29.8.06

Prix, adiós

Cuando somos jóvenes, no pensamos en la vejez.

Escúchame, ¿me oyes?

Suelo soñar con mi padre, veo su cara con mucha niebla, su boca es una raya difusa, sus ojos son dos puntos brillantes que dicen algo inteligible. Quiero seguir soñando para comprender qué me dicen. Ah, esos ojos, los ojos de mi padre.

Mi querido, pienso en la lejanía. En lo que haremos cuando seamos viejos. Antes de verte, habré soñado ya, lo que mi padre me dice, lo que ahora no comprendo. Tú estarás caminando por las calles iluminadas, cuidándote de no caer en la nieve.

Alguien amable te ayudará a cruzar la pista y por esa actitud recordarás tu decisión de no llegar a la decrepitud. Recordarás nuestras conversaciones, extensas, allá en la casona, al lado de aquella playa: " no seré decrépito", lo prometiste.

Te seguirá gustando, comer ensaladas frescas y fumar. A mí también me gustará. Te seguirá gustando bromear y ver la lluvia cuando cae y moja los tejados de las casa y las ventanas. Cada vez que veas la lluvia, sabrás vez cómo los solitarios la aman. Mi querido, mi eterno joven.

Si nos encontramos, sé qué dirás que es hora de partir. Querré irme contigo: quizás al principio, me resista por los que quiero, mas no podría dejarte solo, ya lo hemos hablado cientos de veces, arremolinados, sin tristeza, como si filmáramos nuestra película, sin diálogos de ficción.

Natural desborde, como si fuéramos los actores de un film terriblemente oscuro.

Ah, mi querido sé que irías al puerto, y querrías partir. Lo sé, lo sé. Veríamos el rayo verde, esa constante de la película que vimos tres veces en el viejo cinema cerca del gran mirador. Tú te acercarías a la orilla del mar.

El viejísimo piélago reiría en cada estruendo de las olas.

Yo cerraría los ojos y te acompañaría, los abriría para mirarte y avanzaríamos, deslizándonos, sintiendo que la gelidez de las olas se va.

El invierno, como nuestra última estación en el mar, la estación definitiva. Serenamente, como en un ritual de guerreros, tú yo entrando al mar, bienaventurados, enraizados en la visión de la inmensidad.

Entraríamos como si fuéramos medusas que retornan a sus orígenes, a la última soledad, para nunca más volver.

Amorous, el final.

*****

Uno de los cortos de Café y cigarrillos, film de Jim Jarmusch, titulado Champagne, es el que verán a continuación. Cuando lo vi, mi cara se llenó de gotitas que la mojaban: ah, me fui del cinema, pensando en la vejez y la imaginek.

Champagne


27 comentarios:

Ludovico dijo...

> sé qué dirás que es hora de partir.

Ese es el drama humano de saber que un dia creceras, que no se puede ser un adolescente siempre y que hay que darse un espacio a la imaginacion.

Fuerte momento este de saberse limitado.

Vicente dijo...

Detenerse en el tedio,
soñar con la añoranza misma,
desgarrar desde dentro
la muda voz del tiempo.

Se desgranan las calles,
los pasadizos secretos
juegan solos con sus ecos;
todo el día y toda la noche
se unen en un lapso de segundo
en una pintura antigua
en una fotografía guardada
al fonfo del viejo cajón;
en un periódico del abuelo
o en una de esas figuritas
regaladas para el día de la madre.

Toda nuestra eternidad se sostiene
con las alas cerradas,
un niño de 30 años
llora junto al mar
las orillas rescatan sus lágrimas
y un silencio sordo
conmueve al niño que coge su mano.

Besos y abrazos. <¡>

Marea dijo...

...el paso del tiempo es inevitable, y pronto seremos viejos como nuestros padres, prefiero no pensar en eso.

Tzarel dijo...

Una buena partida, irse para siempre, de una mano querida.
Es cierto, que las palabras no alcanzan a expresar algo vasto, hay momentos en que empalidecen , parecen indiscutiblemente finitas. Llegan a serlo. Pero, si hay fisuras por donde entren los sonidos, olores, miradas, sentimientos, las palabras recuperan su poder. A menos que uno esté muerto aunque respires, lo que no es definitivo, mientras el cuerpo está vivo.
Al meditarlo, he pensado que me gustaría partir para siempre, pronunciando un nombre.

