25.2.06

Bondad, maldad y campanas.

He visto tantas veces cómo canta Syd Vicious ' My way', y he visto en sus gestos, algo que no dicen en su biografía: ese ímpetu por ir más allá de la espectacularidad. Cuando Syd movía rítmicamente us piernas había una soberanía auténtica. Si acaso había ensayado mucho, poco o casi nada, eso no define cúan intensa era su soberanía cuando cantaba, bailaba y al final disparaba sobre el público y lanzaba la pistola con ese gesto que tengo prendido en mi retina memoria. El chico de Los Sex Pistols era la juventud en esencia, furibundamente descontrolada con su confusa visión acerca de la libertad. Y es que la libertad es ya un tópico enfocado desde diversas perspectivas y se ha convertido en una etérea imagen, algo anhelado, soñado y defecado.
La pistola que Syd lanzaba no era real, las balas que había tirado tampoco. Lo que era real era su rabia, su disconformismo, difusamente expresado, y toda esa carga simbólica de su rebeldía en cada gesto de su cara, cada movimiento de su cuerpo.
Syd se habría de cortar el torso, habría de romper una botella a la gente, se metería en drogas, moriría en circunstancias extrañas. Syd se iría para siempre y los Sex Pistols lo sentirían profundamente, porque la cara de la juventud era Syd, decadente por soledad enfermiza, el muchacho grácil de los tiempos desencantados no cantaría más 'My way' .
La bondad, me he preguntado por qué la bondad a secas es tan opaca. Me he preguntado por qué suele ser aburrida si estás demasiado tiempo con alguien bondadoso que no conoce siquiera algo de Nietzsche o de las historietas de Oesterlheld, algo de literatura, algo sobre qué hablar apasionadamente. Venga César Vallejo, leamos su poesía, su suprema poesía. Vayamos al cine y veamos una película que nos inquiete, algo, por favor, algo que no sea solo tu bondad, tu corazón generoso. Oh, eso es bastante, lo sé. Más no basta.
Maldoror y la muerte.
Lautreámont en su juventud sombría y radicalmente insatisfecha en una sociedad impositiva donde la religión era el soporte ideológico por sobretodo pensamiento. Ah, no Isadore Ducasse o el Conde de Lautreámont no se consideraba destinado a las meditaciones bucólicas o puramente amorosas. Talentoso, urdiendo su genialidad escribiría 'Los cantos de Maldoror', donde la crueldad no tendría límites. La hermosura del crimen, en un estallido verbal espeluznante, grandioso.
Recuerdo que Róger me dijo que antes de leer este libro, es necesario prepararse en vigilia y calma. Para que el espíritu no se enferme y la mirada no se vuelva horizonte quemado.
Te escribiré nuevamente Róger...
Escribiendo es posible ser cruel y bondadoso, derramar sangre y vengarla, amar a alguien que no existe, o desamar a alguien que existe. Nada de proclamas vulgares, es pura ficción en una novela, en un poema o un relato: la creación libre de normas morales. Y la búsqueda de la belleza y el fulgor de quien escribe es personal, rotudamente personal y por eso auténtica expresión de lo que no es conmensurable ni intercambiable.
Glorioso Lautreámont, voy otra vez a tu encuentro.
****
Diferentes enfoques hay sobre lo que debe ser un blog y más sobre qué hacer con los comentarios.
Cierto: quien administra su blog hace lo que considera mejor con su espacio.
Algunos piensan que si se da el pase libre a los anónimos, que muchas vecss son gente que pasa el tiempo atacando por atacar, como forma de divertirse, u otros beligerantes en sus extremos ataques tras los cuales están sus sentimientos de frustración y más, se 'enloda' el interior del blog, Se desnaturaliza su esencia que es la de comunicar y no de desviarse a turbulencias verbales, muchas veces anodinas .
Claro, es la idea convencional acerca de la sacrosanta creación. Es creer que te deben respetar porque escribes sin más proyección que la de comunicarte, como si el cybermundo fuera ese lugar ideal e infranqueable donde haciendo un click de manera maniática estás a salvo de los anónimos, donde activando el 'moderador' de comentarios, se revisará y aprobará lo que va y se descartará lo que no va.
Templo blog. Mundo cerrado.
Comprendo que quienes sean profesores de literatura o reconocidos escritores cierren la ventana de comentarios, por cuestiones pragmáticas (aunque en realidad tampoco lo entiendo totalmente) y así salvaguarden su tiempo, ya que se dedican íntegramente a la creación literaria(gran dicha) y tal vez necesiten eludir toda alteración en ese mundo hermético, entregado a la imaginación. Y es que entre el blogueador y el que publica vía papel, hay sin duda diferencias marcadas, aunque no abismales. porque el blogueador puede estar en dos frentes si lo desea: en su blog y en el mundo 'real' (léase mundo rutinario).
En este caso, en este puerto, lo gratificante es que a la creación, se añade la interacción. Ciertamente aparecen voces simplificadoras, reduccionistas y vulgares, más creo que son parte de lo que genera la creación en su nota, si bien, las irrelevantes, no por eso son las que debieran acallarse. Es como si siempre el blogueador temeroso se volviera un dictador en una casa que le han dado en el cybermundo a cambio de su creación posteadora en el campo que prefiera.
SSShhh, sólo se publicará lo que el dueño del blog apruebe. Mini inquisición , el jurado es una sola persona, el autor del blog.
Qué antielegante.
****
La mujer se saca la cabeza y cuenta sus deseos: mañana será otro día.
Seria, siempre seria y apegada a sus creencias inamovibles, ensaya discursos de arte donde ella sea la protagonista central . Que nadie diga que es seria, que todos digan que es perspicaz.
Se pondrá la cabeza nuevamente y sonreirá graciosamente.


