10.10.06

_02_

Vine al mundo con la desolación en los ojos de mi madre, 17 años, Estela, sin pañales ni frazada
en el tiempo de los golpes de estado y la carestía de las familias errantes ocupando Lima, la elevada viñeta de un país cercado por su fatiga y mil guerras

allí estaba tu herida
como un paquete de piel y huesos
una molicie a cuestas: Estela convertida en mujer cargando a su criatura en la madrugada de una primavera como la de ahora, con el fonema rabioso en la garganta
y un billete viejo, viejo como su corazón doblado

quechua madre, niña de ciudad vejada en mil faenas de la Historia
con el espíritu del cacique Taulichusco, encerrado en la enorme piedra que ahora está en la Plaza Mayor de la ciudad, donde turistas sonrientes se sacan fotos, mientras Taulichusco se convierte en rastros,
rastros de una época cruenta como una imagen serigrafiada en el tiempo

Estela se mordía las uñas y no lloraba, atada a su visionaria soledad sole solana con su bebé tristísima como un animal agónico
el útero era la casa arrebatada con ese corte en el vientre,

te quitan el cordón umbilical como si te quitaran una pita, una soguilla, un pasador de zapatilla, te quitan el cordón y todo se transforma en sombra, como paraje siniestro, con voces extrañas y Estela maldiciendo su útero,
no hay agua muchacha, no hay hombre, hay fiera, hay barro


yo vine al mundo cuando la primavera era la estación de los desesperados comiéndose sus alucines en la fantasmagoría de cada madrugada partida, extrañando los apus, las ferias con el arpa y las trompetas tan grandes, madre mía, cataplún, y yanquempó que jugabas Estela cuando eras la infante de la carcajada limpia

y nadie había tocado tu alma wari sin mascarón, sin fiesta ni conspiración de demonios
la impureza tiene su desfiguración vampiresca, el soundtrack de un desquiciado film
niña rota, nadie vengaría la muerte de tu rocambolesca alma
perdiéndose por las calles de Lima, sin una sola palabra que te haga vesania, hiperbólica en tu
pequeña muerte,
Estela, Estela, la virgencita que alguna vez fue.

16 comentarios:

Ludovico dijo...

Tal vez sea que nacer es lo facil... y crecer en este mundo acoraxzado de tinieblas sea el problema.

Un abrazo, Miss Rain. Ahora que llueve en el gran Kito City

David Saä Viccenzo dijo...

Sigues tan fascinante como siempre, mi eterna , hermosa y frágil amiga, un besito esta vez desde Detroit...

Sonia Marcus Gaia dijo...

Impresionate el collage del tope. Todavía lo veo y pienso en las sonrisas tapizadas de sus dioses envueltos en la atmósfera caótica del rojo y el salpiqueo.

¿Tuyo, Rain?

Saludos desde el Caribe
Sonia

Hamletmaschine dijo...

Llego y lo primero que encuentro es una sorpresa esplendida, qué gran collage has colocado en el dintel de tu sitio, qué colores... y las expresiones.

Y luego, ay, veo que me perdí toda la secuencia sobre Dogville, y he llegado con un retraso considerable (por culpa como siempre, del trabajo que me satura), pero me parece que ha sido una cobertura que subraya tus intereses fundamentales, como toda buena catársis. Muy atinado lo que has comentado de Ionesco, sin duda (ah, el poder de una tiza).

Finalmente, el poema de este post es desolador, porque se le ve iluminado con la luz de lo veráz. "Sin fiesta ni conspiración de demonios". Gran retrato.

Un abrazo...

Tzarel dijo...

Para saludarte, esperé la noche, que son tus predilectas horas del tiempo.
Viniste al mundo, Rain, para contenerlo, alterarlo con la palabra, transformarte, fluir.
Quienes te queremos, estamos cerca, con cada gesto que tú presientes.
Lo sabes.
¡10 de octubre, yaaaarampá!

KuruPicho dijo...

Por aká un calor infernal...hoy empezó...para mí en realidad desde ayer. entado en el bordillo de una puerta
frente a una farmacia esperando el colectivo urvano, el famoso 22, que tarda siempre unas media a cuarenta minutos para cer, una señora que trata de echar alegando que le estoy mandando todo el humo de mi mísero cigarrillo a su dormitorio (por lo demás casi herméticamente cerrado, a no ser por la fisura que está debajo d ela puerta de metal). Yo le digo que la calzada es para los coches, la vereda oa cera para los peatones como yo (imaginate estaba llegando tarde ala imprenta para finiquitar un libro, groggy aun por la serie de trasnochadas desde meses...Sí leo tu blog de madrugada, lo confieso), bueno la ñata simula llamar a la policía y termina derramandome agua para espantarme comoa un perro sarnoso, en realidad es muy considerada, hace deslzar el agua por debajo d ela fisura d ela puerta d emetal y me moja mi viejo vaquero blanco que lo tengo para los días ultrasoleados de esta época...como todo dandy'i que se precie. le digo que está loca, que ella no se puede adueñar de un lugar público...pregunta en Lima, en puerto rico o en Kito, las veredas o aceras a quien cornos pertenecen?
!cuánta gente loka anda suelta¡ me digo y tomo mi micro pa el centro
estaba tacaño ese dia asi que desistí de tomar un taxi...me tragué aun alguna escena con la desaforada propiearia, privarizadora de espacio público.Sí, lo reconozco esta con el pelo desgreñado, sin afeitar desde unos dáiass, pero impecablemente vestido, casi como un colonizxador del 19, sólo me faltaba el salacot.
Disculpen el desahogo, saludos para vos rain, creo que no hace falta casilla postal, suelo enviar correo a lima y así nomás con la dire y punto.

