impulso dionisíaco, magia extraña de los pensamientos desasidos de esperanza y sonido de mar removiendo la construcción mental.

Un mate frío, el agua de la ducha que cae y cae sobre mi cuerpo llevándose otros pensamientos, esa escena de 'Pandillas de Nueva York' cruzándose en la ilación loca, y después el silencio. O el sueño, siempre el sueño.




***



Doria

Doria mira a su madre con ojos muy abiertos como si lo que viera fuera el paraíso

ah, yo la veo mirar a su mami y sonrío le alcanzo mi corazón lavado en su sonrisa

carita de nube y angelita que atraviesa el mundo de un tajo

nada es horrible si Doria sonríe

Creo en la pulsación de su mirada pura y nada me es ajeno a su belleza terrenal

Doria Doria bendita Doria.

7 comentarios:

caminante dijo...

Ayer caminaba por Manhattan y vi niños riendo, entonces me vi chibolo y me acordé de que no hay esperanza. Luego seguí escuchando las risas de los chiquillos y me fui de allí.

Quieres mucho a la bebita, espero que un día ella te adore. Lo natural es que así sea. Nada tiene que ver eso con la esperanza.

:)

Aura dijo...

Vir& que extraño penetrar en su forma de pensar. Leerla es ver los senderos que la llevan de una idea a otra, casi es recorrerlos con usted.
Me ha gustado mucho.
Un beso.

Reaño dijo...

Doria es un ejemplo de que la esperanza anida en donde el ideal empieza a forjarse, donde las palabras han de aparecer, donde las sonrisas no se estrenan del todo...

enrique bernales dijo...

que tal vir& saludos, esto no tiene nada que ver con el post, te queria preguntar como puedo colgar radioblog en mi blog, he estado viendo la pagina pero no tengo ni idea,
saludos
kike

digler dijo...

cada post es un recorrido por tus pensamientos. creer es lo que nos mantiene con vida

Anónimo dijo...

niet? ay que posera

Anónimo dijo...

sé siempre 'posera' , ¿ok?

así darás que hablar a los envidiosos crónicos o a los ...

a propósito, recuerdas lo del chico 'da'?

:)

me gustaría ver la sonrisa de la nena.