20.11.05

Revuelta escritural

Segunda versión de 'Perpetuo mobile'.


'Veamos', dijo Annetta, brincando de puntillas y estirándose el cabello. Allí estaba él, su amante, extendido como un principe desnudo. Tocó su tibio ombligo y dejó una gota de saliva en él. Luego besó aquel lunar en el riñón izquierdo y se quedó mirándolo.

'Mi belleza renacentista' musitó. La Luna entraba por la ventana plateando la mesa y los vasos vacíos de ese vino que su padre trajo de Marruecos, en uno de sus itinerarios pintorecos.

El muchacho abrió los ojos, saltó del rojo sofá, sacudió su falo y sonrió. Espigado, con los ojos castañoclaros, Izahir era transparente como sus ojos.
Transparente y extraño, diría alguien que le viera y que no fuera Annetta.

En posición loto, sentado y con una permanente sonrisa se rascó una oreja. Se erizó como animal asustado. Recordó lo que debía hacer, cuál era la misión de su vida, el sentido de su existencia, la tremebunda nada destruyéndose por sus creencias. Y comenzó a jadear, le invadió una inmensa tristeza. Aún sentía el gozo de la copulación en el vientre.

- ¿Qué te sucede? preguntó ella acariciándole los cabellos. Aquella sala, era un templo o el lugar donde noches y noches develaban crípticos textos con música electrónica de fondo, serenamente, sin prisas. Allí, Annetta conoció la inocente impudicia.

Y ahora sonaba algo puro...

Él levantó un poco la voz.

- Putamadre, soy asmático y no te lo había dicho. Annetta, no te inquietes.
Y al mirarla , una bruma de deseo mezclado con pena salía de esa transparencia que era él, descarriado libanés, hijo de la pródiga Libia, del tiempo de la sangre.

La chica dio la vuelta alrededor de Izahir, con la falda larga de gasa azul flameando por el viento tibio que se unía a luz plateada, al color de las serigrafías al estilo de Warhol que cubrían las paredes. Si parecía que levitaba y que podría salir volando por la ventana para traer alguna mágica medicina para Izahir.

Él bajó la mirada y fue a la cocina.

La mesa larga de caoba estaba llena de papeles con trazos de hermosa caligrafía. Era la letra de Izahir, eran los poemas crípticos o la soledad de su deambular en esos años, lejos de Libia. Ella la contempló y se burló de sí misma, de sus dudas puñeteras, de esa loca inmanencia de mujer libre.

Los celos son la estupidez de los enamorados.


Annetta sentada en el rojo sofá, se aplicó unas gotas de perfume en la nuca, la nuca que él amaba besar, y sonrió. Pensó: 'Esta perfección no me atemoriza'.

El ritmo puro sonaba.


Ella, apenas tuvo tiempo para voltear y ver cómo Izahir lanzaba el cuchillo sobre su pecho a grandes tajos, apenas pudo darse cuenta cómo su mirada era niebla, mas en un segundo vio la ferocidad del chico, las lágrimas, el rojo líquido en su cara cayendo al sofa, aquel donde la nada desaparecía sin pausas.

El perpetuo movile de Boom seguía sonando mientras ella moría.




...


Ya no siento frío. Suena el soundtrack de 'Las horas' y a lo lejos, se oyen ladridos. Dicen que los perros viven intensamente. Lo escuché en Animal Planet.
Los perros. Y yo aquí, pensando en aquel perro aullando en esa calle solitaria.

Aullidos, como los de un chico triste. Aullidos como los de Ginsberg, afiebrado escribiendo sin nada en el estómago.

Y pienso en esos hombres, mujeres y niños que comen en una esquina, cerca del Palacio de Gobierno, raciones pequeñas de comida, en las veredas, a la intemperie, solos, siempre solos. Y evoco sus risas, sus bromas, sus lisuras.
Despedidos de oficinas rancias, fábricas quebradas, ancianos jubilados, chiquitos flaquísimos. Todos como una gran mancha en el centro de la ciudad. Y yo aquí, en esta sala, con las caras de Meryl Streep, Nicole Kidman y Julianne Moore, frente a mí. Tan bellas. Y me pregunto si sabrán de perros cansados, de chiquitos anémicos, de la angustia pegada al paladar. Tal vez sí o tú ¿qué piensas L?

'Las horas'. Volveré a ver la película, eh L.
No olvides sacarte la foto cerca del mar. Al y yo te extrañamos. Sé hermosa y cuida las gardenias. Por cada gardenia, una galaxia de color para ti.
Por cada animal golpeado, el renacimiento de la compasión.

