13.5.07

Maternalmente

Es posible que en toda mujer haya un instinto maternal en mayor o menor intensidad, enraizado en sus yoes.
Ahora son los tiempos en que las mujeres no están obligadas a ser madres, bajo decreto moral. Según las religiones, las mujeres al ser reproductoras por naturaleza, están convocadas a ser madres sí o sí.

Sin embargo, ya no es una ley lo que estipulen las religiones.
Imaginándome qué hubiera pasado si muchas de nosotras hubiéramos vivido en la Edad Media, veo infinitas persecuciones. Seríamos las parias rebeladas.

Actualmente ser madres, implica ya no necesariamente un yugo, una red de rígidas obligaciones y la cuota de idealización por ser las dadoras de vida.
Ahora podemos disfrutar la maternidad explorando imaginarios diferentes donde la abnegación no sea la norma imperativa. Eso no significa que se imponga una glorificación de la irresponsabilidad. Veo a la maternidad como un episodio permenente, de retos, flujos, miradas, sentimientos. En medio de las contradicciones humanas, ser madres no es una condenación si se asume sin traumas. Como eso es difícil en países como el nuestro, donde hay madres niñas y madres por accidente en un altísimo porcentaje, queda el trabajo con la psiquis, hacia la calidez con el niño concebido. Por ello, quien escribe, cree en las campañas de trabajo psicológico con las mujeres necesitadas de apoyo emocional por heridas que no han cerrado con el tiempo.

Los niños necesitan que sus madres no sean tiranas ni resentidas.


*



Cuando veo la cara de Billie Holliday, la gran dama del jazz, que entraba por la puerta de la cocina en los lugares donde debía cantar, por el fuerte racismo que existía, la contemplo maternalmente por ratos. Luego como a otra mujer, una mujer como cualquiera de nosotras, plenamente viva, cantando desde lo más profundo de su individualidad.


*

A solas las mujeres, encontramos la manera de sentirnos a fondo. La actitud corporal aparece en su cauce fluido.

Hay desnudez y meditación.



*


En el colegio nos hablaban de la maternidad. Uniformadas, escuchábamos a los profesores. La joven aspirante a monja me sonreía. Yo buscaba inconscientemente la manera de no sentirme hecha en "serie". Creo que eso buscábamos todas y que en general el ser humano al verse masificado, o bien busca cómo salir de ese estado o bien lo acepta domesticadamente. En el intermedio, hay sobreactuaciones. Los roles se asumen hipócritamente, por supervivencia.

Ser madres sin esas enormes sombras que los roles tienen, es lo que una busca, a veces en arremetidas, en la gozosa identificación con una contraactitud .

Abajo los convencionalismos y los esquematismos.



*


Me parece estar en el colegio, otra vez cuando veo este video de Ladytron. Cuando aún no pensaba en ser madre aunque nos hablaran de la maternidad. En aquel tiempo desconocía que la felicidad podía tener el rostro de una mujer dando la leche de su seno, a su bebé.

Ladytron Seventeen Video


Imágenes: Rostro de Billie Holliday, cuando cantaba.

Desnudo, de Carlos Manzano.

13 comentarios:

Ludovico dijo...

Rain, lo complicado de la educación en cualquier sitio, es que todos buscan un solo tipo de paternidad y maternidad, y a veces eso es lo que genera el mundo extraño en el que vivimos.

Abraxo

viollacea dijo...

Siempre asocié la maternidad con la palabra ternura, asociación ideal pensaba, pero es una ternura compleja, una ternura que a veces puede mutar a un afecto voraz o a una negligencia sin afecto…
Yo me quedo con el ideal, con esa ternura que yodo lo puede, que todo lo salva.


Feliz día Vir& (Rain)
un cálido abrazo




volviendo de transitar por limbo:

Viollacea

Consuelo dijo...

