7.1.07

Con estas consideraciones y riéndome con L L

Sorpresas. Esta tarde recibí una llamada telefónica memorable.
Como soy tímida cuando conozco a alguien, en este caso vía voz, reaccioné con risas esporádicas, risas largas

creo que por ratos, sonaban como gorgoritos

y ahora recuerdo todo como un intercambio de palabras y risas. Mi interlocutor me hablaba "seriamente" , con chispazos de humor y yo aludía a su condición fantástica. Fue una conversación, hasta cierto punto, copada por mí, en la que mi voz y mis risas perpetraban una situación entre jocosa y desconcertante. Puse fin a la "conversación" para no acabar con el crédito de quien me llamaba desde una lejana ciudad.

Así que me quedé meditando sobre los efectos al conocer a un, o una bloguera directamente, cara a cara.

Primeramente está la vía de los mails. Si acaso uno da su correo, la comunicación no tardará en llegar. Algún bloguero escribirá y de mail en mail te pedirá conocerte. En mi caso, yo no he publicado mi mail sino circunstancialmente. Querría establecer contacto con mucha gente, mas mi tiempo no está para establecer vínculos a los que no podré atender como se entiende que éstos lo requieren.

Ah, no soy en verdad muy sociable, aunque me gusta conocer gente, miradas diversas, humores diferentes.
Uno está en comunidad: la blogósfera es una comunidad. Cada post, al estar abierto a los comentarios, propicia una cadena de interiorizaciones, rutas afectivas. Lo interesante es que al publicarse los comentarios, el influjo es colectivo. Uno le contesta a alguien, mas todos los visitantes al blog, leen la respuesta y pueden intervenir, diferir, coincidir, aportar.

Los comentarios cuentan con la posibilidad de ser más que saludos y envío de besos.

Lo afectivo unido a la expresión pensada hacen a cada comentario, una expresión singular.

Por eso, vale la reciprocidad. Sea infrecuente o constante.

Si el que escribe es un escritor con cierto reconocimiento, sabe que al escribir en un blog, al abrir la ventana de comentarios, algunas veces intervendrá, porque sino es como si estuviera en un pedestal, del que no bajara, porque considera que allí debe permanecer, observando a lo que llama "sus lectores". ¿Y él no es un lector también?

En los espacios especializados en literatura, los escritores que abordan la blogósfera, cuentan con la posibilidad de encontrarse con sus lectores y de ser a su vez lectores. Irán a donde les interese ir, observarán, comentarán alguna vez. Porque es cierto, que los escritores necesitarían que el día cuente con por lo menos, 30 horas para dosificarlo en lecturas y escritura.


Lo prostituible

Suelo escribir con entusiasmo sobre la blogósfera. Si pienso en lo prostituible en este medio, sólo lo encuentro en el caso de quienes cambian el placer de escribir por la resonancia pública. Si se busca agradar a toda costa, soslayando lo que en verdad te emociona, sólo por lograr popularidad en un pico máximo.

Y sin embargo, creo que lo prostituible no se da en el ámbito de los blogs personales, sino en los que están en otro terreno. Donde existan sponsors tras de los blogs, lo que no es malo en sí, sino cuando compra la voz del escritor, su talento, su proyección.

Porque en un blog personal, siendo puta o puto, quien bloguea, puede ser él mismo, revelándose, sin artilugios. A menos que se haga el puto, para concitar un público anhelante de sexo en todos los niveles. Sexo galopante: que los rugidos se escuchen porque ya estamos en el siglo XXI, piensan. Así que si te conviertes en un personaje de film porno, tendrás tu público cautivo.

Si se escribiera sobre sexo, más allá del sexo en sí mismo...

Exultante la sensualidad, uno de los pocos reductos en los que la vida sale de los marasmos y las normas.


*
Así que concluyo esta serie de posts reflexivos sobre los blogs personales, aunque si por allí surgiera un impulso por continuar, debido a comentarios potenciadores de ideas, sería posible persistir, que si los temas se dejan cuando aún no se han agotado, hay que seguir procesándolos.
Agradezco especialmente a
Ludovico, Carlox, Nacho, Ele y al Lector de cómics, porque sus comentarios motivaron que escriba este post.

Como decía, esta tarde reí y reí. A mi amigo bloguero, especialmente le dedico este video de Les Luthiers, con el que finalizo este post: él comprenderá -espero- a esta asterixiana difusa, que donde se suelta como un ave que ha estado quieta, es aquí. Blogueando.

Carpe diem, queridos blogueros, carpe diem.


11 comentarios:

Lobito dijo...

Hola mujer lluvia, mujer palito.
Hace tiempo que no te leía... un beso y una risa como de "gorgoritos"

:-)

Siempre que tomo un café en Miraflores (últimamente lo hago mucho, sobre todo por las noches), te recuerdo.

Es extraño, no tienes rostro para mí ni voz. Sólo te recuerdo, no sé cómo pero pienso en que podrías estar con un libro en un café en la mesa de a lado.

Y entonces pongo mi cara de blog, para ver si me reconoces.

Es bueno darse un tiempo para escribir, para leer nuevamente, para reencontrarse con viejos amigos perdidos, pero no olvidados.

Me daré un poco más de tiempo. Trataré al menos.

Rain dijo...

Hoooola Lobo.

