13.12.05

Punto, paso y bailo


Muchos desconocen que en Ajedrez, el deporte Rey, somos potencialmente una fuerza impresionante. Si el coraje y la constancia están relegados por algún huequito existencial, adiós fuerza victoriosa. Porque en Ajedrez, a nivel de Torneos Internacionales, es ganar o perder. Y éstas son las contiendas que me apasionan: allí ningún planteamiento demócrata convence. Se vence o se pierde.
Si las fuerzas del ser humano se concentraran en este tipo de contiendas, las deportivas, este planeta sería tan distinto. El Ajedrez es la suma expresión de la confrontación de potencias mentales entre dos adversarios que después de la partida, pueden verse otra vez y conversar, quizás con algo de tirantez que después pasa, más cuando han sido niños educados lúdicamente, para no consumirse en rencillas de ninguna clase. Ah, digo que sería otro el mundo. Tan lúdico y comunitario, donde las individualidades se potenciarían en sus escogidas vocaciones.

En otra vida, en este mundo, esta señora sería una cineasta/música.


En esta tónica, la peruana Luciana Morales, una de nuestras ajedrecistas más destacadas, se lleva las palmas de platino al haberse batido internacionalmente con denuedo y conocimiento, por lo que es actualmente considerada una de las mejores ajedrecistas a nivel continental, como pueden leer aquí. Bravísimo querida Luciana.
Punto, paso y bailo.

...

"Es un águila", dice Alvar sujetando en sus manitos, un aguila robótica amarilla y plateada que hoy le dieron en el colegio, como regalo de Navidad. Eso y dulces, galletitas, y la cara de un Papa Noel bastante abrigadito en un país en el que estamos en las puertas del verano.
La navidad. La de los niños, con esa me quedo, le contaba a Nacho, el soñador.
Sí, la de los Nacimientos hechos con piedra de Huamanga o con piedra de sillar y animalitos de nuestras regiones. Por allí la vicuñita al lado de las ovejas y los campesinos con sus bolsos de colores llenos de obsequios para el bebé Jesús y esa estrella refulgente en la punta del Nacimiento. Y ningún demonio asomará con sus cuernos y su risa esperpéntica.

El pato parpa y la paloma arrulla, los ángeles se ponen jeans cómodos, la ciudad se torna fastidiosa con tanta lucecita de focos navideños. Y desde mi silla tallada -la que más me gusta- otra vez pienso en ti.

Entonces escribo el punto final de este post, paso y bailo.

Foto: Nacimiento navideño, hecho con piedra sillar en Arequipa-Perú.

9 comentarios:

El Enigma dijo...

Ahhhh tanto se parece la vida al ajedrez...

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Rain dijo...

Aunque a contiendas, la vida le voltea la cara...

Eleafar Cananita dijo...

el pato parpa? el pato parpa... vaya se siente rico aprender cosas nuevas :p

Rain dijo...

Suena gracioso'parpa' ...

la teoría 'parpa' sería la de los cuacs por distensión, metafóricamente hablando, sería la teoría de los improntus que son como el parpar, sí...

algo complejo.

algo simple.

...

creo que a veces todo es como parpar...


en fin, nada.

Rain dijo...

Ah alguna vez,por jugar, provoca no decir en realidad, nada.

:)

Scavenger Bride dijo...

yo tengo uno de esos nacimientos!
:)

Rain dijo...

Me dirás luego cuál,
en casa tenemos uno chiquitro de piedra de Huamnaga.

:)

apenas llego... te estoy contestando...

Scavenger Bride dijo...

mira:
http://www.flickr.com/photos/suedehead/74118244/

Rain dijo...

:) Vi y comenté. Eh, cuando sueñe, ojalá vea tu Nacimiento ... ¿qué puede pasar en un sueño donde el bebé Jesús se mueve al son de un villancico rockero'