6.3.06

Reyes y libros

Sentirse como un mar negro y abrir desmesuradamente los ojos intentando recordar algún detalle de aquel tiempo (mi tiempo) : nada común en absoluto.
Y ser mar y calle dominical de ciudad estival.
O decirle chao al negro mar, tan sólo temporalmente.
***
Alguien nos seguía hoy en la tarde y subimos veloces al microbús. Al no se dio cuenta . Yo me asusté: el que iba tras nosotros era un hombre raro, podría ser un ladrón, un drogadicto, un psicópata o no sé. Tenia tal expresión, estremecedora... Y el sol brillaba.
En esos instantes yo era un mar negro, negro .

Hoy terminó un importante Torneo Regional de Ajedrez. Mi niño con un solo revés entre 7 partidas quedó relegado porque este año han reducido las vacantes para los seleccionados al Torneo Nacional.

Hay razones concretas para que Al no haya desplegado su potencial como podría hacerlo.

Una crucial: durante el año escolar estudió en un Colegio cuya pedagogía está signada por un apabullamiento de tareas. Las vidas de los niños encapsuladas en tareas y más tareas. Levantarse antes de que amanezca y acostarse cerca de la medianoche o a veces pasando ésta en pos del cumplimiento de las tareas.

Mi niño era el capitán de la selección infantil de Ajedrez en el Colegio y en el Torneo de Adecore*, resultó invicto lo que contribuyó a hacer campeonar a su equipo. Dichosa experiencia a la que dirá adiós. Inmensos patios a los que dirá adiós.

Ya no se parará en un círculo cada vez que tenga que formar fila, por que ese era 'el punto' que le asignaban y no debía moverse de allí. Rígida y estoicamente parado en el 'punto'. Niet.

Ahora se irá a dormir después de un horario que le permita desarrollar su talento ajedrecístico. Armonizar sus estudios escolares y la praxis ajedrecística.

Ahora será laico, sobretodo laico.

Ahora destinará un tiempo para pedalear su bici en las tardes, al menos un rato. a leer sus cuentos y cómics, a conversar conmigo sobre algo que le guste que no sea sólo tareas, tareas y más tareas. A indagar, a descubrir, a soñar. Tendrá tiempo para soñar.

Mi querido niño.

Hijo, te veré disfrutar tu niñez. Este año será diferente. Lo sabes, así será.

Y nos sentaremos a ver películas de Buster Keaton en los fines de semana y lo veremos en una orquesta de músicos que parecen clonados, y nos reiremos mucho. Ya verás.

Después del Torneo Regional fuimos a uno abierto en pleno centro de Lima. Al estuvo contento. Entre reyes, esos ases del ajedrez, en la modalidad blitz (ajedrez rápido) Al jugó partidas en las que perdió por tiempo o por un error después de contar con posición ganadora. Valiosas partidas: así se autocritica y corrige sus errores. Ganó partidas y corrió contento hacia mí cuando me vio regresar. Estuve recorriendo librerías cercanas durante las partidas finales.

Vi a una señora amable empeñada en hablarme de mística y de mandalas. Vi libros usados mas nada que convocara mi atención. Uno de estos días me voy al Campo ferial Amazonas. Y caminaré pacientemente como si el tiempo no importara y es que en verdad cuando se busca libros, el tiempo no importa, sólo importa el hallazgo, la sorpresa, el suceso, la emoción.

Libros, libros, sólo libros, eso es lo que importa y el bólido tiempo se transforma en minutos alterados por secuencias sucesivas: hojeando, atisbando, sorprendiéndose, y conteniendo las exclamaciones para que el vendedor no le suba el precio al libro, o sea que también a la mirada hay que forzarla a que no sea tan reveladora. Ese es quizás el momento difícil : el ocultamiento del gran entusiasmo para luego desatarlo a solas, brindando por lo que contiene seres, situaciones, ritmos, vidas.

Y es posible gritar: ¡Aleluya, aleluya!. Y poner algo del gran Bach mientras se lee las primeras pàginas del libro encontrado. Suavemente la música y un vaso de vino como compañía.

Sí, Carpe Diem.

Adecore: Asociación de Colegios Religiosos.
Fotos: Arriba, mar, de Chip Hooper y abajo, foto tomada de Google.

17 comentarios:

Nicho dijo...

Así es Vir. La infancia actualmente está cargada de obligaciones. Y al final para casi nada...

chocoadicta dijo...

Pues esperemos que ahora pueda disfrutar de su infancia sin tantas cargas y obligaciones :).
A mi me siguió una vez un hombre por esta ciudad y pasó un miedo horroroso hasta que llegué a casa... cuanto psicópata suelto!
Un beso :)

El Enigma dijo...

Mudo me quedo con tu capacidad de cambiar la casa...

Saludos y excelente inicio de semana.

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Sir Faxx von Raven dijo...

mi viejo odiaba mi colegio porque no dejaban tareas; mi mamá peleaba siempre con él por eso y terminó ella pagándolo sola. por entonces, el grueso de mis actividades "extracurriculares" consistían en lectura compulsiva de comics, dibujos animados, saltos en bicicleta en una huaca de por mi casa y mucho tiempo para planear maldades. eso fue lo mejor que me dio el colegio... y mi mamá.

el inmenso amor por su pequeño que usted transmite en su post me conmovió mucho. tanto que hoy volveré a casa y lo primero que haga será abrazar muy fuerte a mi mamá.