Eso va a a cambiar...
Tienes razón, nos recordamos entre blogueros, nos imaginamos y nos escribimos.

Inovidable, hombre con ese banner que gentilmente hiciste, y ahora que llegas, me haces pensar en cómo en este tiempo, vamos perfilándonos más...
Así que te envío un inmenso salute sin risa de gorgorito, porque no quiero ser una émula de los reidores a lo gallístico :)
y sí con una sonrisa grande, grande.

Anónimo dijo...

LLuvia de luz:

Pues gracias por mencionarme, es de manera inmerecida.

Aunaque el tema es necesario y es de debate, como las relaciones nacidas entre palabras son perfectas, por cuanto se corrigen cada vez que se cambia una variable en la gramatica. Conocer a los bloggers cada a cara es una aventura. por que terminana apareciendo hermandades automáticas.

Sobre el asunto de lo prostituible... yo creo que el asunto del blog es egoista, en el sentido de que es escribir, por el hecho de escribir, nunca por el hecho de esperar que te respondan.. ahora, entre cada uno de los egoiísmos de la blogosfera, se crea una solidariadgramatica, infinita e ingravida , en esta red, perdida en algun punto del espacio.

Lindo post. Y buena semana, Lima´s Rain

noemi dijo...

Y que bueno el film que nos dejaste, jejee

Besos blogueros.

El Lector de Comics dijo...

Tus posts me hacen reflexionar mucho... Creo que existe quién escribe a diario porque tiene la necesidad diaria de contar algo (algo que le atormenta, le entristece, le alegra....). Otros escriben a diario para mantener el tráfico del blog. Están obsesionados con Technorati, con los links y todo eso.... A la larga, creo que esa visión empobrece la calidad de los posts. Entiendo que tú eres más prolífica que yo porque yo me alimento de comics (los compro, los leo, los pienso, los siento...y eso es un proceso muy lento). Tú, en cambio, te alimentas de la vida, con sus 24 horas, sus minutos, sus segundos. Tienes más materia prima que yo, en este sentido. Aún así, creo que sólo escribes cuando tienes algo urgente, apasionante o hermoso que escribir. Ojalá sigas así siempre.... aunque sea cada día !!

El Enigma dijo...

... siempre vemos de una forma quiza a alguien que no es como imaginamos, hasta que le conocemos jejeje, te entiendo.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Delusion dijo...

Son esas simpatías, alegrías inocultables, que brotan espontáneas verdad? A veces un@ simplemente ríe, ríe tímid@, sin manera de pasar de lo onomatopéyico al verbo fluído. Que bueno encontrar el espacio para soltarse, y ud. lluvia, se suelta a volar inspirada e inspirando y eso hay que celebrarlo: comentándolo.

Recuerdo a un chico americano al que le hablé una tarde en medio del patio escolar, preguntándole con formalidad por su compañera de casa -la rommate- que andaba enfermita. El sólo se reía y se reía, y yo lo miraba, lo miraba, hasta que empezamos a reirnos juntos. Asi nació una gran amistad, un tío estupendo. Gracias por haberme recordardo una escena tan agradable.

Un saludo,
Yanina

i dijo...

vengo, busco, me voy.
te estás demorando en escribir, te haces extrañar.

Anónimo dijo...

como referencia circular tú me motivaste a pensar en los blogs personales ;)

¡ah lo prostituible! todo es prostituible, y muchas veces lo prostituible es aplaudido e incentivado. sociedad moderna, incomprensible.

un abrazo rain, el domingo estuve bajo la lluvia, una experiencia que siempre extraño.

Rain dijo...

Ludovico, decías en tu comentario primero, que el acto de escribir vale por sí mismo y así es. A diferenecia de las publicaciones en papel, la interactividad en los blogs, es lo que amplia el espectro. Gran salute Ludovico.
---



Cierto, Inadecuada, hay comentarios geniales...


--

Noemí, gracias, Les Luthiers son únicos. Besos blogueros, asimismo. :)


_..

Lector de Cómics, voy a linkear tu espacio, para que sea operativo seguir lo que escribes. Gran salute y hasta pronto.


*

Yanina, es que sí, se produce una atmósfera de empatías, eso es parte de la experiencia bloguera, como que es humano que también surjan las polarizaciones. SI hay diversidad, de hecho que existen las controversias...

:) ah, amistades emergentes, aleluya.


*

Enigma, bueno, las primeras impresiones no siempre son las determinantes...y creo que si te mostraste como eres, en persona no vas a ser una antítesis de lo imaginado :)

Lo de mostrarse como uno es, cuenta, y no es que reveles todo lo que haces, sino que basta con el tono de lo que se escribe...
es lo que capto .

salute, Enigma.


*



I, es que hay que concretar algunos anhelos y el tiempo se va...

:) Llegué...

chao.



*


Carlox, es lo que amenza hasta cierto punto a los blogs, no sé cuánto...
la cuestión es que no se permita que irrumpan a manipular las voces, por dinero...

y pensar que uno necesita dinero, siempre el dinero...


La lluvia en verano, qué hermoso.

Abraxo.

angel dijo...

Interesantes tus reflexiones acerca de la blogosfera y la escritura. El espacio virtual, como la vida misma, va contaminándose. Nos queda, sí, la sensualidad de la palabra y la vocación por la libertad de sus matices expresivos.

Saludos...