24.8.06

Entre Asia y Perú, el talento como boomerang

En los países donde hay gente vista como especímenes aparte, llámese Ruanda, Corea, Perú y otros, hay unos talentos increíbles. Si hablara del Ajedrez que juegan los juveniles ajedrecistas peruanos, tendría que dejar con la boca abierta a los que se desgañitan hablando de las verguenzas político-faranduleras que determinados personajes destaparon en la época montesinista, cuando en el gobierno de Fujimori, los crímenes y desfalcos dejaron sus estigmas dentro del país y fuera de él. Ah, y entretanto la gente talentosa se batía y se bate con una garra y estudio dignos de admiración. Mientras los futbolistas se llevan la mayor parte del presupuesto destinado para los deportes, y vuelven con derrotas constantes, el Ajedrez juvenil, sobretodo trae lauros cada año, en diferentes Torneos internacionales. Cerebros con neuronas valiosas, los tenemos en Perú, en alto grado y si hubiera mayor cobertura y estímulos, nuestro Ajedrez estaría entre las potencias mundiales, sin duda. O sino basta nombrar a Emilio Córdova, a los hermanos Cori, los hermanos Cruz, Luciana Morales, y un largo etcétera de destacados trebejistas.


Esta introducción a lo que quiero expresar, es que ideas con genio hay en países como el nuestro. Anteanoche vi Hotel Ruanda: la matanza, de Terry George, que muestra la lacerante realidad vivida en Rwanda. El film trasciende lo correcto y con fuerza, devela el racismo que en última instancia explica por qué Inglaterra, Estados unidos y Francia, se lavaron las manos frente a lo que pasaba en Ruanda. Los genocidios por odios entronizados de los ruandeces, significaron un gran baño de sangre. En ese contexto, un hombre se convierte paulatinamente en un héroe, estando entre la espada y la pared.

Ver esta película me paralizó. Don Cheandle y Nick Nolte, como cada actor y actriz, pasando por Joaquin Phoenix, son convincentes. Nick Nolte interpreta a un coronel de la Onu, que si se ve neurótico, o desquiciado tiene suficientes motivos para actuar como tal. El gerente del Hotel cinco estrellas, impecable Don Cheandle, nos deja en la memoria, a un individuo que cabe perfecto en lo que escribía Brecht, acerca de que hay hombres imprescindibles. Mujeres, hombres, como sea, los hay. Aquel hombre que existe realmente, lo es.

Oldboy, película dirigida por el cineasta coreano, Chan-wook Park es una joya cinematográfica. Ahora que lo pienso, Quentin Tarantino con 'kill Bill I y II, es alumno de este realizador, más, lo creo, que de Takeshi Miike o de Kitano. Oldboy es el film que aborda la venganza, radicalmente. Películas como V de vendetta, no tiene nada qué hacer al lado de Oldboy, hermosa y descarnada historia de un hombre común y corriente, que es secuestrado durante quince años en los que sobrevive con una fuerza de voluntad poderosa, en medio del embrutecimiento al cual se resiste entrenándose físicamente. Ve televisión durante todo el día,

para aferrarse a los rostros, a los diálogos, voces, a la vida. Se alimenta anímicamente con la idea de la venganza, hasta que escapa de la habitación, en la que le drogaron, maltrataron física y psicológicamente.

La trama del film va in crescendo. El victimario de Oh Dae-su, es un personaje sádico que a su vez sufre secretamente por una terrible historia personal que involucra a su hermana.

Oh Dae-su fue acusado por un asesinato que no cometió, el de su esposa. En lo que sabe acerca de su familia, hay una mentira que al descubrirla lo tornará en un ser desdichado, a punto de ser destruido.

En historias de visceralidad extrema, el rol de la mujer que se convierte en el todo del que sufre, resulta creíble y conmovedor si hay credibilidad, registro dramático de elevada calidad. Y así sucede en Oldboy, que expone los sentimientos como motores de actos de redención, o de resentimiento profundos. Así, la venganza está en dos seres humanos, los une y en esa relación, solamente el final demuestra cuán terrible es la complejidad del ser humano y su capacidad anhelante por salir del espanto: porque hasta lo imposible se torna posible en esa libertad individual, que se resiste a desaparecer.

Oldboy es una de las películas más significativas que he visto hasta el presente. Por films como éste, el cine cuenta con una excelente salud. Asia lo garantiza con su realizador Chan-wook Park.

Ilustración: Cartel de Oldboy.

Fichas técnicas:

Hotel Ruanda, la matanza

Dirección: Terry George.Países: Gran Bretaña, Sudáfrica, USA e Italia.Año: 2004.

Duración: 121 min.

Género: Drama

.Interpretación: Don Cheadle (Paul Rusesabagina), Sophie Okonedo (Tatiana), Nick Nolte (Coronel Oliver), Joaquin Phoenix (Jack), Desmond Dube (Dube), David O'Hara (David), Cara Seymour (Pat Archer), Fana Mokoena (General Augustin Bizimungo), Hakeem Kae-Kazim (George), Tony Kgoroge (Gregoire), Ofentse Modiselle (Roger).Guión: Keir Pearson y Terry George.Producción: A. Kitman Ho y Terry George.Música: Andrea Guerra, Rupert Gregson-Williams y Afro Celt Sound System.Fotografía: Robert Fraisse.

******

Oldboy

Dirección: Park Chan-wook.

País: Corea del Sur.

Año: 2003.

Duración: 120 min.

Género: Thriller.