Campanas: suenan a lo lejos y me recuerdan la sonrisa de Truman Capote.

Muchacho, bello y radicalmente exhibicionista.

Hombre engordando con su encanto entre el presidio, entrevistando a unos jóvenes asesinos.

Celebridad: su meta. Truman más allá del bien y el mal.

Cabezas colgantesde los muchachos. Y Truman jamás reirá como antes.

Drogas y alcohol. Sexo y tristeza. Truman, el gran Truman se iría del mundo en medio de

una extrema soledad: hermoso Truman, lejos, lejos.


Amo esa manera de ser libre: lejos de los conservadurismos, de conformismos y gazmoñerías.

En la nebulosa de las imágenes entrañables, te evoco Truman.

En esta foto, te veías frágil, tan frágil....



***

Cada vez que escucho ' Nice dreams' de ' Radiohead' veo cielos, torres, rostros amados, ecos de la risa de Al, alguna escena de cine, por ejemplo a la chica que ama el Hombre bicentenario, diciéndole que no siempre tiene por qué ser tan controlado, o sea como esos seres que propugnan los teóricos de 'la inteligencia emocional', controlados cien por ciento, 'dueños de sí mismos'. Traaaaam.

Y veo helados de colores, en esta mesa de madera, alienados por la cantidad de frutillas y pecanas. Con una canción es posible ser feliz si cierras los ojos y alteras el tiempo, con algo de melancolía en el intento.

El sonido de las campanas se aleja y viene la gran hilera de nubes, y esa torre, erigida tan hermosamente me trae algo de tu voz pausada, esas palabras tuyas, inquietantes y pertinaces en la noche de Lima.




Esplendente tu sonido oculto. Y me pregunto por qué el tiempo es a veces tan feroz, por qué nos acerca cuando el amor es una garra herida.

Ilustración, arriba: Maggie Taylor.

Foto: Truman Capote, por Irwing Penn.

Foto: Kindong por Kravlovski.

9 comentarios:

Nicho dijo...

Hay que combinar lo mejor que se pueda la rosa y el látigo. Con uno mismo, sobre todo.
Sadomasoquismo literario, es decir, vital o existencial. O sea.

Saludos, Vir.

Piensa que esos comentarios anónimos son como las pesadillas turbias de algunas noches. Al final suelen ser más útiles que los sueños blancos. Aunque éstos siempre vienen bien, claro.

Lobito dijo...

Voy a preparar hamburguesas para la prole.

14 en pan blando y con mayonesa de toque de limón.

Grasa y sartenes: ahí vamos.

Esta vez les pondré VIRBURGER...

Siempre tienen un nombre especial

Rain dijo...

Julio, sí, porque si me la pasara sintiéndome muy bien, algo extraño a mi manera de ser sucedería y respecto a los anónimos, ea, en lo que nado pensando es en otra área de mi vida....

Es un feeling aparte...

:) salute querido Nicho.







****





Lobo:
Ah, quedé sazonada y frita :) :)

tienes un modo especial de recordarme...


Salutes.

charruita dijo...

humm...que post!
Me desarma.
Quisiera escribir así como vos y sobre el conde de maldoror pero soy pésima en ortografía, no sé de literatura y menos de disciplina artística.
Gracias por leer mi blog, que es una hormiga frente a un elefante.

Rain dijo...

¡Charruita!, quisiera tener disciplina artística y de hecho sé que a veces no soy clara. Por ejemplo no pretendo despreciar la bondad, sólo que he expresado que no basta. Tal vez lo que en otro post diré (sí, lo haré...) será que si no hay bondad todo es vano.

Creo que jamás de los jamases eres una hormiga ni yo un elefante. Mi ego se alegra si me dicen algo grato acerca de lo quie escribo mas suelo sacudirme de la autoconmplacencia, que no creas, sería un camino fácil...

Y sobre Maldoror, te digo que ante su lectura, mis minutos parecen comprimidos días ... no sé, es terrible.

Abracito Charruita.

LeeTamargo dijo...

...La bondad no es una palabra que existe sólo en el diccionario -valga el ejemplo para cualquier otra que nos importe-. Uno ha de descender a los abismos para darle su sentido. Algunos deciden no regresar como Syd, allá cada cual. Encontrar el valor de tu propia bondad esa es la que vale...
SALUDOS, VIR&: LeeTamargo.-

Rain dijo...

¡Lee!, es eso: descender a los abismos...

Lee, sabes lo que es existir en medio de lo complejo y lo sencillo.


Gracias, nos vemos.

Rain dijo...

Ah, Lee, un punto: por lo que he indagado, es inexacto afirmar que Syd se haya matado intencionalmente...

En fin, el intenso y desbocado Syd tenía tanto para dar...

angel dijo...

No da tregua, y que bueno que así sea, esta caída libre de temas y de imágenes dentro de la plasticidad que tu prosa recoge al vuelo calculado.


Saludos....