18.11.05

Joo Young Oh, el violinista que nos hizo felices


Al estaba transfigurado. El público estaba transfigurado.
Quien nos hizo felices esta noche fue Joo Youn Oh, que parece un niño elegante.
Acompañado por la pianista rusa Marina Ferreira, el violinista tocó primeramente:
'Meditación' de J. Massenett, y seguidamente Liebesfreud, de F. kreisler. 'Aires gitanos' de P. Sarasate, 'Leyenda' de H. Wieniawsky, Carmen, Fantasía de la ópera 'Carmen', de P. Sarasate. La primera parte, entiendo que era la que Bizet compuso y la 'Fantasía', la compuesta por Pablo Sarasate.

Fue tan intenso el júbilo que Joo interpretó tres piezas más, para nosotros, su emocionado público, siendo la que cerró su presentación, una composición suya.

Veo su figura adolescente vibrando al tocar su hermoso violín. Gotas de sudor caían por su rostro y gestos de emoción concentrada en sus acordes, dándonos una noche extraordinaria. Nos hizo felices.

Imaginé luego a Joo, allá en Corea, su país, siendo un niño que amorosamente acariciaba el violín antes de practicar en sus clases y luego en soledad. Un niño hermoso en la médula del misterio y lo terrenal.
Joo Young Oh, lleno eres de gracia, benditas son tus manos, bendito es tu violín.

Foto: JooYoung Oh.

La presentación se realizó el viernes 18 a las 7.40 p.m. en el Auditorio del
Instituto Cultural Peruano Norteamericano, sito en el distrito de Miraflores.
Hoy fue la clausura del VII Festival de Violín 2005.

2 comentarios:

Eleafar Cananita dijo...

a veces he soñado que toco violin...muy bobo, me veo haciendo del violinista en el tejado y acompaño al tal Popol ebrio por la calle. no es recurrente pues apenas lo he soñado dos veces en toda mi vida. debe ser simplemente que me hubiera gustado aprenderlo.

Rain dijo...

:-)

Si fueras violinista, emocionarías inclusive hasta a los seres crueles.