16.2.06

Sobre posts largos y cafés-bares

Hubo un tiempo en que me di cuenta que mis posts largos rompían la regla de la blogósfera: "'escribir posts cortos , es la característica de los blogs". O sea lo expedito.
Y me propuse escribir post largos. Me dije: ea, a romper reglas, habráse visto. Y eso no duró mucho, porque estaba imponiéndome otra regla, y me fue agradabilísimo hacer lo que quería: escribir libremente, posts largos o posts breves, o posts ni tan extensos ni tan cortos.
Conozco a blogueadores que son magníficos escribiendo posts largos (estoy recordando a Madrugada y a Bardamu, al vuelo...) Yo, como dije, escribo, como mi estado de ánimo me guíe. Y a veces, mi entusiasmo derriba el cansancio y se deja copar por las ganas de decir tanto, de expresar, compartir: en fin, eso me sucedió con mi post extralarge, el III sobre los films de mi vida. Y no entiendo por qué una debería guardar silencio sobre lo que conoce, por temor a parecer una pretenciosa, a dar la impresión de ser alguien interesado en 'impresionar' a los que se están inciando en la cinefilia, dado el caso.
Fue un recuento y lo disfruté mucho. Aunque estaba cansadita y tal vez debí dividir el post para que no fuera extralarge. Sí, como hay interacción, en el blog puedo escribir sobre lo que siento acerca de lo que he escrito. Lo que no es posible en una publicación en la que ya no puedes corregir nada ni decir qué te pasó cuando escribías ese artículo, porque se trata de publicarlo y eso implica que no hay vuelta atrás. Siempre es la inamovilidad: el artículo queda allí y nada lo alterará. Por otra parte , pienso en los posts largos como catarsis o expresión documentada de algún tema que a uno le interesa, algo que en la blogósfera podrá apasionarle a otros, aunque no sean miles de lectores: siempre habrá conexión con otros seres, otras sensibilidades. Es lo más interesante de los blogs y por eso se genera una adicción: la comunión es global . ¿Hay algo tan atractivo como conversar con alguien del otro lado del océano o con alguien que está en la misma ciudad donde uno vive, sobre lo que se ha escrito?
Sobre adicciones, eso sí hay que cuidarse. Si uno quiere escribir y escribir, simultáneamente pensará en qué saldrá a ver la ciudad, a trabajar, estudiar, abrazar, leer... Sí, soy como cualquiera que escribe su blog, una adicta a la blogósfera. Es decir, que necesito el contacto diario con el cybermundo. Encender la compu, leer blogs, noticias, escribiir. Y luego, salir, ir en bici al mercado, subir al bus, filmar mentalmente la ciudad, y
entrar a un café-bar.
En los 90' tenía mis cafés preferidos donde no tomaba café, sino un té de manzanilla tras otro té.
Recuerdo que tomé un capuccino en un lugar caro, al que iba de vez en cuando, por la delicia de sentarme entre las paredes revestidas de madera y el ambiente elegante y acogedor del lugar. Los mozos eran amables, sobre todo don Mario, el jefe, y yo me iba cuando había mucha gente y las mesas no se abastecían en cantidad. Me iba triste. Siempre el dinero se interpone entre lo que uno quiere hacer y lo que es posble, hacer.
Áh, el capucchino. Me cayó mortal. Pesadísimo. Esa experiencia me alejó del café hasta hace poco que entre lecturas de posts tomé 2 cafés , 2 agradables cafés.
Es tiempo de variar los gustos en lo que alguna vez creí sería definitivo. No tomar nunca más capucchinos, no usar tacones de punta (para una foto, no está demás lucirlos), etc.
Hubo un tiempo en que sino me gustaba el lugar, no entraba a tomar un té. Fue extremo. Ahora entro a lugares que no son precisamente acogedores, mas cuando llevo más dinero, me doy el placer de entrar a algún café agradable y si es con amigos, es la gloria.
Otra experiencia son los bares. Hay cafés bares y bares, sólo bares.
En los bares se disfruta la compañia colectiva, se levanta un poco la voz, se bebe con desmesura, o se bebe poco, uno se embriaga y canta, se mira al que no se había mirado con atención y se descubre que en el ojo izquierdo tiene un brillo que no tiene en el ojo derecho y que algo en su voz cuando habla de Rimbaud, por ejemplo, resulta excitante. En los bares, definitivamente se goza mucho, irreflexivamente, amorososamente, extremadamente.
En los bares, uno se enamora. Enamoramiento fugaz y excelso.
(Estoy viendo esa cabeza llena de rizos y esos gestos, escucho esa voz ...)
Y si uno está triste, puede morirse en un bar y resucitar en un bar.
Ah, sólo que hay que dominar ese placer por la bebida, para no estropear las reuniones de bares. Para que no aparezcan los diablos azules y se cruzen con la alegría y la desinhibición.
Es primordial saber de mezclas etílicas antes de entrar a la celebración de los encuentros en los bares. A menos que haya una atracción por las cantinas malolientes, y sus laberintos .
A mí me gustan los bares llenos de gente, llenos de vida y del aliento de la ciudad. Ese aliento perfumado a pisco peruano, a ímpetu y desparpajo.
Un recuerdo:
Mi chiquitito y yo pasamos de cerca por un céntrico bar de la ciudad, después de la bomba noticiosa sobre los sobornos de Montesinos. Sí, esa noticia, donde se ve un video en el que Montesinos entrega un fajo de billetes a un candidato pro-gubarnamental El presidente de aquel entonces, Alberto Fujimori declaró que ignoraba estas acciones. Bárbaro, en el peor sentido de la palabra. Pretendía insultar la inteligencia de los peruanos con sus aseveraciones . Las tropelías salían a la luz y la gente salió a las calles a celebrar la detención de Montesinos. Al y yo vimos aquel bar, rebosante de gente, mucha juventud, caras de periodistas destacados, vi, en una escena rápida: era una celebración colosal y la disfruté visualmente. Caía detenido el más grande crápula del cual se hayan constatado sus desfalcos y crímenes. Y era un gran motivo para beber jubilosamente.
En el tiempo transcurrido de mi maternidad, no me he embriagado. Ahora que a veces mi niño se va a la casa de su abuelita, propiciaré un día dedicado a la reunión en un bar, o en una travesía por algunos recordados bares de Lima. Sin estridencias, y con alegría, con aquella alegría que sólo se siente en un bar.
Para Arrebatos., con quien alguna vez me gustaría conversar largamente en un café-bar.
Foto: Bar de París. Escogí esta foto, por la intensidad de esa fachada amarilla y por el detalle de la bicicleta allí estacionada

