25.4.07

Siguiendo el cuento colectivo "El viento no tiene eco"

Hamletmaschine, esta vez, me invitó a seguir este cuento. A su vez a él lo invitó Nietzsche'wife
Final


Mírate peregrino y agita tu coraza cuando los dioses se olviden de ti.



Amanecía cuando ambos hermanos dormían cerca de la fogata. La inmensidad del cielo les caía encima.

No habían más preguntas qué hacerse. Solamente pasaba un viento transparente por sus cabezas, el pasto, los árboles, la vida.

Una extraña paz, un tránsito inquietante. Tal vez un fin.

8 comentarios:

Rain dijo...

Suele sucederme con las cadenas: me demoro. Sólo que como la cadena me interesa, la sigo, tardando mas cumplo
:)
Probablemente este cuento merecía un mejor final.

Este cuento comenzó por iniciativa del blog EL AVISPO

Salutes.

Ludovico dijo...

pero al fin, cada historia tiene el punto final que se merece.

Un abrazo.

César Antonio dijo...

Hola Virginia. Te encuentro constante, nuevamente en el puerto.
Fui a la página donde se inicia la historia. Veo que has tratado de conservar un espíritu que los posteadores desarrollaron. Le has dado tu sello personal que a mí me satisface.

Al puerto llego siempre y mis huellas en sus paradas, dejo cuando llego a mi casa en Lima.
Un fuerte abrazo para ti.

77arcos dijo...

La vida, la vida. Final abierto, final al fin.
Un Excelente cierre para historia. Me Gustó y me dió sensación de soledad y vacío.
Se terminó. Graaaacias!!!
Son bienvenidos por casa cuando quieran. UN abrazo!! El Avispo

IGGIX dijo...

con ese final evocaria la imagen de uno de aquellos guerreros de termopilas, al lado de su hermano menor tambien combatiente. un atardecer previo a la gran batalla...

Tepindro dijo...

O tal vez un principio individual...
Cuídate, besos y un big abra:
Alma;) (f)

FabricioRebatta dijo...

hola Virginia.
soy el "licenciado tardío" que publicaron en vengaivea.
gracias por los saludos.
buen blog.
visítame.

Lobito dijo...

Café, Virginia?