KuruPicho dijo...

VAstewrix, creo ke Iggy Pop aparece en uno de los cortos de Jarmusch...ke viejo estoy, creo ke son del año 90!Saludos

Hugo dijo...

Cuando tenía 7 u 8 años quería locamente ser ya mayor de edad, tener libertad para ir donde quiera, tener todas las mujeres del mundo y un montón de etcéteras más... en algún momento me detuve a pensar que ya he superado hace rato la mayoría de edad, que igual sigo queriendo lo mismo de entonces, pero sin asumir la responsabilidad por ello; no es miedo de envejecer, verás, es miedo de perder los atributos de la niñez.

Eleafar Cananita dijo...

pucha. sabes...ya lo sabes. justamente filmaciones tan bellas como esta son las que me hacen recordar que no me gusta el cine. no es justo que alguie venga, me ponga una escena al frente, y me haga sentir tanta cosa que el minuto anterior no sentia. el cine es un arte terrible. :)

PD: puedes enviarme esa imagen dorada averdosada que tienes arriba en tu blog?

Eleafar Cananita dijo...

ya me la robé.. :)

quien es? tilsa? la foto dice klee...sera?

diminui dijo...

ahora que estuve en puertos sudamericanos me identifico más con esos sueños peruanos que leo por acá con frecuencia

Rain dijo...

Aquí yo, en otra compu:
Tengo que solucionar un impasse para entrar a los blogs, ya los extraño y me doy cuenta que se trata de una empatía bloguera, un conglomerado cyber...
Lo que me ha pasado en estos días, el banner hecho por el afectuoso Lobo, que alterno con otros, porque estoy en un tiempo de variaciones, así que el blog no podría estar excluido de eso.
Mails iluminadores que recibo, y que son motivos para sentirme gratificada.

Ludovico, el momento del que hablas llega, y sí, es fuerte, es como algo que se preveía, y que sólo faltaba comprender sin demasiada complicación. Alguien que se va muy pronto, antes que hayas tenido tiempo para darte cuenta que creciste y que dejaste de ser una infante...

Abraxo.





***










Vicente eres delicatessen. Grax por tu poema.





***



Marea, bueno, lo que a mí me abruma es pensar en los sres que ya ni pueden sostenerse de pie, y que no les queda más qe la silla de ruedas, una creciente sordera, los huesos doloridos... Aunque la gente de antes es muy fuerte. Se ven a centeanrios con muy buen salud y lucidez. Y por otro lado, ahora la ciencia, cada vez encuentra más medis para retardar la decrepitud, que es el extremo de la ancianidad.

Salutes Marea.




***









***




Tzarel, es una imagen liric dionísiaca, la de estar dejando de vivir, mientras se pronuncia un nombre amado, y me imagino que eso llega al clímax si quien tiene ese nombre corresponde en su amorous al que se va.





***




Mi apreciado Kurupi, yo vi esos cortos a principios de este año. Tarde, eh y ya no dejo a Jarmusch, excepto por motivos que escapen a mi voluntad, como la de una pela que paaron recentemente y que no pude ver.
Oye, Kurupi si tú estás viejito, yo también...






***




Hugo: recuerdo que cuando tenía 12 añs, me angustié al darme cuenta que ya no veía mis juguetes transfogurados, ni al florer de murano rojo, como al cueva en dónde estaba la princesa guerrera oculta. Así que me puse a escribir apuntes...

recuperé mi infancia de alguna manera. Grax, me lo hiciste recordar. Es la idea qe allí está ahora..., grax.

Chao Hugo.




***




Eleafar, de veras que es terrible, mas también sublime, si no mira
Casablanca, Amelie, La nave va...

Ah, si es de Paul Klee, tal como dice en la parte de arriba, a la derecha en el puerto. Ad marginen, se llama la pintura y alimena la ludens acción :)

Cananeo, aún no pude contetsarte tu reciente post y lo que me suscitó me da vueltas...
Te dedico la canción de Mus: Duerme Nene duérmete, que está en puerto asterix radio. Ay, para que no te vayas a poner melancólico, te dedico para después MOscú, una cancion de años..., del tiempo de los chiquillos qué eramos muchos...