27 comentarios:

Raúl dijo...

Es curioso lo de los cafe-bar: recuerdo una epoca en lo que yo iba durante toda la semana a uno y no tomaba ni un cafe -el cafe no me gusta- y sin embargo ella se enamoro.

Rain dijo...

:) Raúl, qué maravilla recordar esp...

noemi dijo...

Creo que lo único que puede pasar con un post largo (y de hehco estoy segura de que pasa muchísimo) es que la gente lee cuatro renglones , los que sea, y se vá. Nada mas vé cuánto tiempo pasa la gente en tu página (sale en las estadísticas), el 70 porciento no mas de unos segundos.
Creo que un post muy largo atrapa por supuesto algunos lectores, pero solo a los muy interesados en el tema, o en tí, tu personaje blogueril.
Besitos largos :)
PD Posiblemente no importe mucho, no? no todos los posts tienen que ser populares.

Rain dijo...

¡Me he olvidado de mi contador!, ni lo veo. Voy a fijarme.

Si unos pocos, leen los posts largos, para mí esa es la gente exquisita, sin duda.

Te concentraste en los posts largos y lo de saber cuánto tiempo leen, los que entran al puerto,no lo especifica el contador. Claro, hay una deduccción...
.
.
.
.
.
.
.
.

¿Y sobre los bares? ¿sobre los cafés?

Hay tanto... :)
Abracito.

Nicho dijo...

Celebremos con entusiasmo la existencia de los bares.

