31.3.06

Erotik ciudad


Se paró en la barra del bar. Flash y luz negra.
Hace tiempo que no veía a un muchacho dark. Guardé la imagen para el poema sinuoso.
Y arrecié el sentido de la lleca en el amor sex.
Un muchacho dark capturando la ciudad /imagen con fuego y el azul se diluía como témpera en un cartón donde pinté rústicamente la figura del muchacho, yo que no sé pintar.
Esa es la estética a secas. Ansiedad de trazos en el aire y un chorro de deseo cayendo sin mesura.
Entonces no soy una perra, pensé, porque es la imagen que elevo por sobretodo y más allá veo reptar a los locuaces mercaderes oliendo a colonia de marca, enardecidos, reptando tras la chica del poto inmenso y más allá me veo como una perra triste que huye.
Ah. entonces viene la contradicción de la lleca y me largo.
Voy rauda por la ciudad en un taxi que maneja un viejo charlatán y me paseo por el Barrio Chino y en una esquina un tipo con terno me saca la lengua lascivamente. Tiene un ligero parecido a ese actor de películas de venganza: Charles Bronson cobrando vidas en una tarde cualquiera. Me da naúseas el tipo y busco gomas de menta en mi mochila. Los semáforos se demoran en dar el pase a la luz verde y me siento ubicua . Me gusto así.
Afuera los niños pirañas caminan descalzos y hacen mohines groseros. Niños ancianos, niños sucios, niños perdidos, clac. Es el odio que brilla en sus ojos. El odio que cantaba el hermoso Syd Vinicius. El odio que vi en una calle negra, una noche de Navidad.
Ciudad en tu erotik quise perderme alguna vez. Calle derruída y renacida, por tu desliz camino y mi erotik toma lo mejor de ti. De tu cadencia soberana cuando eres nocturna y el puterio no te alcanza. De tu peligro cuando eres inclemente con los malditos criminales. De ti lleca me enamoro violentamente si eres como un hombre extraño que me conversa extrañamente y me ama sin la ternura antigua de los trovadores. Lleca hosca y hermosa, fundación de mi erotik tan sólo atisbada por mí.
Por mí, sola en la madrugada cuando me reclino con mi sucio corazón en las imágenes tuyas, sin pausa, solitaria siempre.
Ilustración:'Metrópolis' de Róger Pérez de la Rocha.
' Lleca': en el habla popular urbana en Lima, es calle.

7 comentarios:

Rain dijo...

Ahora que escucho 'In fear dub' por BAuhaus, pienso que la soledad puede ser una canción con un ritmo fuerte que se lleve todo...

Anónimo dijo...

el amor es atreverse a columpiarse en el tiempo.

lo sabes.

Sir Faxx von Raven dijo...

quisiera encontrármela en la lleca, cuando los faroles se mueven y las calles cambian de nombre. el bosque negro de nuestros tiempos, el vómito de asfalto, los perritos durmientes.

oh, el erotik que usted dice; creo que lo entiendo.
creo que la entiendo.

Rain dijo...

Faxx, me reconforta verle a lo lejos...

Anónimo dijo...

No necesito firmar. Me reconocerás por ciertas expresiones que se recuerdan, porque están pegadas a la piel y a los ojos, mi Virginia.

Digo Mi al margen del sentido posesivo. Digo Mi para que sepas que no he alejado esa forma de llamarte de mí. Si tuviera mi blog, lo que siento sería expuesto
abiertamente ¿quieres eso?

y se trata de lo que quieres y no quieres, lo sé.

se trata de que creas en mí, como crees en Lima.




Aquí tengo tus postales, y entraré a la de París, por las trastiendas antiguas donde los anticuarios se disputaban un libro de Rimbaud.

Jamás perdí el hábito. Ese hábito.

Rain dijo...

Las postales.

Las escaleras del Museo de Arte.

Los libros.

Las marchas.

Los mails.

Este comentario.

Escribiré.


Por esos hábitos Nunca los perdí.

IGGIX dijo...

mmm, q romantico...