Abraxo.





***



Ah caramba Diminui, ess sueños nuestros se deslizan por espacios como el tuyo y eso me alegra.

Chao con :)




***

Anónimo dijo...

Nadie quiere a los viejos a menos que sean tus padres. Y eso.

ES DURA LA VERDAD.

Rain dijo...

Anonymus, es una dura verdad, mas no absoluta, porque conozco gente que quiere a los ancianos.
Y fíjate que no idealizo a los que son viejos, porque sé que hay mucha gente enevenenada , que a medida que pasa el tiempo, ahondan más su malevolencia en todo nivel.

mc clellan dijo...

No es malo hacerse viejo, lo malo es envejecer y no darse cuenta. Me entristecen aquellos mayores cuya ropa revela que no han vuelto a mirar los escaparates desde que tenían cuarenta años... Me duele porque eso también quiere decir que no se han mirado al espejo desde entonces, que su reloj se paró entonces y no han encontrado una pila nueva.

Marcela L. dijo...

Es cierto. Tener más edad no es malo. Lo malo es envejecer.

Yo me acabo de casar, me ofrecieron felicidad eterna. La prometí. Pero me sienta una anciana.

Siento que si me divorciara (a una semana de casada) volvería a ser joven.

Me siento pésimo por ello. Pero es así.

Siento que esta vez sí debí comentar, a propósito de tu artículo anterior, sobre los silencios.

Siempre leí en silencio.

Dr. Muerte dijo...

q pasa contigo perdedora?
Lloras como peruana


CHINGAS A TU MADRE!!!

Rain dijo...

Mc clellan, hay gente con una vida terrible, pienso. Hay gente que se hace vieja, con su malevolencia, como decía antes, elevada a la potencia mil. Imagínate un anciano que hable de perdedores y ganadores, y que sea un esperpento hablante, con mente cero, reprelackk, bárbaro. Ver esos ancianos, como ver a un anciano nazi dando su discurso sobre la limpieza étnica con subargumentos, imagínate...

Mas siempre hay que compadecer... aunque uno de esos ancianos podría apuñalar sin remordimientos...



Salutes mc clellan.




***




Qué caso, parece sacado de una novela televisiva, mas ya se sabe que la vida supera a la ficción y que se sufre mas se goza y viceversa.

Chao Marcela.
.
.
.
.
.
.

-----------
Estaba pensando en los reprelackk...

ladhrona dijo...

no he querido ver la escena
con lo que escribiste me he sentido
extremadamente triste
(si me vieras ahorita mismo)
que sería si la viera??

****

siempre he sentido una pena inmensa por las personas mayores
poco a poco se van haciendo invisibles

que forma de vivir!


(y de morir)

Anónimo dijo...

tu post no viene en el mejor momento, y solo puedo pedirle a tus letras a tus frases a tus dedos...dancen para mi!!!

he perdido a una persona mayor, que no tuve la dicha de poder conocer como yo hubiese querido, solo he podido juzgarlo y hasta odiarlo a través de otros, por sus carencias y su olvido.

por ahi lei un comment sobre el silencio, y aveces eso duele, el silencio en el alma.

nada más que decir.

Di

Lobito dijo...

Qué tristeza.

Siento mucho lo tuyo Di. Reconfórtate en pensar que esas personas mayores, a veces saben más de lo que uno piensa. Y hasta los reproches los entienden.

Porque del mismo material somos hechos.

Saludos Vir

Beso

IGGIX dijo...

a lo largo de una conversacion el silencio es como la respiracion entre las palabras, es el signigicado de las palabras no dichas.el silencio y la palabra no son contrarios.la palabra es como un hilo q vibra en la inmensidad del silencio(mélich) son frases escogidas de aquel autor al azar. quizas algunos pueden haber malinterpretado mi adhesion a las conceptos de mélich sobre el silencio pq fueron extraidas por mi, torpemente quizas,fuera del contexto sobre su exposicion sobre una filosofia de la finitud.nada mas erroneo pensar q por ello alguien pueda negar la esencia natural del ser humano de comunicar...asi como w.benjamin expresaba q la narracion era el lenguaje de la experiencia...de aquellas experiencias re interpretadas q hacemos cada vez al comentar sobre la subjetividad del otro inserta en cada post...y la vejez, si, es parte del camino de aquella tension entre el nacimiento y la muerte;pero lo extraordinario del ser humano es q siempre tiene la posibilidad de reinventarse a cada momento y ser otro diferente al q fue, al q es, y al q sera, siempre deseoso por encontrar el sentido de la vida, al q nunca se llega definitivamente por la misma razon de nuestra finitud.
extraordinario jarmush, extraordinaria escena en la q pienso q no hay tristeza, pq hay lucidez
adeu, virgin ;)

Nicho dijo...

