9.12.05

Ese mar, lo sagrado y los deseos.


Una sola fotografía: Al sonriente con Scrap en su mano derecha y yo haciendo flash. Al fondo el mar brillando azuldorado y luego todo era sencillo con los pies mojados y la arena en charquitos de agua.
Y la tarde en la playa cuando el verano no ha estallado es uno de esos placeres tan elementales como una sinfonía que se oye pausadamente y se camina con agua marina y ningún grito de dolor aparece, nada turbio si acaso estás con un niño, si acaso ese niño es tu hijo y el viento se aligera, se pone frío y es mejor, porque pasa como ráfaga que algo dice, algo que se oye y se quiere oír otra vez.

Y la metafísica de los sentimientos se rebela y se revela. La gente jamás busca el sufrimiento, lo rehuye, lo teoriza, lo torna en vacío, en origen, o lejos de cualquier complicación, lo odia y con pavor le tira manotazos y huye.

Salto sobre el tiempo y escapo de tu rostro
qué cobardía o qué autodefensa, ya que estoy lejos de las palabras en collage

pensamientos en bloques para armar
y luego el mar, este mar, que nadie conoc
e

...

Subimos, volvimos, caminando por el mirador y aquel pasaje. Antes de cruzar y llegar al Parque Principal de Barranco, vimos grandes peroles y ollas de barro, parrilleras y señoras sonrientes con mandiles y gorros blancos. Esas fuentes de comida criolla, con ají de gallina, arroz con pollo, cabrito con frejoles, comida selvática servida con esas carnes rojas frescamente saladas eran provocadoras. Cada plato, inmenso, haciendo abrir los ojos por el asombro y el deseo. Al final sólo cominos picarones, y supimos que otro día comeremos esa carne extendida con el arroz al costado y ese picante ají como verde sabroso acompañando el potaje. Algo excitante.

En minutos, estuvimos en Magdalena. Al llegar a la puerta de la Casona de Yuyackani, Al jugaba con la perra mansita que acompañaba al vigilante. Y entramos, pasando por el jardín, y en la cafetería Alvar comió un pay de manzana, yo comí una empanadita caliente y tomé una infusión de anís. Estábamos sin rollo de fotos, y eso nos molestaba, mas pasó. Volveremos al Teatro con la cámara y listo.

Jorge estaba en la Sala donde sería el montaje y mientras que Al jugaba con sus robots y Scrap, me puse a mirar los afiches que cubren las paredes de la cafetería: muchos producidos aquí y otros traídos de sus viajes a otros países, como aquel de Nueva York, en el que se ve un rascacielo en medio de la neblina, etérea, como si fuera una gasa gigantesca y translúcida entre el rascacielo y la ciudad extraña en invierno.

Cuando atravesamos la puerta, vimos sentada a la protagonista de 'Canto rodado', en concentrada quietud. En la oscuridad Al guardaba silencio y se escucharon las palabras del personaje Jorge Luis. El montaje está ambientado en los años 50 del siglo XX, en Cerro de Pasco, basado en la novela de Felipe de Lucio Pezet, 'Cinco días en la vida de Lucrecia Parker'. Los diálogos iban armando toda la trama dotándole de una belleza total. Se sentía en el aire, lo sagrado como encuentro, comunión, o transfiguración. Es que eso es el Teatro: el fluir de lo sagrado en su cauce natural, cuando los actores están tan cercanos y se muestran en su fuerza, debilidad o desconcierto, en los matices de sus personalidades que los espectadores captamos y compartimos. El ecrán está en el cine, en el Teatro, sea un montaje irreverente o no, lo sagrado está vivo y discurre en la sala, entre los actores y nosotros, los espectadores, los utileros, el director y el escenógrafo.

Hay una comunidad unida transitoriamente por lo sagrado.

...

'ÓPALO' cumpliendo 7 años de existencia: allí esta mi amigo querido, el que se quedó en el Perú, el que estudia música y con el paso del tiempo, se ha dejado crecer unos bigotes, mas esa sonrisa de niño, se dibuja en su rostro, intacta, como cuando recorríamos la ciudad sin miedo, siempre sin miedo.

...

El personaje Jorge Luis decía:
"Las piedras son como los seres humanos, guardan milenarios secretos". Y el canto rodado, piedra de siglos, partida en dos era la demostración.

Alguna revelación, siempre viene con lo sagrado, pensé.

..

Al dormía en el bus, después del susto. Creyó que había perdido sus robots y se tranquilizó al ver que estaban en la mochila. En su pequeño bolso guardó los robots y con Scrap en sus manos, dormitó. Entretanto yo sumida, en un poliritmo mental, pensaba en alguien, y me preguntaba, por qué, por qué venían los pensamientos, por qué no hay control sobre ellos, o es que debo convertirme en una deconstrucción de mí misma, porque lo de reinventarse, suena excelente, mas no creo que sea viable. No soy un objeto, ni un dibujo o un sueño, soy una mujer de carne y hueso, y si me deconstruyo, es posible que algo interesante surja, sólo que antes de hacerlo tendría que prepararme para ser algo fría, admirable ( aunque pensándolo bien, eso de ser admirable, ¿qué es?), ligera, llena de humor. Yo soy algo triste aunque ame a Jesus and Mary Chain. Y ahora no me basta saltar sobre el tiempo, algo más he de hacer.