IGGIX dijo...

simplemente extraordinario!!!-aunque sea una de las razones q te alejan de las personas-pero en serio, q chevere post; sera pq tambien soy fanatico de los cafes y de los bares, de estos ultimos no tanto en esta epoca. pero si q he recorrido bares, y q bares;desde los mas bravos del callao, la victoria, rimac, barrios altos, surquillo,hasta de los otros menos riesgosos,asi conoci y reencontre el centro de lima y hoy casi olvide sus calles y lugares; siempre pienso en dar una vuelta, pero cuando pienso en mis conciudadanos desorientados por sus calles surrealistas, desisto. en cuanto a cafes, cometi una traicion imperdonable. yo asistia desde niño con mi padre al haiti de miraflores y, desde hace algun tiempo lo abandone, voy ahora muy poco. los de lima eran entrañables, colmados de historias y fantasmas.cuantos alucines posados en sus mesas de marmol, cuantos secretos guardaran la madera de sus sillas curvadas y de tenue patina.
es un bonito tema, lleno de posibilides de conocimiento vital e intimo del otro

IGGIX dijo...

pd: sobre la foto del bar, me gusta la composicion, pero el nombre me aterra por asociacion fonetica, no por q sepa frances...soupes=sopas???, agg, disculpa pero me parezco a mafalda

Carlos el hormigo dijo...

A mí me gustan los posts cortos. Suelo escribirlos también cortos, y si tengo mucho que contar reservo para otro.
Ah, me parece una gran idea esa de emborracharte, sobre todo si hace tiempo que no lo haces ;-)

IGGIX dijo...

sobre la extesion de un post, te copio lo q lei en un libro sobre tao, dice: actuar solo para cortar las demasias...por esto el santo se cuida solo de cortar demasias, de quitar lo prodigo, de podar lo exuberante

IGGIX dijo...

ergo, eres una santa-diabla

IGGIX dijo...

segun el tao...

ya me voy, q estoy pesao

El Enigma dijo...

Las reglas son para romperlas, asi que solamente hay que escribir lo que uno quiere y sabe, es necesario decir...

Y sobre posts largos... bueno, mejor ni hablamos jejejeje.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Pajara Pinta dijo...

a mi me gusta el te verde... pero cuando salgo a un cafe... me gustan los capuccinos, sobre todo en esos cafes donde te dan unas tazas enoooormes que no caben en tu mano....

Me gustan los cafes al aire libre... el viento, una musiquita campechana a la distancia, quizas un organillero... y una plaza... una fuente...

aaaaaaaay se me antojo !!!!!

Vir& se me antojo un cafecito... nos lo echamos??? y por lo de los posts largos.... creo que si son interesantes te atrapan desde un principio... sean cortos o largos, claro interesantes en cuanto a lo que le parece interesante al lector... ya sabes de tu arte a mi arte... peeeeeero yo en lo personal hay veces que empiezo a leer algo que no me atrapa y cierro el blog... me voy a otro... y asi sucecivamente....

entonces que mujercita... un cafecito??? o un te de limon??? para sonreir.... en el limonero dime porque sonries tu??? ru ru...

Rain dijo...

Caramba pájara pinta, nos tomamos un té de limón :) :)

Sonrío porque una pajarita hace rurururu...





***



Iggix, si, habría que hablar de bares y bares... :)

tú por lo visto eres un conocedor y un degustador :)

así que mientras tomo le té de limón sigo pensando en bares...

IGGIX dijo...

bueno eso era cuando el higado permitia gazolina y petroleo, hoy solo tomo, mayormente, vino tinto

IGGIX dijo...

y cafe expreso

Rain dijo...

Ah, Iggix, ésta es una conversación que ahora explora el gusto por el vino, el bendito vino. Aleluya.

:) suena bien.

Ce dijo...

Tengo una opinión semejante a la que escribieron más arriba, no importa la extensión, y no estoy de acuerdo con mi querida Noemí, hay post cortos que abandonas en la primera línea y largos que te chutas sin problema, algunos tuyos, como el del cine, excelentes.

En relación a los bares, tocaste una fibra sensible, pero personalmente prefería y prefiero las cantinas, esas viejas cantinas ruidosas, con baños diminutos tapizados de letreros.

Y aserrín en el piso.

Y una vieja sinfonola tostonera.

Recuerdo la época de la Uni, con amigos hablando de libros y borrachos acercándose a escuchar la plática, buenos tiempos aquellos.

Rain dijo...

CE, ¿Y por qué no?

Recuerdo un bar en el centro de Lima, en el que había una rocola y sonaban los Saicos, que sé te van a encantar. Los voy a poner en puerto asterix radio.

'Demoler, demoler la estación del tren...'

y '...estroy tratando que vuelvas a mí...'

Orlando, un amigo queridísmo recolectó discos pequeños para ponerlos en la rocola y era sensacional...



:) las rocolas son lo máximo en bares pequeños. Ahora hay unas con cd' con canciones horrendas como las de Madonna y otras...