"Tú estarás caminando por las calles iluminadas, cuidándote de no caer en la nieve".

Vir Asterix de Misses and the Rain en el Bello Puerto, Sweet Virginia para los amigos, un saludo.

Nicho

rain dijo...

Di, recuedo los posts que leí en tu blog sosbre aquella persona, que deduzco es de quien hablas. Di, es que cuando alguien significativo se va, aunque no haya sido precisamente grato, todo te recordará a él y más si se alude a la vejez o a la muerte. Es penoso y a la vez suscita una amalgama de sentimientos, lo que nos ha marcado, quien nos ha marcado y se fue, puedo imaginarlo.

Espero, que protno la serenidad desplaze lo que sientes ahora.

Rain.




*****



Ladrohna, por favor, no te entristezcas más. Te cuento lo que me comentó F, el papá de Al. Él y E, su spleen actual, fueron a la Feria del Libro que como sabes, ya cerr{o hace más de un mes, si no yerro. Fueron el primer día para ver y oír a Maitena, la dibujante argentina, talentosa, con un humor especializado en las mujeres en sus relaciones con los hombres, hijos, con el mundo.
Le preguntaron a Maitena, que cómo se imaginaba a los 75 años y ella respondió con una sonrisa, que se imaginaba magnífica con un gran sombrero de ala. Maitena.

La vejez no tiene por que ser terrible. Lo que es terrible es la decrepitud, que es el desenlace de la vejez. De eso hablaba Simone de Beauvoir en su libro 'La vejez' incidiendo más en la vejez de las mujeres, que los años 70 en el mundo morían , la mayoría en condiciones lamentables...

Ladrohna, imagino que tú -lo percibo- será una bonita anciana.
:)




****



Por favor, discúlpenme, seguiré contestando, solo que estoy fuera de casa y estoy con unas prisas que me hacen interrumpir mis comentarios. vuelvo luego.


Salutes Lobo, Iggix, y Nicho que vuelves enhorabuena a la blogósfera.

mc clellan dijo...

Claro, v axterix. No todos los ancianos van a ser abuelos adorables... Dicen que con la edad reafirmamos nuestra personalidad, por lo menos, algunos rasgos. Y la maldad y la malicia (que para mí no son lo mismo) son dos de ellos. Hay una película española, dirigida por Enrique Urbizu, cuyo título me gusta mucho: 'La vida mancha'. Pues eso.

Julio Suárez Anturi dijo...

Hoy, en el Día del Blog, hay aquí (http://3108d4y.blogspot.com) un directorio en el que ya estás. Abrazo.

Rain dijo...

Veré el dato, grax Julio.

Estoy sin conexión y me es difícil leer blogs porque en casa es donde es operativo para mí, moverme...

Abraxo.

Tautina dijo...

Yo siempre he querido creer que la edad la llevas en el corazón.
No puedes esperar que una persona que no aprende de sus errores, que no hace nada por el prójimo, que no disfruta de lo que tiene y que mide su felicidad por el grosor de su cuenta corriente, acepte de buen grado el paso del tiempo.
Como sería absurdo creer que aquel que madura con cada experiencia, que basa su filosofía en construir a su alrededor, que valora cada segundo de pequeña satisfacción y que aprecia los bienes materiales en justa medida, se asuste por una arruga más en el rostro. Creo que hay tantos grados de aceptación de la vejez, como personas diferentes somos.
Precioso el corto.
Un saludo cariñoso.

Rain dijo...

Tautina, mucha imaginek ej, esoi es lo que falta y no morirse por la eterna juventud. Sólo que somos humanos, Tautina y con tanto ensalzamieto de la juventud, la gente no se cree eso de que no importe una arruga más...

:) en realidad no importa.


Gran salute Tautina.