1.8.06

Bodegones

Bodegón de flores en fondo rojo.




Flores en fondo rojo pinté para ti porque te veo puro fuego en mis amaneceres
cuando a solas escribo una oración pagana y el amado invierno tiene tu rostro
Flores lilas, anaranjadas y tenuemente rojas ofrendé para tu distante sonrisa
ese sonido puro que los monstruos me arrebataron en una tarde nublada de silencios, cuando el animal feroz que nos acercaba moría.

Bodegón con fondo de melancolía

La melancolía es mi marca de identidad, viejo Emile, mas siempre río
el aventurero que me amaba lo supo desde que me oyó reír en una noche de jazz
allá donde los últimos hipsters cantaban con los ojos húmedos
saciados de lujuria frente al mar en nuestro último verano.

Bodegón azul y amarillo


Tu mano se ocultaba regando las rosas azules, esas que nunca quise
mas era hermoso verte en ese acto simple a la luz del día cuando todo parecía limpio
hacia el final del pasillo un gorrión trinaba y una gaviota caía destrozada en su vuelo desesperado

jamás volví a verte después de aquella mañana de sol y aún recuerdo tu mano regando aquellas rosas azules que nunca quise.

Ilustraciones: Para el Bodegón de flores con fondo rojo, Bodegón, de Cristina Alejos. Para el Bodegón con fondo de melancolía, foto de Oscar Ochoa. Para el Bodegón azul y amarillo, foto de Bob Masters.

Grax a Eleafar, porque al leer uno de sus comentarios, la idea me vino a la mente, la de escribir al pie de bodegones que me gustaran mucho. Así que busqué en Google y me quedé con los tres que han visto.

5 comentarios:

Tzarel dijo...

Pintar con la paleta imaginaria debe ser una experiencia dadá.

Cuando hablas de risas, las imagino con un fondo rojo, por lo que hallar a uno de tus bodegones, con el fuerte rojo fue una confirmación traviesa de mis ficciones. Es como una retroalimentación, donde me siento a gusto.

Veo un taller, el óleo
me gusta ese olor a pintura,
veo el caballete. Me acompaño con Björk. Todo es perfecto.

:)

prix nocturno dijo...

Ah, es que me falta un bodegón oscuro...

Quise entrar a los bodegones claros... ejercicio, si tú dices, dadá.

da- dá
medeaperdua le tone dadá

***

lo último parece una expresión francesa loca.

:) es que dan ganas de dadear.

Anónimo dijo...

tu poexía no cuenta. nunca contó. tírate bajo un tren.

:)

Rain dijo...

Ahora que releo... hallo a los poemas bodegones con cierta falta de plasticidad. Lo que sí es cierto, es que falta tiempo. No es una disculpa, es una verificación.



Ahora veo que para instar al suicidio, habría que ser lapidario al estilo del viejo Emile.

Sino, resulta vulgar.

i dijo...

Oye, estos textos no ilustran todo tu potencial. Tú lo sabes.


Quizás ya llega la hora de que dejes un tiempo este mundo bloguero y escribas a solas, sin interferencias de otra gente. Escribirías entretiempos por aquí.
El puerto seguirá cálido y vendremos a cuidarlo.

Eeaaa, ya te dije lo del apoyo. No es demagogia.