Laico dijo...

los colegios religiosos no son para gente decente

IGGIX dijo...

van por buen camino, con todo aquello q le va sucediendo, crece, por si solo, y de tu mano.
cuando cumpli cuatro años me matricularon en un colegio religioso, me expulsaron en transicion por darle un puntapie al director en reaccion ha que aquel me estaba jalando la oreja de castigo;luego pase al mejor colegio de mi vida...hacian mucho enfasis en el arte en todas sus formas. conoci la musica clasica en primero de primaria y hoy adoro casi todas las formas musicales. formaban mas el espiritu q el conocimiento. teniamos una granja en lurin con animales de toda clase, a los cuales cuidabamos y alimentabamos. tambien nos enseñaron a cultivar la tierra. desde aquella epoca no puedo dejar se amar el olor de la tierra, su textura, y era laico y mixto.
el ajedrez es templanza de espiritu y caracter, aprender a asumir las derrotas temporales y aprender de ellas, es parte del dominio de la estrategia del aquel juego.
abrazos para los dos y que esten bien

IGGIX dijo...

q gracioso, sir faxx me ha hecho acordar los saltos en bicicleta en la huaca pucllana en mi chiquititud. de ahi sacabamos alacranes gigantes q le llevaba de regalo a mi pobre madre q pegaba de alaridos cuando veia una caja de zapatos repleta de ellos...
y es verdad, ese amor q le profesas a Al es bello espectarlo, pq el planeta seria otro con seres humanos formados con esos sentimientos.
justo hoy en la mañana leia un ensayo sobre macroetica planetaria y decia en un fragmento..."parece pues que en ambas dimensiones de la evoluvion cultural, a saber: en la correspondiente a las intervenciones tewcnologicas en la naturaleza y en la pertinente a la interaccion social, ha emergido en nuestros dias una situacion que requiere de una nueva etica de responsabilidad compartida, o en otras palabras, de una clase de etica que, en contrdiccion con la etica tradicional, pueda ser considerada como una etica planetaria".
sorry el divague, pero es q pienso q no lograriamos individuos q comprendan esa nueva concepcion de las relaciones de corresponsabilidad q tienen los estados del mundo y cada individuo q los componen, en cuanto a lo q sucede en africa o en oriente medio o en america latina. para crear individuos q ejerzan en sus vidas una etica planetaria, es necesario padres q formen a sus hijos en aquellos postmodernos valores

Rain dijo...

Conozco gente muy decente que está en colegios religiosos, comenzando por el sacerdote que conocí inicialmente, el padre Domenech.

El hijo de Hilda, los hermnsnos Cruz, y muchos, muchos más. personaa excelentes. chicos pujantes.

Tendría que dedicarels algo, son gente querida.

Son los colegio religiosos, con su concepción de enseñanza, los que propician lo abigarrrado, represión, etc...

En fin , laico, así lo creo.

Y hay más por comentar...

:)




***




Iggix, ya te contesto...

:) grax por tus comentarios, grax.

digler dijo...

tendrá tiempo para soñar, deja que dedique toda su infancia a eso

Julio Suárez Anturi dijo...

Los colegios suelen llenarnos de cosas inservibles. Al debería poder volver a lo suyo con el ajedrez. Y ante ciertos burdos momentos de la vida diaria solo un libro nos puede redimir. Abrazo.

Reaño dijo...

Yo también jugué ajedrez en el colegio y vaya si conocí el adecore.
Dale un gran abrazo, en tono de apertura inglesa, y que no deje esa afición: que se aficione al laicismo y a los ideales de la república, mas bien.
Su nueva alfombra en su blog ha queado muy linda.
Gracias

césar castillo dijo...

Pensé que irías a la presentacion de mi libro...

Rain dijo...

César, como te dije, me dolería si no podía ir y así fue...

Imagino que fue la noche de tu vida. Esos osn sucesos irrepetibles.
Presentarás alguna vez otro libro y ese será otro acontecimiento, sólo que será distinto..

Un gran salute César.

charruita dijo...

Yo doy gracias de haber asistido a una escuela laica, y una secundaria católica. En la primera valoré la laicidad, y en la segunda corroboré mi decisión anti religión.
Debe ser lindo tener un hijo, yo tengo un gato para mí es como un hijo...gracias a la vida no va a la escuela! aquí en WeHo hay escuelas para perros pero no para gatos. Bueno, aún no hay para gatos...!

Rain dijo...

Hola hermosa.

Aaaah, caramba , mejor que no haya escuelas paar gatos ¿o no?

:)
quiero un gato.

Rain dijo...

Iggix, loas a atu madre y a tus buenos recuerdos una gran sonrisa.

Álvaro Ramírez dijo...

Excelente decisión sacar a tu hijo de un colegio con educación antidiluviana. Los niños deben ir al colegio a socializarse porque ellos saben aprender. Solo hay que facilitárselos, dejarlos aprender (eso es educar).

Muy linda esta nota. Me encanta leerte cuando no vuelas mucho, me parece más poética e íntima esta exposición de la vida diaria, sus luchas pequeñas, sus contradicciones y dilemas.
Cuestión de gustos, que quiero compartir contigo. Un abrazo