18.7.06

Lo estrambótico...

Es estrambótico algo que la RAE no puede explicar porque hay cuestiones inconmensurables imposibles de definir.

Lo inconmensurable me recuerda a los discursos monjeriles que escuchaba en el colegio.

"Su omnipotencia lo abarca todo y aún más. Es inconmensurable. Los misterios de Dios son inexplicables . ... Dios sabe por qué hace las cosas..."

Se moría alguien y solían decir esa parte del discurso con bastante énfasis. Cuando papá se fue para siempre, lo dijeron mientras me acomodaban la blusa y me ayudaban a peinarme. Y desde aquel momento no recuerdo que hayan sido precisamente tiempos buenos. Dios "sabía por qué hacía las cosas" mas creo que en realidad no lo sabía bien.

Dios podía ser estrambótico. Oh, Dios era estrambótico. Luego, también se fue o es mejor decir que le dejé ir. Lo liberé.

Me liberé.

Eso creía. Era tal la fuerza de los discursos monjeriles que se me hizo difícil no hablarle a Dios en momentos difíciles. No sentir su presencia me hizo sentir una miserable cuando era una niña, después creí que simplemente se ocultaba de mí. Al ser estrambótico, jugaba conmigo a las escondidas. Era terrible.

A mí, cierta gente terrible me gusta. Mas a Dios, no sé por qué no le acepté ese juego de ocultarse cuando más lo necesitaba. Así que cuando conocí al viejo Emile Cioran, en mí se operó un proceso complejamente bárbaro.

Hasta que fue una conversación en un restaurante del centro de Lima, una noche, fue la que me dio fuerza, una fuerza que sólo una conversación como aquella podía darme. La necesitaba.

A veces no podemos hacer todo solos. Y esa vez logré mi más hermosa liberación por esa conversación.

Aún recuerdo a ese hombre, las palabras, las risas, las gotas que no cayeron en mi cara porque las contuve. Esa voz. La misma voz que ayer escuché...

Hay hechos por los que nace una especie de amor que tal vez los estragos del tiempo destruirán, mas recordar cómo nació tiene algo de sublime y es extraño que como en una madeja evocativa, lo recuerde ahora.

O no, ¿por qué? es natural, no tiene nada de estrambótico.

Lo estrambótico está en esos bigotes que por ejemplo ahora le veo a Dalí, en el afiche en blanco y negro que está aquí cerca. Lo estrambótico está en lo que pasará más tarde, quizás.

6 comentarios:

arrebatos dijo...

Estrambótico es una niña semidesnuda con la cara maquillada. Estrambótico es un niño drogado con un arma automática. Estrambótico también es un viejo rico pagando por esa niña y una mujer llevando un anillo de diamantes que ha costado 5 vidas humanas. O hacer la guerra para que suban las acciones en bolsa o mirar hacia otro lado cuando la gente muere de hambre.
Y Dios, sí. Cualquier dios es estrambótico.

Marea dijo...

Ese Dios que nos han enseñado está fuera de nosotros, ese Dios es un absurdo.
Que buena tu reflexión.

Rain dijo...

Estrambóticos... tanto.



y pensar que morirse de hambre es tan frecuente, aquí cerca, mientras camino alguien pasa por mi lado,

y me pregunto si acongojarme no es otra manera de ser una estrambótica más... y sé que no, porque si te afliges, si lo racionalizas mas nunca te deja indiferente ver gente que s emuere de hambre, tampoco es que yo sea sublime, mas no soy una mierda, al menos no soy una mierda total

¿Será ese un consuelo?

¿eso valdrá?
o al final, ¿qué es lo que importa?

el túnel es grande.



Nos vemos Arrebatos.



***





Como que hay gente que está 'negada ' para la gracia divina. Y muchos se sienten culpables por eso. Siempre la culpabilidad...

ten fé muchacha, abre los ojos (mas no verás como en el film, tu máscara sino el espejismo)

en fin, es esa falta de fé en un ser inconmensurable la que te matará, decían. A unos les mata, sí.


Salutes Marea.

digler dijo...

tal vez dios si es estrambotico, por eso anda desnudo o vestido de divinidad que es lo mismo

Rain dijo...

Es el dios de las leyendas y de las historias.

Pienso en que es más interesante creer en dioses, ludens dioses.

Por Júpiter, eso es paganismo.

Rain dijo...

Y el ángel caído con sus alas negras, me atrae como imagen.

Hereje y rebelado.

¿recuerdan a Jungër con su individuo rebelado?