5.7.06

Tu calle

En tu calle habían restos de comida fresca tirada y un gato maullaba saltando sobre la baranda de tu casa.

Se habían llevado a la mujer de los senos enormes, la proscrita que te perseguía cuando nos besábamos en las tardes nubladas de agosto. Y los niños salían como si quisieran destrozar las puertas, los columpios, la hierba. Salían del colegio estatal con sus mochilas viejas mientras la sirena de la ambulancia sonaba y todo era desesperación.

El gato se fue. Tú te agachaste para recoger tu encendedor de metal opaco y el viento te despeinó. Me acomodé el polo y me eché colonia al vuelo. Coqueteé con el hombre alto que pasó con libros antiguos y on discman, gorro azul y olor a tabaco. Tú te alteraste y la calle era el escenario de una tragicomedia breve.

Un animal apresado es un hombre encolerizado.

Tú eras mi animal, y yo no sabía qué hacer. Caminé unos pasos delante tuyo, me tambaleé. Fui torpe, un torpe animal respirando entrecortadamente, sintiendo que la calle no terminaba nunca, que no venía el ómnibus ni pasaba alguien con una sonrisa.

Me jaloneaste la blusa, yo era tu hembra y no, no era justo.


No quise ser tu hembra, no más, así que cuando estiraste la mano para abofetearme, como si fuera una karateca, al golpe eludí y me fui.


Tu calle estaba gris y tú eras un anciano furioso, un animal, alguien que se moría allí frente a la puerta de tu casa, mientras los niños gritaban y anochecía.

5 comentarios:

fmop dijo...

Ya se sabe, las fieras mueren matando.

El Enigma dijo...

... y recargado en un poste con la luz aaun apagada, un hombre de sombrero y cigarro encendido, veia la escena.

Si, lo recuerdo bien.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

sin artilugios dijo...

Para recordarlo, eh , eso podría decirse la fiera...


***






Ah, yo también le recuerdo. Su semblante era como el de un Bruce Willis adelgazado, pálido y desarrapado

:)

Isabel Romana dijo...

Igualito que a Lesbia. Siempre hay hombres que quieren dominar a las mujeres, que no soportan que podamos gozar de libertad. Pues me parece muy bien que se mueran de rabia a la puerta de su casa. Saludos cordiales.

Rain dijo...

Isabel, hola.

En este relato, puse 'coqueteé' y luego me dije: en realidad es 'sonreí'. Imaginé que era una sonrisa enviada a un hombre vecino, con simpatía y punto, mas ya, había puesto 'coqueteé' y lo dejé así.

Sí, lo de coquetear, visto en otra época, mas marcadamente condenado, se asocia a flirteo físico, y lo que pasa es que conozco gente coqueta con otra gente, de si mismo sexo, o del otro. Gente coqueta de la manera más fresca.

Los coqueteos, por ejemplo, de una mujer a un hombre que anda enamorado con una mujer, me parecen fuera de lugar... allí, la libertad y a me parece algo trastocado, algo torvo...

En fin , la coquetería es un actitud ligera, 'libre', alegre, fresca. Así la veo. De coqueterías ladinas, no hablo.

:)

¿Suena muy 'correcto'?

tal vez.. eh, qué tema, el d ela coquetería... :)


Gran salute Isabel.