6.12.05

Y nos iríamos en barco a París....

Éste es un post intermedio, como los claroscuros que se ocultan entre el anaranjado encendido y el amarillo pato. Me pregunto si por jugar, podría mentirme a mí misma y a los demás: por ejemplo inventarme el hombre ideal que me escriba cartas desde lejos

¿cómo inventaría correos postales, si lo que quiero son cartas como las de antes, con sellos y estampillas?


si le diera libertad total a mis ilusiones, cogería nuestras maletas y me iría con Al a recorrer la costa peruana y después me aventuraría a trabajar en un barco para ir a París. O sea que estaría siendo un poco loca, o tal vez totalmente loca

Al estaría de acuerdo, claro.

Dejaría de comer para comprarme un vestido maravilloso y un perfume riquísimo.
Ah la vanidad. No, creo que esto no podría hacerlo, porque mi niño, también tendría que dejar de comer,

llegando a este punto, ni por la fragancia más deliciosa, podría ver a Al ayunando en pos de, digamos, el aroma más rico del mundo

perfumes, perfumes, perfumes, son mi debilidad,
mujeres, mujeres, dirán ustedes, qué más da.


Tampoco podría cobrar por pasar una noche con alguien, aunque se pareciera mucho a Marlon Brandon, el de 'El último tango de París'

ni por el perfume, se entiende

Lo que haría, ah, por un sueño donde las nubes me lleven a una gigantesca y cómoda, para balancearme en ella y desde allí mirar el mundo, un mundo con gente bailando, mientras Al pasaría volando por mi lado, feliz.

un sueño como ese que se repita una noche, otra noche, y otra

mas, ¿qué podría hacer?

Y como no hay amores ni amigos ideales -¿o los hay?- pediría a mi Benéfica Hada, que me deje visitar a L cuando me de la gana para que corramos juntas por los puentes de Manhattan y veamos a Woody Allen tocando el clarinete, y en una de esas sesiones, él vendría a saludarnos y saldríamos a tomar algún vino exquisito en uno de esos restaurantes maravillosos de Nueva York.

Y para finalizar, patinaría -no sé patinar- en una gran pista de hielo, como una gimnasta cuya enorme alegría fuera vista por Al y los que me quieren, esos amigos que tal vez ahora sueñan algo más absurdo que lo que escribí aquí, ¿o lo mio fue tan loco que con eso bastó?.

Jorge y L , eh, está bien, riámonos de este juego e inventemos otros.

Ya te veo L, con tus historias de jazz y teatro, contadas con naturalidad, así que no protestes: tú eres mi hada de verdad.

4 comentarios:

Rain dijo...

Si es que uno de rtus stops, vienes aquí, sabrás al lleer este posts, que tú eres mi hada de verdad.
dime, ¿nuca te lo he dicho?

Pues, llegó el momento, y te lo digo, eh,

y ya faltan pocos días...

Saludos a M.

Anónimo dijo...

Si fuera grosero y loco, intentaría que ESO sucediera por una canción, no por otra cosa.Y nada, es como sueles decir, imaginación.

Vir&, yo puedo enviarte cartas, aunque no soy escritor. Y tendrían sellos y estampillas.
Piénsalo Vir&, jamás bromearía con esto.

Rain dijo...

r, :)

Creo que para que las ilusiones se hagan realidad, será porque fluye sin que alguien me diga que lo va a hacer por reacción a lo que escribo.

:)

Rain dijo...

Ah, otra cosa: creo que lo que he escrito es algo inexactamente literal, ay qué roche :)

En fin, priammmm