:)

Ce dijo...

Querida Vir, pues no te tardes tanto con Los Saicos, porque estoy escuchando unos de esos cd que dices, de mi pequeño Sian, con Global Dj-The sound of San Francisco y no respondo por mi.

En unos momentos las letras pueden empezar a parecer borrosas.

Veo luces brillantes y vestidos fosforecentes.

Es para no dormir.

Ya empezó What a Feeling, la recuerdas en Flashdance, pero con versión electrónica.

Lo siento voy a continuar.

Un beso.

Anónimo dijo...

Y EL BAR DEL TIO CIRO EN EL CENTRO DE LIMA?.

TIENE UNA ROKOLA DE 45'S A 50 CENTIMOS EL DISCO.PERO REPLETO DE HUAYNOS, CUMBIAS DE LOS 80'S Y BOLEROS CEBOLLEROS.

SU BAÑO ES DEL INFIERNO Y LA CHELA ESTA A CUATRO SOLES.

EN FIN

NO LE PIDO MUCHO A LA VIDA

vamos?

Rain dijo...

Ce, las canciones de los Saicos, laspongo en estos días, que ni creas que es muy simple ponerlas...


:) y entretanto...ah, no ubico al flashsdance...

Abracillo.










***


Á. :) será para verla...y no tocarla.

Vamos.

Rain dijo...

Ah, lo del baño... ya no sé.

chocoadicta dijo...

Yo tampoco encuentro donde está en problema en hacer un post largo incluyendo toda una serie de películas que te gustan...
Bueno cambiando de tercio, adoro el café. El café sólo sin azúcar. Me encantan los bares, las cafeterías y las teterías repletas de gente... me gusta ese ambiente :)
Beso!

pinklady dijo...

a mi me encantan tus post, sean cortos o largos, porque se nota que los escribes con el corazón, dejando la mente libre y que teclee todo lo que se le ocurre, sin que pase por la criba del raciocinio o de lo que es más correcto. En cuanto al post de las pelis, me parece sublime, una pequeña guía fílmica para quienes se quieran adentrar en el mundo y un buen recordatorio y arrancador de sonrisas para los que disfrutaron buenos momentos con esas pelis.
Me alegro que en el blog seas tan natural, tan tú. Eso es lo mejor del ciber mundo que deja escapar a las personas tal y como son.
un besazo relleno de chile (no picoso)
mua
;-)
pd: a mi tb me encantan los tes, de todos los sabores del mundo!

LeeTamargo dijo...

...Expresarse no requiere de normas ni obstáculos. La rutina diaria nos impone su frontera de tiempo, todo es largo o corto según para qué. Pero si algo te gusta te inventas el tiempo. Escribe, exprésate, sin cortapisas... SALUDANDO:
LeeTamargo.-

arrebatos dijo...

Vaya... parece que llegué tarde a la cita.
Suelo -o solía- ir muy a menudo a los cafés de mi ciudad, pero no a conversar pues frecuentemente iba solo. Me sentaba en una mesa cerca de un gran ventanal para poder observar tanto la calle como el interior del café. El ir y venir de la gente, las conversaciones fragmentadas entre ruido de platillos y cafeteras y vapor saliendo a presión. Iba solo porque era ahí donde escribía; en mi libreta, sobre una mesa de mármol blanco con patas de hierro, junto a la taza de café con leche. Muchos de mis primeros arrebatos, más algún relato estructurado, nacieron allí.
Las conversaciones las reservo para los bares, ante una cerveza fría, o un vino. Y si la banda sonora es de blues, se produce la magia del momento perfecto. No soy un gran conversador, mi elocuencia vive en las yemas de los dedos. Pese a ello, la elocuencia se traslada al habla cuando las cervezas acompañan el momento. Y si la conversación versa sobre música y libros suele ser difícil hacerme callar. Salto de uno al otro, los enlazo, paso de este libro a esa película cuyo guión escribió el mismo autor, para saltar a la banda sonora de un músico en cuyo mejor disco estaba acompañado de tal saxofonista, que a su vez participó en ese otro que fue banda sonora de la película basada en la novela de ese otro escritor… Y así sí, así Vir& sí que podríamos estar charlando horas y horas.
Gracias por invitarme a compartir mesa y tertúlia. Buscaré entre mis papeles para colgar en mi blog algún relato de esa época en que frecuenté los cafés.