Sin duda alguna los convencionalismos pesan mucho en las mmujeres. Cada vez mas los niños necesitan mamás felices. Mamás con derecho a jugar los papeles escogidos, bien el de abnegadas madres o el de excelentes profesionales... necesario es la coherencia y recondar como bien lo han dicho la resonsabilidad de la maternidad, que cuando se toma por elección es la mejor forma de ejercerla.
Saludos

Margot dijo...

Me encantó tu retrato...

Y no sé si en todas existirá instinto maternal o no, y conozco hombres que lo tienen más acusado que ellas, lo que sí sé es que los instintos me gustan poco y las elecciones y la responsabilidad mucho más.

Algo decidido en libertad y ajeno a los convecionalismos provoca madres sin tiranías y sí con calor del bueno, del humano que llamo yo...

Un abraxo gordo!!

Tzarel dijo...

A parte de lo maternal que se nota en el tono muy al fondo, tus pausas y despreocupación por la acumulación de comentarios, son síntomas de buena salud blogger.

=)

Hugo dijo...

Me has hecho pensar que tal vez es muy egoísta de mi parte pensar que somos los hijos la felicidad de las madres, independientemente de todas las demás circuntancias que la rodeen.

césar castillo dijo...

felíz día atrasado, poeta

Eleafar Cananita dijo...

si, lamentablemente han sido algunas religiones, asi como algunos convencionalismos sociales en algunos lugares, los que obligan a la madre a tener hijos, antes de los 30 y despues del matrimonio.

pero creo que la maternidad, asi como la paternidad, son cuestiones de orden natural. pero como el ser humano suele ser a veces muy artificioso, se ha inventado muchas cosas para sacarle cuerpo al orden natural. y como estas cosas conciernen unicamente al ser humano, pues cada quien se vea hasta donde le alcanzan.

uno se da cuenta que la vida avanza justamente con la vision a la ultima frase de tu escrito.

Joni Charles Machete dijo...

Hablando de maternidad me acordé de una gallina que tenía 21 pollitos, todos ciegos, menos el mayor, que era tuerto. Un día la mamá gallina les dijo: "muchachos, vayan a visitar a su tía Mercedes que vive en la finca de al lado."

Los pollitos se fueron en fila, siguiendo al mayor. Pasando por la cerca de púas que separaba ambas fincas, el pollito mayor se pinchó el ojo con una de las puas, y solo dijo: "Ay hermanitos, hasta aquí llegamos." A lo que los hermanitos respondieron:

"Hola tia Mercedes!!"

Arturo dijo...

Yo aún sigo pregúntandome en qué casos las mamis que también eligen ser papis revelan una elección ó una reacción...

En mi andar he visto, creo, varios casos reactivos dónde se asumen ambos roles... escapa a mi voluntad ir más allá de cualquier juicio de valor que cuestione ese maravilloso milagro de poder engendrar vida... en realidad, todo empezó tratando de ponerme en las expectativas y esperanzas ocultas de los hijos... tema muy díficil de abordar desde que pesan encima nuestro algunos estigmas de género... los machos por lo regular tenemos más de un pecado original... :(

Aunque paso después de tiempo por acá este puerto siempre me empuja más allá.

Saludos y sigue escribiendo tan bonito como siempre.

yol dijo...

Buen machete de Joni.
Qué se ha creído esta porteña hablando de mujeres que no valen la pena. Madres, las de antes.

Rain dijo...

Es que el efecto boderline a veces me atraviesa a nivel virtual y me pnngo flojita para contesar comentario por comentario:

sin embárgo, sería el colmo que no dijera qué me resultan valiosos, porque abren más el abanico de posibilidades, cuestionamientos, preguntas...

gracias a todos.

Nadia dijo...

El rol de madre es uno de los que más cargas (o sombras) tiene; pero trae - dicen- un sinnúmero de alegrías.
Llego tarde, pero ahora más que antes mis comentarios serán bastante diferidos, estimada Vir.
Un afectuoso saludo desde el sur del mundo.