Interpretación: Choi Min-sik (Oh Dae-su), Woo Ji-tae (Lee Woo-jin), Gang Hye-jung (Mido), Chi Dae-han (No Joo-hwan), Oh Dal-su (Park Cheol-woong), Kim Byoung-ok (Sr. Han), Lee Seung-shin (Yoo Hyung-ja), Yoon Jin-seo (Lee Soo-ah), Lee Dae-yun (Mendigo), Oh Gwang-rok (Victimario).Guión: Hwang Jo-yung, Lim Joon-hyung y Park Chan-wook; basado en una historia original de Tsuchiya Garon y Minegishi Nobuaki.Producción: Kim Dong-joo.Música: Cho Young-wuk.Fotografía: Jung Jung-hoon.

11 comentarios:

pies diminutos dijo...

Aún no he podido ver la peli "Hotel Ruanda" pero este invierno pude disfrutar de su adaptación al teatro. La obra era un especie de monólogo que llevaba adelante un solo actor, el coronel de la ONU, totalmente desquiciado a causa de los terrores que vivió en Ruanda y también, de la rabia y la impotencia acumulada hacia las impasibles grandes potencias.
Un solo hombre saca fuerzas de flaqueza y se bate contra la barbarie de un país africano olvidado y contra la indiferencia y el egoísmo de las más poderosas naciones.
No hay premio suficiente para un ser humano así. Sólo le queda la locura para no tener que recordar.

George dijo...

cómo lo habrás contado que me han dado ganas de ver ambas pelas.

reds dijo...

que bueno el post de Fantomas. No era mi idolo pero le admiraba sus doce chicas del zodiaco ah!y el video locazo! Talentos peruanos? tenemos en varios campos, faltan apoyarlos y promocionarlos, salutes,

Tzarel dijo...

Olbody es un poema brutal.
Películas como ésta, nos llevan a estados fronterizos, donde las razones no bastan para sopesar lo inmobrable. La vi hace medio año y volvía a verla, dos veces más.

IGGIX dijo...

no he visto ninguna de las dos pelis, pero no voy a dejar de hacerlo, son algunas de las q estan entre mis pendientes. el asunto en ruanda es uno de los capitulos de esta historia surrealista q vive la humanidad, es un lugar donde dos tribus se disputan el poder y por ello degradan toda idea q se pueda tener de lo q es el ser humano; y es q no se hace nada pq no hay intereses de grandes potencias en juego.
sobre el ajedrez de una u otra forma sucede lo mismo, como en otras disciplinas deportivas discriminadas por el estado, el poder del dinero q genera la masa fanatica del futbol lo hace un deporte con mas espectativas para grandes y pequeños intereses.
un ejemplo es lo q sucedio con la gran sofia mulanovich, q se gano a pulso y con el apoyo de sus padres los titulos q hoy ostenta a nivel mundial, y q luego de haberlos obtenido, ahora muchos se cuelgan de la imagen q proyecta, ademas q el surf tb se ha vuelto muy popular y con ello los negocios rinden frutos.es el ezquema del orden, o mejor dicho desorden de las cosas, q genera la llamada economia de mercado...viva el ajedrez!!...y el surf!!! :)

IGGIX dijo...

hey!, me olvidaba de la negra linda anali gomez q es una capeonasa tb.sorry virgin por el entusiasmo ;)

digler dijo...

historias como la de Hotel Ruanda nos demuestran que pese a todo aun hay personas dispuestas a luchar hasta el final, y sobre todo, luchar por la vida de otras personas

Rain dijo...

ah, pies diminutos, caramba, ver esa trama en montaje teatral...

si hubieran tantos como él, no habría que esperanzarse en una ayuda externa. ha sido terrible quew acontezcan esas matanzas, aproximadamente un millón de ruandeces.

el héroe lo es sin imaginar que va a serlo...

grandes salutes.




***


espero que las veas, sí. grax george.


***




reds, en deportes, hay, un potencial enorme, que en niños, tiene la base: estas generaciones que motiven a otras con sudedicación y veamos, si la gestión privada aporta más, si se movilizara este gobierno... :)

o al fin, nada aguardar del estdo, aunque es su obligación apoyar a su niñez.


salutes.



***


tzarel, yo la veré otras veces, más adelante...
Ahora este film está en mi mente.




***

iggix, leyendo unos posts de roberto zucco, finalmente comprendí lo que significa el fenómeno furbolístico, me reconcilié hasta cierto punto con sus pasiones, mas no considero que haya que darle una preferencia tan desmesurada, mas es verdad, el dinero mueve todo, y al final, hay corrupción, pandillaje, violencia, y también alegrías, emciones fuertes, en fin...
hablar del fútbol es algo que me encuentra desinteresada.



****




digler, son los imprescindibles.

Licantropunk dijo...

Dos películas estupendas y a su vez extrañas porque se adentran en un terreno que el cine moderno rara vez se atreve a recorrer, sobre todo en la primera de ellas. Los dramas de Africa, olvidados, Rwanda, pero también el Congo, Somalia, Etiopia. Más muertos que en la suma de todos los conflictos de Oriente Medio. Más hambre, más sed y menos petróleo. Pero coltán y diamantes. Apenas un aparte en los telediarios y una película que paso bastante desapercibida.
Y "OldBoy" con el grandísimo Oh Dae-su, demostrando que la acción no esta reñida con grandes guiones. ¿Por qué me recordó esta película al cine de Almodovar?
Un saludo. Fantástico cine.

Sir Faxx von Raven dijo...

es la segunda vez que le escribo este comentario (mi speedy en casa murió).

le decía que hace unos meses vi oldboy y también me impresionó en sobremanera, toda una tragedia clásica al más puro estilo greco-coreano. una joya que en definitiva escuelea a todos los que creen que tarantino es el único que puede hacer cine violento del bueno.

saludo su gusto por este tipo de cine, pues da mucho gusto conocer chicas que lo aprecien sin horrorizarse estúpidamente. mi más grato reconocimiento y admiración, srta asterix.

IGGIX dijo...

?