6.1.06

Como en los dibujos animados...

Alvar y yo lanzamos nuestras carcajadas en efecto eco cuando vemos cómo explota la gigantesca bala sobre el correcaminos y nada: lleno de humo y ni siquiera se ha desmayado. O la pantera rosa que cae y cae, estrellada desde una montaña y se le ve como si hubiera quedado planchada , mas con los ojos bien abiertos. Respira.
Ah, pantera rosa, querido felino, me enamora tu elegancia y tu ritmo.

Somos como dibujos animados, que nos pasa el tren metafòrico, encima y seguimos vivos, nos tiran barro y vidrios y nada, seguimos vivos. O a veces nos tiran esquirlas , y duelen, mas seguimos caminando, trotamos.
Cuento algo que hace rato lo notaron los que hace tiempo llegan al puerto. Soy enamoradiza. Me enamoro de pronto, intempestivamente. Y amo poco a poco. Eso es lo natural, claro. Por eso amo a Gilles Deleuze, de quien me enamorè fulminantemente cuando leí sus escritos sobre cine. Si hay algo que me seduce es la magnífica escritura, mas, mucho más que unos ojos preciosos. Sè que es una extraña alteración de la lógica la que me acontece, sé que soy ilógica.

Suelo andar algo alterada, mas no en la nota quisquillosa porque sí. A la vez soy una despistada: ¿cuántos somos así? así que necesito guias de calles, croquis, mapas. Y en mi ruta existencial, me desvìo por aquí y por allá: soy nada estimulante para la gente rìgida, inflexible, severa, tipo juez con toga al estilo de la jurisprudencia más rancia.
Asì que enamorarme me gratifica. Me enamoro de una partida de ajedrez y del ajedrecista. Hubo un tiempo en que casi amé a Garry Kasparov, mas no, cómo no llegué a verle en sueños, no le amé, no le amo. Sòlo estoy enamorada de èl de la manera màs simple y verdadera: como una fan nada histèrica. Digamos, una fan sui géneris.

Me enamoro y me desenamoro de la misma manera: intempestivamente. Me encantaba 'Lacrimosa', una banda que con sus canciones neoelegìacas me atraìa y convocaba a noches echada en mi cama, dejándome llevar por su ritmo. De pronto, algo se quebró y sé que tuvo que ver con la escritura del blog. Capté una opacidad en su ritmo que raspaba mi corazòn. No lo conmovía, lo raspaba y era una sensación indefinible que nada tenía que ver con buscar la delectaciòn por la delectaciòn. Era el contraste intempestivo entre lo que fue y lo que dejaba de ser. Quizás, algùn dìa vuelva a oír a 'Lacrimosa' para saber si permanece aquella sensaciòn, aquello que no sé explicar.

***

"¿Qué puedo decirte sobre Madonna? Siempre he sido indiferente a lo que hacía, habían otras canciones, y bueno, eran fines de los ochentas. Y ¿què gustaría tanto de ella? su melódico tono, la calatería, que sé yo..."

Yo miraba al rocker, al mejor de estos lares, hablándome, con esos lentes cubriendo sus negra mirada. Y esas manos suyas, las que dibujan seres terribles. Esas manos, esa voz pausada y firme. tan sólo le miraba y luego sin mediar la nota pensativa, le conversaba sobre Deleuze.
Anoche conversé con el mejor rocker de la ciudad sobre Cioran, Deleuze, los vinilos, el espíritu punk, los dibujos, el suicidio, la celebraciòn de la Santa Muerte en México, las calaveras, los afectos.

La vida continúa y es como en los dibujos animados, aunque te estrelles aparatosamente, sigues indemne y listo para la próxima aventura.
Ilustración: La pantera rosa, felino del que estoy enamorada.

5 comentarios:

r dijo...

:)

Raúl dijo...

No hay que olvidar a ese ayudante del Inspector en la serie de dibujos animados, creo que era Toto, no recuerdo bien. Un dibujo como la vida misma: logico, racional, atento: nada que ver con el flematico inspector. Y como olvidar el superbolido al que subia La Pantera, en el Teatro Chino de Hollywood, y esa trepidante musica de Mancini...Luego fueron incorporando en Spain, a la serie de dibujos animados, mas dibujos, por ejemplo un ave llamada "Piernas Locas" Crane, tan acido que borraba todo asomo de carcajada, provocando la sonrisa ironica...

Laura Hammer dijo...

Dibujos, amor y cómics.., buena metafora, el punto es quien arruga el papel y te tira a la basura o quien te acoge en su bolsillo por una larga temporada donde el amor y el deseo ya no tienen que ver.

Rain dijo...

r,
sì :)


***







Raùl, lo que sucede es que cuando era niña, no lleguè a ver a la pantera rosa y màs adelante pasè un largo perìod0 sin ver televisiòn...
¡He, hemos descubierto tarde a este felino resplandor!

Y me la he pasado con Al, mirando una marathònica de sus episodios.

El de la soga, el de la brujita que se convierte
e en felina.... uuuf. Una
maravilla :)
Y claro, el inspector, tambièn es gracioso ... :)






***




Laurahanmer, no quisiera estar en el bolsillo de nadie,
quisiera estar caminando al lado :)


Un muy grato salute a ti, a tu escritura :)

Anónimo dijo...

Cioran links...
http://www.geocities.com/PlanetCioran/links.html