13 comentarios:

Rain dijo...

No podía borrar la primera versión. Sólo por los comentarios, que por nada los borraría.

Y ahoar amanece temprano... :-)

Nicho dijo...

"Esta perfección no me atemoriza", dice la pobre chica.
"¿Quién, si yo gritase, me oiría desde los coros (1)
de los ángeles? Y aun suponiendo que alguno de ellos
me acogiera de pronto en su corazón, yo desaparecería
ante su existencia más poderosa. Porque lo bello no es sino
el comienzo de lo terrible, ése que todavía podemos soportar;
y lo admiramos tanto porque, sereno, desdeña el destruirnos.
Todo ángel es terrible." - De Rilke-

Portnoy dijo...

Prefiero la primera versión. Es más concisa.
A no ser que a esta segunda versión le continúe una tercera más extensa y a la tercera una cuarta y así...
Un saludo.

(Ni siquiera Virginia Wolf sabía de las manchas que son los centros de las ciudades. Ella, en su aséptica clase media británica)

mot dijo...

A veces yo también veo esas tres caras. Y me acuerdo mucho del poeta enfermo.

Martín dijo...

Yo también prefiero la primera versión, Vir... Tienes una gran imaginación, pero debes evitar dispersarte… Pero eso se logra con la práctica… Por lo demás me gustó la historia, y veo que cada vez vas mejorando...

Saludos cordiales

Martín

Rain dijo...

Nicho, me traes a rilke, me traes a Lou Andrea Salomé.

'Todo ángel es terrible'.
Veo a Lou.

:-)
Abracillo.

...


Portnoy, te escucho.
No sé cuándo conviene la concisión, por lo visto. Quise darle más cuerpo a los persoanjes...

Ah, si por tus plazuelas ves a gente desarraigada -no son delincuentes ni nada parecido- comiendo tan pobremente.

Salutes Portnoy.


...





Mot, cuando se lanza por la ventana, luego de decirle a Meryl S, que ella era lo más hermoso que había visto...

Suelo recordarlo... Mot, grax.


...





Martín, ¿verdad que sí? oh, bueno grax.

Escucho.
Y es mejor que sean duras las palabras...

Aunque, no empleo la palabra 'cordiales' paar despedirme o saludar. Me suenan frías, como para marcar distancia.

Oh, son cosas mías. Qué insoportable soy.

Grax, otra vez.

Salutes.

Martín dijo...

Hola, Vir… Disculpa, no quise parecer distante ni frío, pero está vez me despediré con un gran abrazo… =) Y me alegra que cada día sigas mejorando…

Rain dijo...

Es que no sé escribir cuentos, creo, mas tampoco, me desgañitaré por ello :-)

Esa es la libertad del blog, porque otros pueden preguntar "¿entonces para qué escribe cuentos o relatos si no sabe hacerlo?". Bueno, me provoca escribir, siempre me provoca escribir. Y allí voy, al teclado. La cuestión es escribir, si no ¿cuándo?...

Ah, y sobre lo que no quisiste parecer frío, como te digo, son cosas mías.
Desde hace mucho, considero los 'cordiales saludos' como una forma de decirte en el plano que se sitúan frente a ti. Todo comenzó en conversaciones con mi padre, que fue el primero que me dio esa interpretación y luego con la vida misma.

Así que en realidad no son sólo
'cosas mías'.

Me alegraría que un tipo pesado se despida así de mí, mas cuando no me
resulta pesado, no me alegra. Es todo.
Qué rollo, eh.

Ojalá los abrazos se sintieran...en todo caso, sí, se perciben en relación a la cercanía que hay entre dos blogueadores. Claro que sí.

:-) Bien, basta de elucubraciones .



Salutes Martín.

ParisSinMi dijo...

Prefiero esta versiòn.
me gustò mucho.


BESOTES GIGANTES Vir...


.* Princess

Rain dijo...

Y mira, a mí tasmbién me gusta ésta más,

¿qué hago?

:-) chao Princess.

Rain dijo...

Léi otra vez..., creo que podría coregirlo aún...

:-)
Nos vemos París.

Eleafar Cananita dijo...

me gusto mas la primera version no por concisa, sino por irracional. (la irracionalidad de la que hablo, espero que por las veces que hemos conversado, no necesite explicación.) me gusto la segunda version porque te deja ver y porque al final se te oye la voz.

Rain dijo...

Lo que dices sobre la voz, o el tono,

(ritmo)

es algo se nota cuando has perfilado ciertos signos y éstos traspasan la caligrafía en sí...

Grax por decirlo Eleafar.