Deconstrucción: esa es la voz.

A lo lejos veo mi vida como un carrete de película que se desenrolla y al final quedan mis ojos rodando por el piso, entonces respiro hondo, y salgo a reunirme con otras mujeres que luchan por su vidas y por sus hijos, esa heroínas anónimas sin glamour.


Foto: Anabelí Pajuelo y Angelo Sandoval en 'Canto rodado'.

17 comentarios:

Margarida V dijo...

pase por aqui para desearte un buen fin de semana y decirte que pases por mi blog y intentes adivinar el jazz que ando escuchando. :)

Rain dijo...

Hola, grax por tu invitación. Ya fui a esccuhar la canción ...

Salutes.
Mujer, estoy en la luna :)

...

IGGIX dijo...

Es impresionante!

IGGIX dijo...

si alguna vez te hubiera conocido, creo q me habria enamorado de ti...si, realmente...jajaja

Anónimo dijo...

NO ENTIENDO MUCHO CUANDO DICES QUE ERES ALGO TRISTE AUNQUE AMES A J&MCH.

TE PARECE ALGRE ESA BANDA O ES UN PARALELO QUE CAMINA CON TU PENA.

AH...VAINAS, NO HAGAS CASO OTRO DIA MEJOR PARLAMOS DE ESTO Y MAS

SALUDOS

A.

Rain dijo...

Iggix,

esos amores son como canciones...
amores imaginarios...

Salutes :)


...








A,
sí, yo encuentro cierta alegría muy, muy profunda en JAMCH, lo que no me hace ver a esta banda como 'alegre' de una manera convencional. Es más, tienes razón, conversaremos sobre eso, porque en realidad no me creo triste de una forma totalizadora...

:) Y no olvides por favor, enviarme algo tuyo para ponerlo aquí...

El Enigma dijo...

Increible... desconocemos lo que hay a la vuelta de la esquina.

Saludos

El Enigma
Nox atra cava circumvolat umbra

Lobito dijo...

Esquinamos lo que volteamos a la desconocida que hay.

(Je, sorry Enigma... era una broma. Me provocó)

Entiendo a IGGIX.

Entiendo al mundo ¿QUIEN ME ENTIENDE A MIIII?

Lobito dijo...

Todavía te apareces en los Viernes Literarios?

Todavía HAY Viernes literarios?

Rain dijo...

Enigma hola, yo creo que volteando cada esquina, uno puede hallar qué sé yo, algo anodino, como algo asombroso, algo simple, algo cotidiano, algo...


Qui´+en sabe si más rade volteando la esquina de tu casa, encuentras a tu musa, laq ue en toda tu vida, no hallaste.

:)

...





Lobito, ¿Viernes literarios?
:)
lo que sucede es que por mis horarios, no sé a dónde iré mañana u hoy, aunque a veces sí...

No, no voy a Viernes literarios...
Pasé por 'El Averno'... :)

A ti te entiende tu hijita, con sus pocos añitos, y tambipen te desentiende por eso mismo. Aunque cuando entiende es lo mejor :)
¿un poco enredado?
ay

:)

digler dijo...

playa, teatro, un bus y al... con al creciendo junto a tí, creo que no hay motivo para hacer durar la tristeza, dale un momento, pero que no se apodere de todo tu tiempo.

pd: me olvide de los robots y scrap

Rain dijo...

Mi querido Digler, me has dicho algo sabio: darle un momento a la tristeza....

Grax Digler, me has dado una magnífica pista. Abracillo :)

Salgo en la bici... :)

Vladimir Terán dijo...

¡Anticuchos! Ese lugar en Barranco,de noche, y unos anticuchos, protegiéndolos de la llovizna para que lleguen calientitos a una codiciada mesa para dos. De fondo: un guitacordeonista, con su hija (al lado de un policía cómplice)interpretando El Último Beso de Los Doltons. Y después...después...

Rain dijo...

Ah, ¿tú has entrado a una de esas casas que están el pasaje? Allí preparan anticuchos, sí, sé, aunque no he entrado.

De hecho, lo pasaste bien, e incluso recuerdas a un acordeonista con su niña, y al policía... qué escena....

:) Salutes.

Mefistofeles, Cazador de almas dijo...

Muy lindo el texto y sobre todo muy sentido. Estuve ahi mismo y hemos pasado uno al lado del otro sin sabernos vecinos bloggers. Canto Rodado, así como las otras tres obras de Opalo, forman una parte muy importante de mi vida y que alguien sepa darles el justo valor, me llena de alegría. Muchas gracias por el comentario, así como a nivel personal y desde lo más profundo de mi te doy las gracias por tu comentario a respecto del post sobre mi papá. Eres muy especial y eso lo valoro muchisimo.

Roberto Miguel
Mefisto

Rain dijo...

Roberto Miguel, me comunicaré contigo con fluidez, ahora que tengo tu lik en el puerto.
Te escucho y agradezco esa emoción tuya, que me recueda a mis amigos actores, a todo lo hermoso que he aprendido de ellos.

Grax otra vez :)

Anónimo dijo...

Ya pasaron dos meses mas o menos de publicar este texto...Soy Francisco - Paco - Echeandía... tus palabras me traen muchos recuerdos... Gracias