Rain dijo...

Nracosis, "...el honor es tu divisa, tú diriges la corrupción..."
pogo breve.

saludos Ludovico :)



***





Mi querido David, ¿desde Detroit? oh, luego te imagino en Harlem, en San Francisco y si me apuras, en Manhattan comiendo un superhelado :)
cuidado con las noches neoyorquinas...



Abraxo.





***




Hola Sonia,
ojalá fuera mío ese collage. Si te fijas al costado, un poquito más abajo, dice que ha sido tomado de Google.


Salute.







***






Hamletmaschine, gracias. Sí, cuento mi origen en _02_ ...y sé, imagino, los trabajos se llevan mucho de nosotros y allí estamos, resistiéndonos a que nos arrastre en su nota tirana.
Yo misma, llego a tu espacio con todos los sentidos atentos para leer tus textos, que siempre tiene sus aristas y profundidades.

Grandes salutes.





***





Tzarel, con el trole de la pala proteica y demás, tengo para rato :) jajajaja, oye, abraxos y sonrisa.






****




Kurupi, ¿qué carajos obnubilan a esa trastornada mujer?
Fumaré en tu honor, esta noche , cómo se debe. Subiré a la azotea e inhalaré largas bocanadas de humo.

Aparte el detrilié me alegra hayas llegado este día, esta noche.

Abraxo y grandes salutes para ti y la Dama Satán.

Julio Suárez Anturi dijo...

Una carga de nostalgia y grito que me agradó. Abrazo.

Rain dijo...

El astrolabio colocado al aire libre con una luz azulina que le cae, se ve hermoso...

grandes salutes Julio.

Adriana dijo...

Se va este día y con el ritmo de vida que me deja oof-side, estoy a punto de caer desmayada de cansancio. Pero no dormiré sin enviarte unos abrazotes enormes.
:) termina el día, Rain.
Cuento los origamis.

Sonia Marcus Gaia dijo...

Ya me fijé. Igual está genial. Concuerdo con Ludovico. Las trampas del nacer son meras cronolgías del azar. Lo complicado está en el cordón umbilical que nos ahorca durante la vida como el kurupí del Kuru. Por cierto, y comentando la descarga cotidiana de nuestro amigo paraguayo, ojalá tuviéramos batallas campales en las aceras, acequias y chaflanes, pero por desgracias en Puerto Rico nuestra guerra siempre son los estacionamientos y la carreteras. Los automóviles somos nosotros, lo que llevan adentro son puros bichitos.

Triste y sólida la imagen de Estela.

Saludos desde el Caribe violento,
Sonia

enfantterrible dijo...

Impresionante como siempre... Cuando yo nací, nací muerto. Mi madre lloraba y el médico meneaba la cabeza, y la oscuridad lo envolvía todo. Pero al final sobrevimos, ella y yo. Impresionante escena, que me ha llegado muy hondo.

PD: Estaba de vacaciones por Londres, pero ahora que he vuelto he estado leyendo lo que me he perdido. :)

Marga dijo...

No sé si todos los nacimientos provienen de úteros rotos, habrá alguno que no, es posible...

Besossssssss

cronopio44 dijo...

"Yo vine al mundo cuando la primavera era la estación de los desesperados"... La épica de los grandes relatos. Los auténticos. Realidad en la época del plástico usado... Abrazos, siempre.

Anónimo dijo...

Es como un grito desesperado... espero que no sea representación de algo en concreto :)
A mi también me gusta el collage, es una buena elección, parece que el color rojo acompaña a esta anotación..
Beso
(Arreglado!!)

Rain dijo...

Uno a uno recibidos Adriana, tus abra
xo
tes.


:) se sintieron tibiecitos, en la primaveral madrugada .



***





Entre carreteras y veredas, la diferencia está en que en el medio de las pistas no puedes pelerate como si nada, a menso que ya no sean un par de cuerpos en belicosidad, sino que cientos, miles y más llenen las carreteras, y mejor si no se pelean...

:)

Nuestro apreciado Kurupi, con la confianza del amigo que ha venido ya tantas veces al puerto, contó ese tratameinto de la mujer oligofrénica..., con precisión cinematográfica, ¡vivan los desahogos!.


Estela y sus 17 años...

Grax Sonia, por las apreciaciones y grandes salutes .




***




Enfant terrible, uno recuerda lo que no vio, uno se interesa y pregunta los detalles, todo...

Cada nacimeitno tiene su historia.


Tú por Londres... cuenta cómo te fue... :)


¡Salute!.







***




Hay tantos nacimientos con los úteros latiendo armóbicamente.

El útero roto/metáfora: he oído tanatsas historias de mujeres, cuando estuve por dar a luz a mi bebé. Y mi propia historia...


Salutes Marga.





***



Cronopio, no sé si es precisamente épico el relato... no lo he racionalizado. Gracias por el apunte, me ayuda, no por el elogio en sñi, que es grato, claro, sino por lo otro, sobretodo por lo otro.

Salute.





***


Ángeles, mi querida, no es grave si el relato alude a una experiencia personal... es mejor sacar de uno, lo que uno necesita
extraer...
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
voy con calma a comentar, y ahora te envío abraxos, uno, dos.

:)
Hasta pronto.